Manadas y jaurías

Hay machos y muchos. Se juntan en hatajos para ‘violaciones consentidas’. Debe ser un eslogan. La manada, por ejemplo, presume en wasap de sus ‘conquistas’: “Follándonos a una entre los 5. Puta pasada de viaje”. Se pavonea en su grupo, ante sus hooligans cómplices y silenciosos. Con nocturnidad, alevosía y testosterona a granel. Para pasar un buen ratico en los San Fermines, oye, que no todo van a ser encierros y toros. Ojalá les caigan los 22 años de cárcel que pide la fiscalía y puedan seguir presumiendo con más calma, no en medio de tanto alboroto del escroto.

Hay machos y muchos. Se juntan en hatajos para ejercer su autoridad. Como esa jauría de ‘agentes del orden’ agazapada en la policía de Madrid. Amenazan a su propia jefa y alcaldesa. “Ojalá tenga una muerte lenta y agónica”, “Que se muera la zorra vieja ya”, “Hija de la grandisima puta roja de mierda mal parida”. “Estamos donde debemos. En la calle. Matar es nuestro lema”. Y otras lindezas al estilo nazi. También ponen a wasap por testigo, para añadir más dosis de cortedad y demostrar, de paso, que sus escasas neuronas están impregnadas de parecidas sustancias que las jaurías sanfermineras. Uy, si hubiera un Franco que les dejara. ¡Cuanto sicópata a sueldo público!, no sé qué es lo que da más miedo. Iba a decir que subsistir es una machada, pero queda fatal.

Follar en moto

Mientras esto escribo estreno la estupenda lista de reproducción extraída de la novela “Ciclos de mil cabezas”, ambas creadas por el poliédrico José Yebra, prosista poeta melómano profesor y vete tú a saber qué más joyas esconde en su joyero este virtuoso e inquieto ser. Y menda lerenda le ha soltado como piropo y agradecimiento, ya ves, que extienda tan brillante idea a su otro blog VIAJES AL FONDO DEL ALSA y excarcele de entre sus mágicas líneas la gran cantidad de vídeos musicales que también encierra. Por supuesto, ya me he suscrito a su canal.

La verdad es que no tengo asunto qué tratar, no sabía sobre qué escribir. Mi creatividad ha entrado en el Triángulo de las Bermudas, me temo. Debe ser producto de la contaminación. Quiero decir, de la ‘infoxicación’. Si navegara por otros triángulos me perdería más a gusto, pero los vientos no favorecen. Tengo mono y no quiero chutarme otra dosis de ‘prusés’ ni de pepés, dos variantes del hartazgo. La realidad ha sido secuestrada. Asfixiante tertulia verdulera rojigualda y estelada. Por mi parte hablaría por hablar pero me parece una falta de respeto. Además, sería redundar. Nos faltan al respeto todos los días desde las dos Españas, esta y la de Bélgica, tratándonos como tontos o como si fuéramos una legión de orejas en las que volcar discursos y soflamas rayanas en el sectarismo.

A veces me acuerdo de algún compañero fantasma que tuve el ‘gusto’ de conocer hace unos cuantos años y del que me reía a solas, nunca delante de él porque creía en sus propias fantasmadas. O me reía con alguien más cuando le contaba lo que vivía. M.A. (vamos a llamarle así) tenía primos en todos los lados, lo juro. Un día me soltó ¿quieres trabajar en la Casa Blanca? porque si tal le doy un toque a mi primo que está allí en las cocinas. Casí ná, ‘cocinando’ en el corazón de la política. Otra. Se había comprado un Ford Fiesta GT (de esos que llevan rayas en el techo y tal y cual). Descubrió unos puntos de óxido en la capota (justo donde le pusieron una antena que no traía de serie). Tras un par quejas en el concesionario, inútiles por ineficaces, me dijo que le iba a montar ‘un contencioso administrativo’ a la Ford que ¡le iban a cerrar la fábrica en España para siempre! (Valencia). O aquella ocasión en que me aseguró que el mejor polvo que había echado en su vida fue ¡encima de una moto! mientras se comía unas gambas (venía de una boda). A ver, sinceramente, es difícil de superar. Prefiero este surrealismo, ¡dónde vamos a parar!

¡Hasta luego Lucasss!

¡Ay, fistro! Te has ido. Mas dejao con un retortijón del diodeno. Pecador, ¿te da cuen de lo que has hecho? Cuando lo supe dije para mis adentros y mis afueras, ¿cómorr? ¿se fue condemorr?, pues hasta luego, Lucas. No por reírme de ti sino por creer que es un buen epitafio. Aún te veo, caminando encorvado por el escenario como un gato asustado, dando brinquitos, mareando los pies de atrás padelante en pasitos cortos, lanzando esos gallos guturales que eran puntos y comas de tus chistes y tus cuentos. Tu humor tardío –casi en la tercera edad– se hizo imprescindible. No desaprovechaste el tiempo.

