Mexan por nós…

Una señora de 72 años, ex jueza, actual alcaldesa de la capital de un reino de mangantes crónicos en funciones, disfunciones y prácticas mafiosas, ha reducido la deuda de su ayuntamiento en 1074 millones de euros en poco más de un año, pasando a “modo superávit”. Como premio a su gestión, Hacienda la amenaza con no aprobar sus presupuestos porque, “son incompatibles con la estabilidad asignada al Reino de España”. Es que de cundir el ejemplo de la regidora, la estabilidad en peligro es la de esa pandilla de facinerosos de cuello blanco que están al timón, culpables, precisamente, de batir records de déficit y deuda para el país que gobiernan y ¿defienden? Records de inestabilidad.

Ese es el verdadero motivo, el miedo a que se clonen alcaldesas como estas, que haya una metástasis de buenos ejemplos que se reproduzca por toda la sociedad y se les acabe el momio, así de claro. Por eso la guerra fue sucia y terrible para evitar que accediera a la alcaldía y es ahora rastrera por los buenos resultados. Porque digo que si ella lo hace bien, obteniendo un beneficio para los ciudadanos, ¿por qué todo un gobierno lo hace tan mal? No conviene, por tanto, suscitar dudas razonables con consecuencias desfavorables. Hay que cortar por lo sano y por lo bueno, para que gobiernen estos enfermos. Los yonquis del dinero.

Es como si una alma caritativa sacase de la calle a un indigente, le encontrase un trabajo, este consiguiese ahorrar, alquilase un piso decente y acto seguido despachase a la benefactora por ser buena y eficiente, ¿quién lo entendería?

Si los votantes no lo remediamos, en mi maravillosa tierra gallega habrá mayoría absoluta desde el próximo lunes. Otra. Absolutamente mala. La única mayoría absoluta que le va a quedar al partido que mangonea Trincalandia. El responsable de la bancarrota nacional, del endeudamiento, saldrá reforzado ante las enésimas elecciones generales, las del turrón (25 diciembre), terceras en un año.

Esa Galicia que provoca el 96% de los incendios nacionales porque salen a cuenta, entre ayudas y recalificaciones. Somos una potencia en turismo incendiario. Acaban de pillar a un demente con catorce fuegos en su poder y sale el presidente autonómico a anunciarlo en la tele como si fuera la explicación a cuatro décadas de fuego. Dementes son las políticas que provocan esta situación ¿o es que hay un gen de pirómano en el noroeste?

La Galicia de los generales golpistas y genocidas. De los emigrantes. La del “mexan por nós e decimos que chove”. La que vota al diablo si lleva traje y corbata porque “mira que juapiño é”. De las promesas tartamudas que se repiten cada cuatro años sin cumplirse nunca, como la del eterno AVE (Alta Velocidad) que mata, de pura chapuza, a 80 personas en vísperas do día da Patria Galega, dejando inocentes a un puñado de culpables. Ahora se ha travestido la fórmula en contratos navales que va camino de otro clásico: los floteles (barcos hotel). Al final acaban siendo “fondeles”  (barcos fonda) y 1500 empleos menos de los prometidos.

La Galicia que quita pagas extras a los funcionarios y las devuelve cuarto a cuarto de paga un mes antes de cada elección. O esos propietarios que rehabilitaron sus viviendas en 2011 al amparo de unas ayudas y a los que llaman ahora, uno por uno, casi votando, para decirles que les van a pagar.

La que privatiza la sanidad pública para que los enfermos de los hospitales “requisados” puedan disfrutar de comida en mal estado o epidemias bacteriológicas por falta de limpieza. La privada que deja en el abdomen de una mujer cinco agujas de insulina de mala calidad rotas y cientos de quejas por los dolores que provocan los pinchazos. Para que los amiguitos del alma ganen un poco más.

La Galicia del presidente que promete un parque acuático en la tierra de su caladero, vivero de caciques, mientras arde todo su territorio y el olor a quemado es tan molesto como el olor a promesa. El mismo que anuncia oportunamente su paternidad tres años después de arrimarse y quince días antes de votar; parece que hasta los hijos son bazas electorales programables. Y luego acusan a los demás de populistas. La Galicia de los 720.000 indecisos, ¿qué habrá que pensar?

