Icástica historia

Hace pocos años, paseando por la aldea global, descubrí un país llamado Facebook, nacido tímidamente en 2004. Es un nombre raro para el ahora “tercer país” del mundo, con unos 850 millones de usuarios. El país del Me gusta, ¡qué bien! Me dije…voy a dar una vuelta por aquí, y estuve hasta noviembre de 2012. Durante el paseo veía cómo crecían los barrios, que eran como guetos, tribus diferentes. Fui prudente y no hice muchos “amigos”, pero, como en todas partes, a veces surgían espontáneamente; tras haber impartido algún curso, por ejemplo, era inevitable recibir una invitación de amistad por parte de algún alumno o alumna, lo que, paradójicamente, no dejaba de agradarme. Curiosamente tenía pocos amigos “de verdad”, de la carne y huesos algún día abrazados, conocidos incluso de la infancia, en fin, con los que tienes algo que ver. Muchos de ellos no sacaron pasaporte para visitar esa tierra y me resultaba extraño por cuanto era gente a la que veía, en mi cabeza, colgada o dependiente de cualquier cosa relacionada con el progreso. Mi brecha digital no cicatriza, las tiritas que exhibo son un cante, a mi edad no paro de perseguir el tren tecnológico, ya con cierto escepticismo, casi por obligación, más rendido cada vez debido a mis achaques, asumiendo que hemos entregado nuestra vida a la pegajosa red y a todos los cachivaches – gadgets – que ayudan a ese enredo, esclavizándonos. Somos prestados y compartidos de unas a otras con ese eufemismo llamado “nueva política de tal” que no dejan de ser propiedades transitivas, es decir, si spotify pertenece a Facebook – o son muy amiguetes – y Facebook pertenece a google – o son lo mismo – spotify pertenece a google, conste que esto es un desvarío, no os pongáis a buscar información, igual da a quien pertenezcamos.

Decidí exiliarme por una temporada, cansado de tanto amor artificial y efusivo, si es esto posible, compuesto de abrazos, corazones, solicitudes de todo – qué trabajo – modas tipo ¿crees que Antonio hace bolitas con las cacas de la nariz?, ¿piensas que Antonio se enamora de todas las mujeres que ve?, lo juro, o dieciséis “Me gusta” a un simple “hoy es lunes” colocado en un muro cualquiera. Esa huida me produjo un cierto mono de red social – estoy en alguna otra profesional, o de networking – por la exposición a considerables dosis diarias experimentada. Buscando tratamiento llegué a un lugar llamado post55, fácil deducir el porqué de este nombre. Yo tengo cincuenta y seis. A escala viene siendo lo mismo, salvadas las evidentes diferencias; grupos varios de variados intereses, blogs, actividades webinar y presenciales, dirigido todo a un colectivo muy específico. Ahí me abrí un blog y comencé a interactuar a través de él y con comentarios a entradas de otros conocí gente interesante que se vuelve poco a poco entrañable.

Un buen día tuve la suerte de leer un post de Federico titulado Icástica y fue la espoleta que activó mi casi ancestral intención de crear un blog, de escribir. Siempre que analizaba el proyecto tropezaba con el nombre a elegir, como si de un futuro descendiente se tratara, con el agravante de que este llega y le pones nombre de inmediato, rumiado durante meses, a veces desesperadamente, aburriendo a tu entorno con el santoral de bolsillo. Pero un blog no lo gesta ningún vientre, nunca nace, es un anónimo eterno, como mi intención.

Leído el simpático artículo, en mi comentario a su entrada me implicaba en la búsqueda de tan singular palabra con el afán de rescatarla de su ignoto estado, presentándola en sociedad cuando fuera menester sin caer en la pedantería o la suficiencia. Conocido tan importante dato faltaba salir de la parálisis por el análisis y mi amiga Mariaje se hinchó a darme empujones. Según caía de mi paralítica burra se acerca Bernardo a soltarme al oído aquello de “camino se hace al andar”, con muchos ánimos. Sí, no existe ninguna carrera sin un primer paso. Por tales motivos dedico a estas tres personas la presente entrada, la de mi bautizo, pero hay unas cuantas que con sus aportaciones me hicieron ver que debía intentarlo. Gracias a todas, saben quiénes son. Empezando por mi compañera, que fue la primera, como lo ha sido en otros muchos empujones. Para ella también va.

24 comentarios en “Icástica historia

    1. Si, jaja, en uno de los orígenes, en el del blog. Menos mal que empecé con este post porque muchas veces me preguntan de donde viene esa palabra y los remito aquí, a esta primera entrada. Tampoco pasaba nada si era presa del olvido. Un abrazo, Óscar

  1. He llegado hasta aquí por los caminos que nos va dejando la tecnología y como persona curiosa me gusta indagar en el origen de las cosas. Ya me llevas ventaja, yo solo un año y poco, espero quedarme porque he encontrado “cosas” que vale la pena aunque yo siempre he dicho como decía Séneca, que lo mejor, aparte de escribir, es decir las cosas cara a cara mirándose a los ojos, se miente menos. Buena tarde.