¿Qué vamos a hacer, Grijander, gromenauer, pekador de la pradera? Ahora que te podías ‘forrar’ en esta España de traca a la que le salió una almorrana llamada república (remitente) cuyo mandamás está en Bélgica y ahí tienes a un govern de collons pero capao haciendo puente aéro Barna Bruselas a costa de la ANC, que debe de ser como la Bankia de allá, no de los belgas sino de los nuevos republicanos, oye. A ver, lo que queda de govern porque aquí se han empeñao en entrullar a unos cuantos, sin fianza. Ay, Chiquito del alma, pa mear y no echar gota.

Allí, a las bélgicas, decía, te podías ir a dar unas galas al Puchdemorr y su equipo B, alias can de morr e narr y donde dije ni un paso atrás ahora hago la maratón a la inversa y acato la Constitución y lo que haga falta. Cobarderr, la orilla blaanca la oriilla neegra…, para resumir y no agotarte en tu último viaje. Buena falta les hace un ‘chou’ de los tuyos, no es que anden cojos de humor, yo los oigo hablar y me se parten las nalgas del temblor, de verdad. No puedorr, no puedorr, con tantas Españas, porque la del exilio parece otra más, todo el día engañando. La que se ha montao. Han tenido que fundar la República de Ninguna Parte porque, según parece, España, la unionista, para entendernos, era como Brácula y les chupaba la sangre sin prisa pero sin pausa, Gregorio. Hasta Franco se había clonao, no sé de qué manera, y se zampó toa la libertá y lo que quedaba de democracia, ¡menudo empacho!, el cabrito. Y mira, algo de razón llevan porque porque Cataluña no sé, pero yo, cada vez que gobierna el PP (muchas veces con los votos de los que ahora se han separao, ¡jarl!) me noto vacío, raro, exhausto, como si por mis venas no corriera sangre y solo deudas ajenas que aun desconozco como pagaré. Y no te digo trigor por no llamarte Rodrigo, que estos mismos le han hecho un 155 al diccionario de la RAE, la intervinieron para bautizar la corrupción de la A a la Z porque en ella tienen todos los asientos sus señorías, ¡como pa moverse! Cada vez que uno dice que no es culpable de nada le ‘aparecen’ cinco millones de dólares que no sabe de dónde vienen. ¡Aguaaa, aguaaa!, esto va por Ignacio González, para no ir más lejos, este fistro diodenal se ‘ahogó’ en el puñao de parné que sacó del Canal Isabel II, supuestamente, ¡que lo sepas!

Y así sucesivamente, o sea, a güán, a peich, agromenáuer. Querido Chiquito, relájate físicamente, moralmente. Y, por supuesto, descansa en paz en tu maravillosa pradera, fistro.

Porompompero

Papeles del PP
Ora pro nobis
Papeles de Panamá
Ora pro nobis
Papeles del Paraíso
Ora pro nobis
Papeles de Pujol
Ora pro nobis

Pobre Pe
(pobre letra puteada)
Ora pro nobis
Políticos de paripé
Ora pro nobis
Y personas de pacotilla
que piden poco perdón
mientras pasa la presión
Ora pro nobis
Provocando al pueblo
por perpetuar el poder
y el poder prevaricar
Ora pro nobis
Sin prisa pero sin pausa
Ora pro nobis
Pueden prometer y prometen…
(y amén)

Leyendo en un blog impresentable un post metafísico que nada tiene que ver con lo anterior acabé estableciendo un nexo por una frase en él hallada: “Pedí que diera la vuelta, que olvidara su honestidad, que se convirtiera en alguien sin principios, en un golfo, un descreído, un irresponsable…” Tranquila, comenté, si buscas golfos descreídos e irresponsables sin principios ni honestidad, date una vuelta por el corazón del PP, en la calle Génova (lo de corazón es un eufemismo) y allí podrás elegir el mejor, el peor, buenos no hay, aunque creo que en tu tierra tienes varias “Genovas”, como en la mía, de eso sobra ¡qué sería de un país sin gobernantes así, sin principios! Tendríamos que inventar la lucha. Más adelante hallé esta perla:

“Puede que un hombre valiente sea el que permanece fiel a sus promesas”

Naturaleza muerta

Ay!, hoja yacente
sobre aceras de cemento
sobre la yerba del parque
sobre rutas del paseante
Ay, hoja urbana y visible
hacerte ver es tu condena
no mereces descansar
no desaparecer en paz.
Nos diste sombra
en verano
en otoño, la vida
misión cumplida.
Te desprendes
bailas y te acunas
antes de alcanzar tu tumba
por derecho
te retiras a morir
a mantener el ciclo…
natural.
No gusta tu bello manto
de muerte que es la vida
no amarillos y ocres
tropezando con la zapatilla
no hay duelo por ti
te levantan de nuevo
a la fuerza
envuelta en aire caliente
y atronadores decibelios
sobre tu cuerpo frío
vencido
violando tu silencio
para arrinconarte
para amontonarte
Tu nicho será un saco
a la esperan de algún osario.