Las grandes urbes gallegas están en manos de fuerzas progresistas, como la que aupó a aquella señora mayor con tan buen tino. Pero la aldea, la que manda en una Galicia rural, vota por el señorito.

castelao

Otro perrito piloto

Feijóo, el presidente de la Xunta de Galicia, dice que el nombramiento del ex ministro mentiroso, patriota de paraíso fiscal y compañero de partido, Soria, como alto cargo del Banco Mundial “es difícil de explicar y de entender”. Debe ser más difícil de explicar que la foto suya en el barco de un amigo narcotraficante (más tarde encarcelado) mientras hacía carrera política. Él, por si las flies, no intenta explicar ninguna de las dos. Este zorro tiene muy presente que estamos en campaña electoral gallega, otra a mayores para nosotros los del noroeste, y de frases oportunistas va sobrado. Vivimos en un mundo de frases. Ya les contaré sus medidas populistas.

La vicepresidenta en funciones Soraya Saenz un día antes no declaraba nada porque se acababa de enterar y al siguiente lo justifica todo porque “hay que respetar la ley” y los procedimientos. Con quien no la respeta ni siendo ministro, ¡manda carallo! Cristina Cifuentes, otra de la misma secta, se calló al momento de saberlo, dijo 24 horas después que “no se debería haber llevado a cabo”. Pero ahí siguen, como si nada, “teatro, lo tuyo es puro teatro”. Ya sabemos que estas noticias no llegan al votante masivo del PP, o las aparca si llegan. Yo necesito airearlas, soy incapaz de meterme en la burbuja flower power e inventarme una felicidad edulcorada. Digamos que pienso en voz alta o voz impresa. Es el inconveniente de tener sangre. La vida es una bella flor con espinas, no hay dolor sin gozo. Los contrastes enriquecen, enseñan a conocer los extremos, no sabríamos de lo dulce sin lo amargo.

Rajoy el Regenerator (presuntamente), dice desde China – país que debe encantarle por el idioma, que es como sus explicaciones – ¿Qué se va a hacer?, ¿Se le echa de España? Y de postre una de sus frases favoritas en ruedas de prensa: “Ya he dicho todo lo que tenía que decir sobre ese asunto”. No, coño, no, Mariano, cómo lo vamos a echar de su España, se le da un puestazo en el BM, que es un exilio diferente y de puta madre, no hay elección, hombre. El silencio tiene un premio enorme, por eso la cuestión no es ser un buen o mal político sino saber lo necesario del compañero para garantizarte un retiro “premium”, y eso lo practican entre todos para que la malla (trama) sea tupida. Eso si que es una Red, y no la de internet.


Post Scriptum: Soria renuncia al cargo a petición del gobierno. Lo que hacen las elecciones. La cordura se hartó de que le tomen el pelo, y la gente también. Una pírrica victoria, pero menos da una piedra.

Rufián y rufianes

Mientras Mariano se mofaba de Rivera, ese polluelo descabezado de la nueva derecha con hábitos de la vieja, haciéndole creer que iba a negociar su propuesta anticorrupción, le buscaba un asiento en el Banco Mundial al ex ministro Soria, que pasó a ex, a dimitido, por mentiroso fiscal compulsivo, de esos que descuidan su fortuna en paraísos fiscales. Tan calculado estaba todo que la noticia saltó justo al acabar la segunda sesión de investidura del segundo “pase” electoral. No fuera a ser que, de conocerla, Ciudadanos se atragantara con el SI o con las dudas. Así es el PP. A mayor cinismo, todos los encuestados sobre el asunto se hacían de nuevas. Nadie sabía nada. Así es también el Banco Mundial (BM), pobre Alí Babá, rebajado a raterillo del tres al cuarto por unos profesionales insaciables. Cristina Cifuentes, por ejemplo, cuando le preguntaron, respondió que no sabía nada, que se acababa de enterar. Cuando uno se entera de repente de algo que le viene mal no opina. Si a mi me dicen que un defraudador acaba de obtener un “alto asiento” en el BM como premio a sus fechorías pues respondo, “mire usted, si eso que me cuenta es cierto, muy mal y así nos va”, “la culpa la tenemos nosotros”, una respuesta neutra que no me complique la vida.

