img_1120

Negocios

Tenía que haber hecho caso a los expertos: “Haz un estudio de mercado, un plan de viabilidad, anúnciate en las redes sociales…” A todos sonreía en agradecimiento. Creí que nada de aquello era necesario. Me lancé a la aventura sin atender ningún consejo. Le di un cheque en blanco a mi intuición. Abrí un establecimiento de sonrisas. Todos los días tenía de oferta alguna. Descubrí que duraban poco. Eran más efímeras que las orquídeas. Por eso la gente no quería gastar a diario en una. Decidí regalarlas. Tampoco quisieron perder tiempo en ir a por ellas. Cerré el negocio. En el mismo lugar abrió un supermercado de miedos que ha sido un rotundo éxito. El producto no se estropea. No tiene fecha de caducidad. Puedes llevar el que quieras. Lo vende como rosquillas gente muy elegante y preparada que sabe ponerse en tu lugar. Para no perder nunca el suyo.

Foto: Pixabay

El rito de Rita

Una ex alcaldesa y ex diputada imputada por blanqueo –perdón, ahora una ley ha tuneado el término y se dice investigada– ha muerto de un infarto en un hotel de lujo. Una senadora en activo, un eufemismo, arrinconada con cordón sanitario por su propio partido, el de “Luis, se fuerte” –organización criminal según un juez–, el mismo que llenaba sus arcas gracias a las buenas artes de la infartada y cuyo premio fue el olvido. Entonces Rita era la mejor. Y la muerte, que lo purifica todo, la trasformó en idolatrada horas después de ser apestada.

Para este urgente rito hipócrita de Rita conviene antes hacer culpable a la prensa que la asesinó con la pena del telediario, debate que viene de perlas para avanzar, si se tercia, en otra ley que cercene lo que quede por cercenar de la libertad de prensa, que no es otra cosa que la libertad de todos. No se acuerdan de las cobras que le han hecho a la pobre sus compañeros, cómo le negaba el saludo algún ex ministro popular. José Manuel García-Margallo. Ella fue a recordárselo: “Margui, no me has saludao”, obligándolo a besarla como penitencia, también de telediario; lo digo porque lo vi con estos ojitos. Mendigar saludos. Eso también consume. La soledad. Pero para estos prestidigitadores la mató la prensa. Creo que estamos ante un partido necrófago que se alimenta de sus propios cadáveres. Y que practica la amnesia, porque la misma muerta, junto a otros colegas suyos, se rió de los 41 muertos que provocó el metro de la capital valenciana que entonces, “esa señora de la que hablo”, regentaba.

En efecto, como se ha comentado de inmediato, ¿quién se acuerda del minuto de silencio en memoria de Jose Antonio Labordeta, muerto en septiembre de 2010? Nadie, no lo tuvo, a pesar de haber sido diputado durante dos legislaturas, desde el año 2000 hasta el 2008. La mesa del congreso le privó de ese recuerdo alegando que no se había hecho por otros compañeros. Ni un segundo de silencio por toda una vida de decencia y coherencia, sin asaltos ni sobres.

Sería hasta bonito un minuto de silencio por Rita si a continuación sus compañeros se callaran. Pero no. Al contrario, es el punto de partida para empezar a ladrar. O seguir ladrando, siendo más exactos. La conciencia no está tranquila. La mejor defensa es un buen ataque.

manada

La manada. Final

Sara se detuvo. Posó los ojos inmóviles en el suelo, sumergidos en lágrimas. Freire se acercó de inmediato y le dijo que harían un descanso al tiempo que le frotaba los brazos paternalmente. Le preguntó si quería tomar algo. Ante su silencio optó por traer un zumo de frutas de la máquina de vending –no había mucha variedad. Se lo puso en la mano, ya abierto. Sara comenzó a beber. Al rato continuó…