Aunque estemos sucios
por dentro y por fuera
manchadas las bragas
o también los calzoncillos
aunque huela el sobaco
aunque nos cruce el sudor
de norte a sur…
ansiamos ‘limpieza’
a nuestro alrededor.
No puedes competir
hojarasca.
No debes recordarnos
que tal vez, algún día
dances sobre el lecho
de la tierra que nos cubre
sin hallar tanta resistencia
en tu último aposento.

No se vende un abrigo

Veinticuatro de octubre. A las puertas de noviembre. He salido a dar mi paseo preventivo. Sol, calor, sequía. Muy inusual en mi tierra, Galicia, en esta época. Sudo. Entro en un bar. ‘Interiorizo’ un café con leche y dos churros, ambas cosas poco preventivas. Cojo un periódico. Una micro conversación distrae mi concentración y me sume en una reflexión de segunda o tercera mano, ya la tenía usada.

Una señora mayor, o de cierta edad, incluso supuestamente pensionista, con el carro de la compra a su vera, tomaba un ‘avance’. Veo entrar a la propietaria, joven, de una conocida tienda de moda de marcas caras. Empiezan ambas a hablar del tiempo, haga el que haga es obligado hablar de él cuando no existe mayor nexo. El tiempo es el pre calentamiento de cualquier conversación. La primera mujer dice a la recién llegada que le gusta este tiempo, que se encuentra bien. La respuesta inmediata es ‘si, pero no se vende un abrigo’. Esa fue toda la preocupación que hubo, puedo entenderlo. Aunque debería saber adaptarse como comerciante; hay almendros y otras plantas que están floreciendo estos días, reaccionan. No pude seguir leyendo. Es algo que me roe roe, no lo del abrigo sino lo del clima. Salgo a la calle. Me encuentro con un amigo que paseaba a un sobrino nieto. Voy a dejar al nene y luego, a la playa, dice. Al despedirme entré en barrena con estas dos pinceladas.

No sé si es un ejemplo de cortoplacismo, de ombliguismo, relajación, inconsciencia o pragmatismo exacerbado. Cada uno habla de la feria según cómo le va en ella, se suele decir. Pero la feria es nuestro planeta. Las veces que he intervenido en este tipo de charla acabo diciendo ya lo pagaremos, hace falta lluvia, no es normal y encuentro siempre similar contestación: hay que aprovechar, mientras eso no ocurra disfrutemos, yo no puedo hacer nada, es lo que hay. Se supone que es ser positivo. O tener visión positiva.

Luego, cuando no quede agua, cuando algún familiar sufra de enfermedad respiratoria debido a la contaminación entrará el agobio e iremos contra los responsables mientras nos quejamos porque limitan el uso de MI coche para llegar a urgencias, al trabajo o la la tienda de al lado, todo es imprescindible. Apearse de la comodidad es demasiado sacrificio, aunque sea para salvar la casa de todos. Tal vez si fuera solo la de uno nos moveríamos más. Y así nos pillará el fin del mundo, gozando. Estar tan pendientes de gozar a todas horas hará inevitable nuestro sufrimiento.

El peso de la (in)justicia

El CCT, Cazadores de Cabezas de Turco, se ha cobrado una nueva pieza con relación a los incendios de la temporada 2017. Temible grupo creado por el presidente de la Xunta de Galicia, el implacable Feijóo, con la inestimable colaboración de la prensa bienpagá que difunde los hitos a la velocidad del fuego que arrasa mi tierra, uno de los países más ardientes del planeta.

El CCT ha dado alcance en esta ocasión a una ‘terrorista incendiaria’ de 74 años. María Luisa C.C. fue detenida por un incendio forestal ‘intencionado’ que se inició en una finca de su propiedad en la que pretendía acabar con la maleza acumulada. El fuego se extendió y quemó cerca de dos hectáreas de las casi cincuenta mil que van arrasadas este año. Fuentes de Vicepresidencia de la Xunta han confirmado que la mujer quedó en libertad poco después, a la espera de su declaración ante el Juzgado correspondiente. La anciana no negó los hechos. Incluso dijo que en años anteriores había hecho lo mismo. Como hacen desde siglos atrás agricultores y campesinos de Galicia, coño, señorías, supongo que dirá en el juzgado. Con reiteración y alevosía.

Recordemos que a la detención de María Luisa hay que sumar la de otro terrorista incendiario, ya en prisión provisional y sin fianza, Miguel Ángel M.N., este por ‘arrasar’ una hectárea de monte al asar unos chorizos. Con esta son ya tres las hectáreas quemadas de las casi cincuenta mil que van arrasadas este año, repetimos. Como vemos, la incansable acción del CCT está dando sus frutos, o semillas de frutos.

Si fuera cabeza de turco no dormiría tranquilo. No lo descarto. De joven y no tan joven disfruté de acampadas en las que hicimos cosas asadas, con responsabilidad, eso si. Espero que no suponga un antecedente penal y vengan a por mi. Es que quedan muchos terroristas incendiarios que atrapar para justificar las casi cincuenta mil que van arrasadas este año, permíteme que insista.

davila