Por cierto, el PP propuso asimismo al ministro de lo anterior – Fernández Díaz – como embajador de España ante la Santa Sede. El Papa dijo que preferiría no encontrarse en la tesitura de tener que decidir. Y es que a pesar de que Fernández es un besa cruces crónico y miembro del Opus Dei tiene un CV que incluye vallas con espinas y turbios pasajes de espionaje a políticos, presuntamente, que estoy empeñado en ser correcto. Manda huevos, lo que han aprendido los cristianos desde que crucificaron a su Jefe.

Si algo me ha gustado de este nuevo numerito de la investidura es constatar que de Rajoy no se fía ni el Tato. Está solo pero se cree el Cid Campeador repartiendo culpas a diestro y siniestro. También me ha chiflado que la derecha se de tortas, creí que era patrimonio exclusivo de la izquierda. Uno que las da parece un tabernero, con perdón, que los hay sabios y estupendos. Hernando, el portacoz del PP, un tipo que se cree inteligente y gracioso pero a mi se me antoja mas bien un zafio. Habla como un macarrita, con suficiencia y la boca torcida, dejando caer las palabras de lado. Sus amenazas son cómicas. No profundizo por lo mismo que antes, no quiero líos.

Mariano el imperturbable

Todo se la bufa y nada le afecta. Hasta el respeto a sus colegas, señorías parlamentarias. A la diputada Beitialarrangoitia le recortó el apellido como si fuera un salario y pasó a ser Beitia en sus interpelaciones. Con una abertzale ni se molesta. Me pregunto qué pasaría si Merkel fuera Merkelarrangoitia o Pedro Sánchez, Sanchezpagazorroitia y a cada minuto tuviera que presionarlo con sus “mirusté, señor innombrable”.

Empieza su discurso diciendo que es necesario que salga investido para “volver a la senda democrática”. La situación en la que estamos ahora parece ser fruto de un golpe de estado y no del ejercicio de las libertades, por lo visto.

A pocas horas de votar por segunda vez manda a Soraya, vaya vaya, a su “boca derecha”, a confundir y atemorizar: sin investidura se verán afectadas las prestaciones y los sueldos públicos por falta de presupuestos, tachándonos, una vez más, de retrasados. No hay más que prorrogarlos, y así lo hicieron al acabar derrotado Rajoy. El farol no valió. La opinión pública empieza a cambiar, está harta de la presión al PSOE y la poca responsabilidad del presidente en funciones. La altura de miras le salió enana.

Lo que hubiese dado yo por ser un Rufían. Concretamente el que salió a la tribuna de oradores y soltó una avalancha de verdades en forma de preguntas. Podré estar de acuerdo con él o no, podrá gustarme más o menos, pero no se cortó un pelo, no se mordió la lengua. Bravo, Rufián entre rufianes. Esto me hizo ver que los aforamientos tienen sus ventajas, hay que ver la letra pequeña para regularlos. Si lo que soltó Gabriel Rufián por esa boca lo dice en la calle a buen seguro que el PP y / o adláteres le presenta una señora Demanda, de buen ver.

tragaderas soria
Genial Vergara

La lista del miedo

Hay noticias que en función del país que las generan pueden parecer populistas y causar risa o hacerte palidecer. Por eso prefiero las que vienen de Bananalandia.

El Consejo de Ministros alemán acaba de aprobar un plan de defensa civil que acojona, entiéndase “protegeos vosotros mismos que nosotros no podemos, por muy alemanes que seamos”. El plan surge como repuesta a los atentados del pasado mes de julio en suelo alemán. Víveres para 10 días, agua potable para cinco y fuentes de energía. No descarta repescar el servicio militar obligatorio, aumentar las reservas de vacunas y antibióticos, establecer un servicio para alertar a los ciudadanos de peligros inminentes a través de la radio, televisión, sirenas, altavoces, anuncios en trenes, mensajes en internet, acompañado de más policía, más expulsiones de inmigrantes, más cámaras, prohibición de burka y niqab, rebaja del secreto médico y obligar a ciudadanos y empresas a ayudar al ejército con sus recursos humanos y materiales.