—Grité como una histérica. Empecé a girar sobre mi misma. No sabía qué hacer. De pronto vi un par de móviles sobre la mesa, al lado de unos vasos. Uno era de mi madre, lo reconocí por la funda. Cogí los dos y salí corriendo. Dani me esperaba en el coche. Le pedí que saliera a toda hostia. Por el camino le conté. ¡Tenemos que llamar a la policía! –chilló asustado. Le dije que no, que necesitaba tiempo para asimilar aquello pero prometí que lo haría. Durante varias horas examiné los whatsapps cruzados entre mi madre y otros, así como el de esos otros entre ellos. Lo que descubrí me paralizó. Un grupo llamado “chocholoco” se rotaba a mi madre. Lo formaban cuatro tipos. Uno participaba solo de vez en cuando añadiendo un emoji y un comentario guarro. Estaban bien coordinados. Sabían cómo entrarle para rendirla. Perfeccionaban la técnica con cada “traspaso”. Conocían su clave sentimental. Su password emocional. Le hacían creer que era un flechazo sin cura, definitivo. Se contaban con todo detalle cómo les había ido con el putón de Bárbara, con la guarra viciosa come pollas, en esa línea. Me estremecí al saber que anulaban su voluntad con burundanga. Mi sudor frío se congeló al descubrir que habían preparado una orgía para mi. “Ya es hora de reventarle el coño a esa putita que va de estrecha” –decía el mensaje que desencadenó la acción. En el frigorífico había habitualmente un bote de Sunny que yo trasegaba a diario. Solo tuvieron que esperar. Cuando hizo efecto llamaron al resto para que acudieran. Mi madre, infeliz, solo sabía de uno. El de turno. De golpe comprendí un montón de cosas que en su día eran inexplicables. Las molestias y dolores que tuve en vientre y ano, un flujo asqueroso y maloliente que no sabía de dónde procedía. Supe por los mensajes que ella amenazó a su compañero con denunciarlo a la policía si me volvía a tocar un pelo –la relación ya estaba agonizando. La manada decidió escarmentarla. Imagino que no contaban con aquel final. No quiero pensar la cantidad de veces que montaron la misma juerga. Con una o con otra. O con las dos a la vez.

Sara hizo otra parada. Escuchó un “hijosdeputa” cargado de odio salido de la boca del comisario. Este la abrazó y se le humedecieron los ojos. Freire prometió que esos bastardos lo iban a pagar caro en cuanto diera con ellos, ¡a tomar por culo la jodida placa!

—Sin perder un minuto –continuó con su relato Sara, busqué “burundanga” en google. Por medio de contactos de Dani me hice con un frasco. Le dije que me lo había pedido una conocida, no es un delito, –añadí para tranquilizarlo. Hablé con unas pilinguis muy cachondas que conocí un Día del Orgullo Gay y con las que sintonicé desde el principio. Les conté con detalle mi calvario y mi plan. Se prestaron al juego. Les hablé del bar en el que se citaba el grupo casi todos los días. Se las ingeniaron para liarlos. Con sus buenas artes invitaron a chocholoco a un botellón que supuestamente se iba a celebrar en la casa abandonada de una parcela cercana –ofreciéndoles mas detalles. Se presentaron puntualmente. Brindaron con cubata de litrona servido por Dunia en vasos de plástico mientras Jamila y Roxana bailaban sensualmente e informaban, falsamente, de que un grupo de veinte se acoplaría enseguida para animar el sarao. Fue lo último que recordó la manada. Ellas se retiraron dejándome el terreno libre. Esos hijos de perra se desnudaron, muy obedientes, y se pusieron de rodillas, a cuatro patas. Como les ordené. Por el culo les metí una porra que tenía en casa para autodefensa. La empujé con fuerza, y con rabia. Corté sus pollas con mi navaja y se las hice tragar, ayudada del mismo garrote. No recuerdo si cada una se comió la suya. ¡Qué, pollaslocas!, ¿lo estáis pasando bien?, gritaba mientras lo hacía, frenética, poseida. Los muy bastardos murieron desangrados como cerdos en el matadero. No sabía cuál de los tres era el padre de la criatura que llevo dentro. No podía permitirme el lujo de errar, comisario. Aquí tiene los móviles. Los mios ya los conoce –remató con un juego de palabras que buscaba complicidad.


Este relato es mi respuesta a una actividad de flemingLAB, taller literario. El tema: la novela negra, el relato de un crimen. Me he inspirado en las fechorías de unos cazadores sexuales españoles bautizados por la prensa como la manada. No me va el ojo por ojo, pero un final similar al descrito no me hubiese sorprendido. La justicia poética necesita referentes.