  2. Pingback: 40 PREGUNTAS BY ANITA FOR ICÁSTICO – Reflexiones al borde de los cuarenta

  3. Vale, interesante historia. Después de que haya pasado la friolera de 3 años desde que escribieras esto, comento en esta entrada, cosas de la magia digital. Cómo me hunde, porque también tengo cierta edad, el paso inexorable del tiempo. Es alucinante, es cruel, es injusto, es brutal. Es así, aunque no quiero sonar melodramático ni depresivo. Al contrario de lo que explicas con bastante detalle, jamás me llamó la atención Facebook, jamás me apunté y ya no creo que lo haga a estas alturas. Soy así de “bicho raro”, aunque es muy respetable pasar, mucha gente se ha llegado a cansar de, por ejemplo, los miles de amigos ficticios, postizos y digitales, de esa especie de marujeo a escala planetaria. Pero bueno, respeto a los que sí están/ han estado. Desconocía la palabra. Leo la entrada del tal Federico (2012, parece que fue ayer también). Muy bueno el párrafo: “¿Como procedería una mujer con quien pretendiese establecer amistad si le dijera que es una mujer muy icástica? ¿Saldría corriendo o me miraría arrebolada? ¿Y si le digo que yo soy un ser icástico? ¿Me admiraría como un intelectual profundo o me tomaría por un imbécil engreído?”. Hay muchas palabras sorprendentes y poco conocidas, por otro lado. El otro día me dio por buscar una con la que había tropezado y no acababa de ubicar: Oxímoron. También para los catalanoparlantes nos aparecen cosas que no se oyen tanto en el día a día, no te creas. Por ejemplo, atzucac, que viene a significar un callejón sin salida. Saludos.

    1. Pues me agrada que hayas escrito. No tienes nada de raro, bueno, sí pero no: “benditos los normales esos seres extraños”. Oxímoron se puso de moda y otra que lleva unos años en tertulias y foros de recursos humanos es procrastinar. La que desconocía hasta hoy es esa tan horrible que también aportas: atzucac, no creo que la vaya a utilizar mucho. Ya ves qué esnobs somos, los políticos no saben hablar y nos engatusan sin decir nada de valor y luego vamos al rescate de palabras casi imposibles. Y repito, gracias por comentar. Un saludo, what.

      1. Procrastinar…vaya, ya me has dejado con la intriga, porque el caso es que ya la he oído varias veces, pero NPI (ahora la buscaré). Atzucac (es rara, pero a mí no me parece horrible, al contrario) me dice el olfato que podría ser de origen árabe, igual me equivoco. Saludos.

          1. ¿Como Rajoy, poco más o menos…? Bueno, si es hacer el vago y guarda relación con el mundo de la política, pues “No hase falta desir nada más” como dijo un día el bueno de Bernd Schuster…Lo de Rajoy va por el postergar (o esconder el ala, o mirar para otro lado, especialidades suyas), no porque le considere un vago, aclaro.

            1. Es un VAGO y un ejemplo claro de procrastinador entre otras cosas muy indeseables, le tengo verdadero asco como persona y ser humano, me parece repugnante y despreciable…pero ahí está, así es este pais…o esta huerta.

              1. Ja, ja, ja, pues vale, VAGO también. Desde luego, para nada santo de mi devoción. Me parece un ñoño falto de carisma, como suele decirse un veleta, un simplón. Porque el show del otro día de retirar su candidatura es para mear y no echar gota. Yo creo que miles de españoles alucinamos y no lo entendimos (de hecho, creo que ni él se entiende a sí mismo). La política es un circo, sólo hace falta ver estos días todo el baile de contactos, posibles pactos, especulaciones…

            2. Aclaro…había un resorte suelto en mi mente y he tardado unos minutos en atar cabos: Asocio procrastinar al mundo de la política (y ya veo que se adapta perfectamente) porque inconscientemente asociaba procrastinar a prevaricar, dos acciones muy feas y condenables. No obstante sus significados son muy diferentes.

  4. Pingback: Emboscadas #2: Antonio Guillán | deconstrucción

  5. Beatriz

    Genial!!! Me ha encantado el post y, sobre todo, la idea de poder seguir leyendo tus historias, reflexiones…cómo se quiera llamar. Siempre supe que en ti había un gran potencial, así que ha explotarlo. Enhorabuena.

  6. tarari

    Hola Antonio soy tarari, te deseo mucho éxito en tu blog, yo tenia uno que recibía mas de cien visitas diarias pero cuando le vi las barbas a san pedro y pensé que me quedaría con el no quería dejar mis historias por este mundo y me di de baja.
    Puedes instalar un contador de visita que es gratis y aunque no digan nada anima mucho ver que hay personas que te siguen
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s