En este ambiente crecen sin límite los partidófobos, es decir, partidos islamófobos, eurófobos y todófobos, según vaya conviniendo al fanático de turno que se aprovecha de este holocausto emocional para hacerse con las papeletas en la tómbola del poder. Decir que Merkel está en su nivel más bajo de popularidad es otro ingrediente.

Lo que parece claro por parte de los expertos de distintos países es que se prepara un atentado con “bombas sucias”, asunto este de muy difícil control. Ante este panorama surgen las dudas: ¿qué saben y no nos cuentan?, ¿un ataque terrorista de grandes dimensiones?, ¿una catástrofe natural o nuclear?, ¿alguna invasión?, ¿una súper guerra?, ¿envenenamiento del agua?, ¿un apagón energético?, son algunas de las preguntas que se hacen en diversos medios.

Lista germana de “por lo que pueda pasar”

5 kilos de pan, pasta, patatas, 3,5 kilos de harina y fruta en conserva, decenas de huevos, 2 kilos de pescado en conserva y carne, 28 litros de agua.

El miedo ya lo hemos comprado todo, hay ofertas y campañas promocionales a diario.

Cuidando el werto

Según el BOE, el Ministerio de Asuntos Exteriores Español va a gastar 775.655 euros en mantenimiento de locales y jardines de la Embajada de España en París. Esta comparte sede con la OCDE, cuyo embajador es el exministro Wert, uno de los que puso la educación patas arriba, empeño común de todos sus colegas para que volvamos a ser un país de catetos que vota caciques a granel. Esta embajada es el premio de Rajoy a la ineficacia, que en esta disciplina tiene un máster el jefe. Ineficracia. “Pide por esa boquita, Jose Ignacio”, le dijo el presi cuando dejó el ministerio de Educación hecho unos zorros. Obediente, salió de aquella boca una petición de un súper cargo en París para acompañar a su esposa, que asimismo trabaja para la OCDE con otro súper cargo. ¡Ay, el amor!, de esos sin pan ni cebolla, más bien caviar y buen champán francés que para eso están en la tierra de los mejores (champanes) y cobra el agraciado 10.000 €/mes, gastos de representación, chófer, servicio y apartamento de 500 metros en el centro de París, vamos, una mamandurria, mon amour. El que vale no llega a tanto en su vida, para estas cosas mejor no valer.

Ahora que le van a tener el werto como los chorros del oro podrá bajar a buscar algún trébol de cuatro hojas cuando sufra un ataque de ambición – esta tropa es insaciable – o tumbarse en la yerba al lado de su amada cuando brille el sol y se cuele entre las costillas de la Tour Eiffel. Precioso. Para nosotros quedan los brotes verdes. Verdísimos. Y pagar tanta pasión, clarostá. Enhorabuena a los premiados.

parigi-cosa-vedere-Tour-Eiffel

13 julio 2011 página 31 / 12 abril 2012 página 30
Pontedeume.- El adolescente apuñalado en Pontedeume llevaba las llaves de la casa en la que entró

03: Doble duelo (final)

01: El último domicilio  02: El móvil 

Martín había tomado un único taxi de ida y vuelta. En su estado no podía conducir. También pensó que no sería fácil encontrar uno durante la madrugada de un domingo de verano en una turística localidad. Cada vez menos gente se la jugaba en un control de Tráfico. Pesa más el temor a una sanción y perder el carné de conducir que las evidencias contrastadas de los daños que provoca el flirteo entre bebida y volante. Al sector le traerá sin cuidado el matiz. Es posible incluso que haya jubilado a su Patrón, San Cristóbal, y celebre en su lugar a Santa Ginebra, visto el resurgir del negocio.