Capítulo 1 pinchando aquí

Capítulo 2 pinchnado aquí

manada

La manada (2/3)

Los hechos se produjeron en una vivienda de una urbanización barata, a las afueras de una ciudad dormitorio. Casas clonadas, repartidas en decenas de parcelas cuadradas, rectangulares; desde el aire parecería un laberinto, la pesadilla de un cartero. Pura monotonía. Tras algunos interrogatorios a pie de escenario obtuvo información de distinto interés. La víctima llevaba residiendo ahí cinco años. Una mujer introvertida pero correcta. Amable en el trato. Hacía un par de años que estaba separada. Desde entonces la frecuentaron diferentes varones, de aspecto poco tranquilizador, coincidían los vecinos. Al poco de instalarse en el domicilio el tipo de turno se reproducía la misma secuencia: gritos, golpes, objetos rotos. Vivía con una hija de 15 años. Últimamente desaparecía con frecuencia. Hubo quien emitió un juicio más elaborado según el cual Bárbara era una de esas mujeres que se niegan a reconocer la realidad. La primera hostia que reciben las desconcierta tanto que piensan que trata de un accidente. Creen que el amor que sienten por el agresor será suficiente para convertir sus golpes en caricias. Se empeñan en ser heroínas. El David que acaba con el Goliat del maltrato. No se dan cuenta de que el enemigo es implacable, que no se rinde hasta ver el terror en un ojo de su amada y sumisión total en el otro.

La relación que Sara, la hija, mantenía con la madre era muy tensa. Compañeras de clase en el IES Virgen de la Esperanza, la notaban rara. Había experimentado un cambio considerable. Se volvió hermética, triste. Hablaba poco. Estaba harta de su madre y sus parejas. Carecía de intimidad, “no puedo estar en bragas en mi propia casa”, confesó en una ocasión resumiendo su situación a una amiga. Le habría gustado ir a vivir con su padre, decía, pero había rehecho su vida con otra mujer y no le apetecía colarse en su luna de miel.

Durante las pesquisas, el comisario había descartado varios sospechosos, incluido al padre, conocido hombre de negocios. Tenía una coartada perfecta. Pasó aquella noche cenando con su nueva compañera, a 200 kilómetros de allí. Tanto el restaurante como el hotel en el que pernoctaron podrían confirmar los datos. Por su parte mostró recibos de la Visa Oro con la que pagó en ambos locales, disipando cualquier duda. Dijo no tener noticias de su hija desde hacía algún tiempo. Las pocas que le suministraba de su convivencia con la madre no le gustaban. Intentó ponerse en contacto con ella tras enterarse de la trágica noticia, sin éxito, el móvil parecía estar apagado.

Estaba liquidando el último bocado de su Burger Especial cuando sonó el móvil.

—Dime, Pablo –era su ayudante.

—Freire, ¡acaba de entrar por la puerta la hija de Bárbara! Está muy nerviosa. Para tranquilizarla le hemos dicho que la persona que lleva el caso está en camino y llegará pronto.

—Muy bien, en unos minutos estoy ahí, ¡no la dejéis marchar!.

De camino hacia la comisaría volvió a llamar Pablo.

—Acabamos de recibir el informe policial. Creí oportuno comentarte los detalles antes de que hables con Sara. El forense sitúa la hora de la muerte entre las 09:00 y 09:30 de la noche de autos. El semen pertenece a tres hombres diferentes…

—Suponía algo así –interrumpió a Pablo, en cuanto a la hora de la muerte…

—Espera, falta algo que no te sorprenderá, en una de las consumiciones han hallado escopolamina, ya sabes, la droga de los violadores que tantos problemas está causando.

—Gracias. Empiezan a encajar las piezas. Nos vemos.

Entró directo en la sala de Sara y se interesó por su estado. Intentó relajarla, “lo único que quiero es ayudarte, podrías estar en peligro”. La chica comenzó a declarar a bocajarro, sin preámbulo alguno:

—Desde que mi padre nos dejó todo se fue a la mierda. Mamá no supo encajarlo. Rellenaba su vida con hombres a granel para olvidarlo. Al poco de conocerlos los metía en casa sin importarle mi opinión, ya le había manifestado cuál era. Un par de aquellos cabrones empezó a prestarme más atención a mi que a ella. Me manoseaban a la menor ocasión a pesar de mis quejas de rechazo y asco. Lejos de ayudarme, me acusó de provocarlos. Comencé a ausentarme de casa a menudo. Deseaba desaparecer para siempre. Pretextaba trabajos escolares, excursiones, cumpleaños. No le importaba. Hace 6 meses conocí a un chico con una experiencia parecida a la mía. Enseguida conectamos. Tiene 18 años. Cuida de su abuela impedida a la que solo le queda él. Es un friki de la red. Se gana la vida con negocios online, básicamente, eso dijo para abreviar al percibir mi ignorancia. Lo puse al día de mi situación. Me ofreció ir a vivir con él, así tendría ayuda y compañía, dijo para convencerme. No lo dudé. Se lo comenté a mi madre y estuvo de acuerdo. Me hubiese dado igual lo contrario. Mi decisión era irrevocable. Se quitaba un problema de encima, ¡y una competidora!, no pude evitar pensar con dolor que esto último allanó el camino. La noche que la mataron le pedí a Dani que me acercara a recoger algunas cosas. Al llegar me crucé con tres hombres que parecían salir del domicilio, alterados. La puerta estaba entreabierta. Entré en el salón y me encontré con una escena que tardaré en olvidar…