Tras el funesto trámite, Martín había ordenado al taxista que lo dejase en el quiosco de la ONCE ubicado a la entrada de la Calle Mayor y le esperase ahí para poder dirigirse sin testigos al punto donde hallaron el cadáver. Pretextó comprar cigarrillos en algún bar y dar un pequeño paseo. Al primer impulso que había tenido de llevarse el terminal a casa le sobrevino otro de mayor cordura. Iba a resultar un elemento importante en la investigación. A buen seguro, el juez pediría un informe a las operadoras sobre el posicionamiento y llamadas del móvil de Martín hijo. Convertirse en sospecho de su muerte no entraba en los cálculos, como tampoco inventar coartadas imposibles de escaso recorrido. Bastante había complicado su existencia. Prefirió arriesgar a quedarse sin batería. Conocida la reciente obsesión del hijo por grabar vídeos de casi todo se le ocurrió ir al archivo. Dio con uno que hubiese querido no haber encontrado nunca. Tenía poco más de tres horas. Horrorizado, contempló la agonía de Martín, su rostro, la sangre, sus últimas exculpatorias palabras. Tuvo el tiempo justo de ver varias llamadas perdidas de una tal Laura. Convirtió ese instante en un secreto que se llevaría a la tumba. Deseaba que los “asesinos” sufrieran lo mismo que él, complicarles la vida. Caminando por el muelle en dirección al taxi extrajo la batería y la arrojó a la ría junto al resto de las piezas. Descansa en Paz, hijo, pensó, como si hubiese esparcido sus cenizas.

– Por favor, déjeme en el mismo lugar en el que me recogió, instruyó al taxista.

– Señor, mientras esperaba hablé con un colega que regresaba de un servicio, horrible, parece ser que apuñalaron a un chico en casa de…

– Si, terrible, algo he escuchado por ahí. Si no le importa prefiero no hablar

– Si señor, disculpe, en veinte minutos estamos de regreso…Dios mio…

Desde el momento en que recibió el golpe pensó en cómo decírselo a Camila, su ex, madre de sus tres hijos. Las dos hermanas, una de ellas gemela del fallecido, vivían con ella. Se avecinaba otro duelo, este verbal, en el que sin duda habría heridas. Las palabras también se clavan como puñales. Al llegar se tomó un potente ansiolítico. Veinte minutos después la llamó. Aprovechó ese tiempo para prepararse. Las 6 de la mañana. De por si una alarma, preaviso de lo que estaba por vivir Camila. Pocas cosas buenas se pueden decir a esas horas entre dos personas que ya lo habían hablado todo.

– ¿Martín?

– Si, Camila, soy Martín. Vengo de Cabañal, del cuartel de la Guardia Civil. Han…

– ¡Martín!, qué pasa, por Dios – la voz se quebraba con la sospecha de algo malo.

– Han matado a nuestro hijo, Camila…¿me oyes?

– ¡Martín! – escuchó tras unos segundos de silencio – ¡dime que es un error, una broma pesada, dime que estás borracho, dime que!…

– No, Camila, ojalá se tratara de una broma macabra, aunque no me perdonases nunca o una venganza por tu forma de dejarme. Ocurrió en el interior de un domicilio habitado por un matrimonio mayor, jubilados, a las 2 de la madrugada, todo es muy confuso, ¿qué hacía allí?, ¿los conocía de algo?…

– ¡Oh Dios!, todo esto es culpa tuya, te lo advertí, te dije que lo notaba raro, distante, algo le ocurría y a ti no te importó, estabas en tu puto mundo con tus putos negocios, siempre fuera, te odio, ¡oh Dios!, no sabes cuánto, has arruinado mi vida, jamás te lo perdonaré…

– Camila, ¡por favor!, escucha…

– No, no quiero escucharte ni un segundo más, me produces nauseas, muérete, cabrón hijoputa. Ahora mismo voy para el cuartel.

Martín estaba roto. No había conseguido mantener la conversación bajo control. Inútil volver a llamarla. La separación era demasiado reciente, no había dado tiempo a enfriar el odio. En el fondo disculpaba la reacción de Camila ante una situación tan dramática.

No se había repuesto del shock cuando sonó el fijo.

– ¿Si?…Diga…

– Buenas noches, ¿eres el padre de Martín?

– Si

– Soy Laura, una amiga de Martín, ¿está en casa?, le he llamado al móvil varias veces y no responde, lo he vuelto a intentar hace un rato y sale que está apagado o fuera de cobertura.

– Laura, Martín está muerto, apareció acuchillado tras un muro, enfrente a la farmacia…

– Hostia, ¡qué dices!, joder, joder, ¡que fuerte!, no jodas, no puede ser, ¿cómo lo sabes?

– Vengo de ahí, me llamó la guardia civil para comunicármelo, estoy destrozado…

– Joder, no nos enteramos de nada, nos movemos por el otro extremo del pueblo. Martín sale mucho de los baretos, le molesta el humo, por eso no damos importancia a sus escapadas, tenemos un circuito y sabemos que nos acabamos encontrando o nos guasapeamos, ¡qué fuerte!

– Laura, ¿tú le notabas extraño últimamente?

– Bueno, si, desaparecía por más tiempo.

– ¿Os decía adonde iba?

– Me dijo que hoy tenía que ir a casa de unos primos, ni idea, desde que vio “Following”…

– ¿Following?, preguntó el padre.

– Si, una película, nos habló muchas veces de ella, de un escritor joven, sin trabajo, en crisis de creatividad que para inspirarse decide seguir a gente por la calle, ver qué hacen, a dónde van, esperando sacar alguna idea para escribir. Cambia una de su reglas y un día decide seguir siempre a la misma persona, el perseguido se da cuenta, habla con su perseguidor y le propone entrar en casas para observar la vida de su ocupantes.

(esta serie de tres relatos está inspirada en hechos reales, nunca se resolvió el misterio y los autores de la muerte del muchacho fueron absueltos por un jurado popular)

Reto 3 frases. Jornada intensiva

Francisco J. Martín, desde su blog Lo mejor está al caer, me ha retado. El desafío, según las normas, consiste en publicar en tres días, no necesariamente consecutivos, tres frases en cada uno de ellos. Pueden ser de un libro, una película, una canción o no importa. Acto seguido, tengo que nominar-retar a tres blogueros en cada entrada a lo mismo, es decir, tendría que retar a nueve. En su día tuve idéntico reto, procedente de mi colega Andrés Cifuentes. Decliné por motivos de viaje y otros.

Sin que sirva de precedente, acepto, a mi manera, que es transgredir la norma que puso alguien más anónimo que yo. Anónimos que inventan mil cosas y nos tienen todo el día “encadenados”. De normas estoy hasta ahí, de las que me puso mi padre, que padecía de diarrea de normas, y de las que me ponen ahora los mismos que se las saltan todas, léase políticos y jueces (si no ladro reviento). Así que hago jornada intensiva y meto las nueve frases en un solo día, un tres en uno. También me salto nominar, si alguien ha quedado aun sin retar que se de por desafiado en mi nombre si es su deseo frasear un poco. La fórmula puede ser: “desde el blog icástico – quien no lo conozca debería darse prisa – he sido retado a…”

Ahí van las frases, todas ellas de cosecha propia y alguna reciclada, ya puestos a romper. Un desbarre, que estamos en agosto, a medio gas debido al calentamiento neuronal.

  1. El día que miré no te vi y ahora no vale la pena ver.
  2. Si tú supieras pero no sabes y si tú quisieras pero no quieres viven en el mismo barrio.
  3. Si no existieran los gatos, Facebook no cotizaría en bolsa.
  4. La FE mueve montañas, pero yo siempre las veo en el mismo sitio (eslogan del pesimista)
  5. Viva la madre que te dio un cachete (cuando hizo falta, y no era hipócritamente incorrecto)
  6. Si está mal visto rascarse los huevos, que miren para otro lado.
  7. Una bandera no se puede manchar con palabras, pero si con sangre.
  8. “Hasta aquí hemos llegado”, hay que ir a por gasolina.
  9. Estoy abierto a todo, por eso me acatarro tanto.