La manada (1/3) y el final pinchando aquí

manada

La manada

Freire apretó el bote de kétchup y dirigió el espeso chorro a la hamburguesa, ocultando las huellas de sus dentelladas. Hizo un lapsus para limpiarse la grasa, repartiéndola entre la misma boca, la traslúcida servilleta de papel y la mayoría de los dedos. Abrió la carpeta que tenía delante. Extrajo unas fotos y las esparció por la mesa como si repartiera cartas en una partida de póquer.

Otro jodido asesinato. Siempre en el momento más inoportuno, pensó. El que estaba atravesando lo era. Una separación atascada en negociaciones ridículas y una amenaza de retirada de placa con la correspondiente suspensión de empleo y sueldo por sus últimos abusos de autoridad. La paciencia había dejado de ser una virtud para convertirse en una pérdida de tiempo. Sobre todo cuando se enfrentaba a un hijo puta integral. Joder, nunca le hicieron falta los buenos modales, –se decía. La policía se estaba convirtiendo en una panda de nenazas. Un par de hostias bien dadas suelta las lenguas más resistentes. No suele fallar. Además de relajar la tensión en momentos duros, tan abundantes en su trabajo. Para ser sincero debía reconocer que más de uno de aquellos golpes iba dirigido mentalmente a la zorra de su mujer. Si con ellos ayudaba a arrancar una declaración “favorable” los daba por bien empleados.

Bárbara. Ama de casa. 37 tacos. Rayaba en el sobrepeso pero iba bien con en aquel cuerpo duro que exhibía bellas geometrías. Los rasgos más sobresalientes, nunca mejor dicho, eras unas prominentes tetas y unos glúteos poderosos. Un pedazo de culo. De buena gana se la follaría. Empezando por detrás. Realmente le echaría unos cuantos. Llevaba casi un año en un secano sexual. Bárbara. El nombre hacía justicia a aquella hembra. Se llevó la mano al paquete y se la notó morcillona. Si estuviese solo en el local se haría una paja en su honor. Nunca se sintió un depravado por estas ideas. Tal vez al principio. Había decidido ver su oficio de otra manera. Reconocer una belleza aunque estuviera tumbada en el carro de una morgue. Qué cojones. De qué iba si no todo ese rollo de ser positivo. Cuando le caía un fiambre como aquel pensaba que en el fondo a la muerta le agradaría ser deseada hasta ese extremo. A buen seguro que ella satisfaría cualquier impuesto sexual por volver a la vida. Qué mejor forma de restarle protagonismo a la muerte que admirando un cuerpo como aquel antes de que fuera un catering para los gusanos.

Freire había escudriñado el escenario del crimen nada más recibir el aviso, una semana atrás. Varios vecinos escucharon un grito agudo. Después, el chirrido frenético de unos neumáticos sobre un asfalto aun caliente. El jefe le había adjudicado el caso aunque no le correspondiera, era un experto eficaz en este tipo de crímenes. A cambio le pasaba por alto algunas cosillas. Una moral con caja B presidía el departamento.

Homicidio limpio, podría decirse. Sin balazos o espantosas cuchilladas. Sin sangre sobre paredes que parecen cuadros impresionistas sin terminar. Ni moquetas encharcadas o camas ensangrentadas. El morbo queda huérfano sin color rojo. A cada extremo del sofá del salón había sendas prendas que formaban parte de un conjunto de lencería, ambas rotas, como arrancadas a la fuerza. En una mesa centro paticorta varios vasos desperdigados, con distintas bebidas y diferentes niveles de llenado. Había, a cambio, un olor espeso y penetrante. Mezcla de semen fluidos vaginales y orina, anticipó la policía científica. El cadáver estaba desnudo y en posición genopectoral; apoyado sobre las rodillas, culo hacia arriba, pechos en suelo, brazos extendidos como si quisieran alcanzar los tobillos. Se conoce también como posición Mahometana. La imagen recuerda la maqueta de un monte en el que el culo fuera la cumbre. Vistas espectaculares, menudo guateque se montó el pájaro, se dijo Freire. Con él hubiese tenido un final feliz –pensó de inmediato para atenuar ese sentimiento. Una primera inspección ocular confirmó una fiesta del esperma: estaba presente, ya reseco, en boca, pechos, pelo, vagina, ano y nalgas. Hematomas en distintas partes y pequeños restos de sangre coagulada en los orificios genital y anal.

Ningún indicio de robo. Nada forzado ni cajones revueltos. En el bolso de la víctima una cartera que contenía carnés, tarjetas de crédito y unos cuantos billetes. Extrañaron la ausencia de teléfono móvil, raro, en estos tiempos. El agresor no se molestó en crear pistas falsas. Podía significar que no era un profesional. Tal vez un imprevisto le hizo abandonar precipitadamente la casa. Una situación que se le pudo ir de las manos, convirtiendo ese homicidio en su ópera prima. Mientras hacía estas cavilaciones Freire se dirigió a un teléfono inalámbrico situado sobre el recibidor. Había un mensaje en el contestador: “mamá, en unos minutos estoy ahí para recoger algunas cosas que necesito. Voy con un amigo. Ciao”. Eran las 21:20, solo media hora antes de que llegara él. En el exterior, el murmullo de un grupo de curiosos. Vecinos y gente de la prensa.


Segunda parte (de tres) pinchando aquí

uno-contra-todos

El Meca. Uno contra todos

Menudo cabrón. El Meca. Le llamaban así, abreviadamente, porque había sufrido la polio cuando era pequeño y balanceaba ruidosamente su pierna encarcelada en una prótesis hecha de hierros y correas que recordaba a una de las muchas construcciones que se podían hacer con un juego de moda de la época: Mecano. Una pierna esquelética. Era una auténtica alarma ambulante. Macabro. El tinglado que lo sostenía era como un gigantesco cascabel de gato que avisa del inminente peligro. Un “Eduardo pierna-tijeras”. Para más inri tenía una cabeza desproporcionada, famélica, en la que se marcaban con nitidez los huesos y de la que salían con ganas los ojos, como queriendo huir a un lugar más placentero. Parecía un excelente recurso didáctico para impartir una clase de anatomía. Capítulo “Cráneo”.

Por esa condición era el protegido de casi todos los maestros. El Meca sabía bien como explotar aquella pena para obtener de ellos la bula a sus múltiples fechorías. Porque era un puto acosador, un tirano, que quede claro. De frágil nada. Los débiles imponen su propia dictadura cuando les dejan. La compasión desmedida es una fábrica de déspotas. Que el Supremo nos libre de ellos. Débiles eran aquellos que tenían la desgracia de caer bajo su inquina, nutrida principalmente por la envidia que le ocasionaba cualquier poseedor de un físico normal, con piernas y cabezas normales. Débiles, porque a ver quien era el guapo que le largaba una patada como dios manda y derrumbaba aquel montón de chatarra humana. Si a la normalidad anatómica se añadía alguna habilidad que hiciera descollar a su titular, acaparando la atención de los compañeros, se estaba gestando un enemigo acérrimo del Meca.

El mote se lo colocó una víctima que un día, harto, decidió que le daba todo igual. No aguantaba más. Raúl no halló, como tampoco los demás maltratados, amparo o piedad entre los amigos del acosador. Ni entre los suyos. Ni siquiera entre el profesorado, al que acudía cuando estaba desesperado por lo que ahora llaman bullying y en los sesenta del pasado siglo gamberrada, que era el genérico para los atropellos en una España huérfana hasta de anglicismos. Y lo que resultó definitivo: ni en su propio padre encontró apoyo. Este ya le había dicho que le partiera los dientes a aquel remedo de ser humano y listo. Raúl no sabía cómo gestionar el consejo, no se veía capaz, no por falta de ganas, y lo peor es que el padre solía rematarlo con un cobarde, gallina. Hasta que no llegara a casa con un premolar de aquel cabrón en su mano ensangrentada no sería un verdadero hombre. Casi deseaba formar parte de la legión de tullidos que arropaban cada una de las acciones del indiscutible jefe y líder. Cegatos con gafas culo-botella, bizcos, cojos engaña charcos, chepas y demás desafortunados con su carrocería. Vivían tranquilos sin que nadie los molestara, ¡pobre de quien lo hiciera! Hubiese dado un cacho de oreja o diez grados de verticalidad.

Le dolía a Raúl especialmente la actitud del padre. Le dolía porque en el cole también le llamaban gallinita cobarde. Por no defenderse, a pesar de que no era la única gallinita cobarde que rehusaba hacerlo. Aquel día no le partió la boca al Mecano, pero ante la enésima vejación, cuando le “robó” el trompo de boj, su favorito, el más deseado de los trompos que bailaban en la arena del patio durante los recreos, se lo arrancó a su vez de las manos y morado de ira le gritó: ¡Mecano, que eres un Mecano, prefiero a una cobarde gallina que a un despojo de metal como tú. La próxima vez que te acerques a mi te clavo la punta de este trompo en la cara, baboso, y si tienes alguna duda, inténtalo! La amenaza surtió un efecto inmediato, además de un “sonoro” silencio. Fue una tregua tácita, unilateral y definitiva. Raúl era un artista tuneando trompos, le extraía la punta original y la sustituía por otra modelada por él, bien afilada, larga, de unos tres centímetros. Un auténtico espolón. Su gallo de pelea. Pero lo que hacía a la perfección Raúl era lanzarlo. Lo soltaba de la cuerda de un trallazo, un latigazo, para conseguir una inercia imparable. Conseguía meterlo dentro del círculo dibujado en la tierra y en el que bailaban otros trompos, muchos de ellos de humilde pino. Era frecuente que alcanzara a alguno de lleno y lo partiera en dos, como lo hubiera hecho un rayo, y al mismo tiempo bailar el suyo como si nada hubiese pasado. En eso consistía el juego. Quizás el Meca imaginó la peonza aterrizando sobre su rostro, desfigurándolo todavía más. De hecho se sabía de percances por malos lanzamientos, de trompos que fueron a parar a cabezas ajenas al corro y que necesitaron algún punto de sutura. Fue suficiente para el Meca.

Acababa de nacer un héroe. Sin pretenderlo, Raúl fue sumando a su causa un goteo de adeptos amedrentados por el común maltratador. Así como iban llegando lo ponían al corriente de las experiencias vividas. Insultos, escupitajos, zancadillas, hurtos. Todo le resultaba familiar al nuevo ídolo. Realmente no había ninguna “Causa” pero tampoco tenía motivos para rechazar a esa gente, por lo menos no quería hacerlo. Eso le proporcionaba un nuevo sentido a su existencia. Y qué menos que disfrutar de sensaciones tan desconocidas hasta entonces para él. Afecto, cariño. Aunque fuesen interesados. Casi sin darse cuenta, poco a poco, se fue agregando alguno de los tuertos y otros “defectuosos”. Fueron aceptados sin rencor. Notaba cómo le reconfortaba que así fuera. Pasado el tiempo se incorporó el Meca. Sin rencor. Si, cosas de héroes.

crisalida

Crisálidas

Hay días que se vienen abajo de la noche a la mañana cuando por pura lógica deberían venirse arriba. ¡BUM! ¡Qué ruido hacen las ilusiones al derrumbarse! La última catástrofe ha tenido lugar en un enorme país tachado de cuna de las libertades. A costa de tachar las de otros. Un eco interminable. Un estruendo que perdurará en nuestras inestables almas. El epicentro es un señor paranoico. Un epiléptico en el cuarto de los misiles. Versión yanqui de las 5 Des: “Donde dije Digo, Digo Diego”. El botón rojo se ha puesto pálido solo de pensar que clase de dedo puede apretarlo. Con torpeza.

El terrorismo ideológico es una mariposa inversa. Sus efectos se desencadenan tras la manipulación y la mentira. En campaña exhibe unas preciosas alas y al acabar se convierte en crisálida horrenda. Un muyahidín envuelto en barras y estrellas que sueña con hormigón y desprecia a las hormigas. No hay gobierno que declare zona catastrófica aunque se pierda toda la cosecha de FE. Mientras la de ellos sea otra FE bien distinta y se mantenga a salvo. ¡Trump!, otro batacazo, tan gordo que hasta las onomatopeyas se han desconfigurado.