No Tajantemente

Recientemente me desplacé a Vigo un par de días para atender viejas amistades y algún asunto familiar. Lo hice en tren, para pensar y evadirme, sin prestar atención a los límites de velocidad, y para eludir las continuas citas con los parquímetros, que son los chulos que prostituyen mi billetera cuando me ven del brazo de un coche. En la cafetería Vang Gogh – mi campamento base – despaché el primer encuentro, un antiguo ex compañero de trabajo que, tras veinticinco años en una conocida empresa, fue derribado, en octubre pasado, a los cincuenta y tres, por el pertinaz vendaval de la crisis laboral. Era un directivo con amplio recorrido que ya había asistido a los “funerales” de unos cuantos colegas, y es que este temporal ya no distingue entre ropas de trabajo y corbatas. Aturdido aun, confuso y desorientado, me puso al día del desenlace, habló de sus pensamientos, sus sensaciones, y comentamos posibles líneas de actuación futuras. No le hablé de los secretos que la realidad se guarda con los caídos a esas edades, lo sé por experiencia. Me puse a su disposición y le deseé – le deseo – toda la suerte que su competencia personal y profesional se merece.

Este calendario, aunque va por la primera hoja, está siendo monótono en sucesos así, incluyo a un hermano al que le amputaron las nóminas desde agosto y lo desahuciaron este enero, sin piedad, sin un euro, abandonado a la limosna del FOGASA, si tiene potra lo mismo cobra en 2013. De momento está entretenido con los papeles del desempleo y en la búsqueda de un lugar donde esconder sus lamentos, a sus cuarenta y seis tacos.

Mientras todo eso ocurre, la élite de los PolitiCazos, que viven en la urbanización del ombligo, se reparten el poco país que nos queda, recetándose dosis mínimas de cinco mil euros en cómodos sobres. Por esto, escaso tiempo tengo para aquellos duelos, inmerso como estoy en sacudirme el hedor de los excrementos acumulados en esta Bárcena llamada España, esperando que suba el agua y se lleve toda esta mierda. Menuda marca estamos fabricando, exportando indecencia por toneladas; nuestra cantera política garantiza la producción porque tiene pasado, mucho presente y espero que ningún futuro. No me extrañaría ver, en breve, un master en corrupción, subvencionado por el mismísimo gobierno para los cachorros y afectos. Ya existe una universidad, la de Valencia, que, desde otra vertiente, han visto que hay material para luchar contra esa lacra.

Sus romos dirigentes, ante la dimensión de la sospecha, que lleva genes de veracidad, exhiben una incrédula elocuencia defensiva: “No nos consta” “Aquí que cada uno aguante su vela”, es decir, hay unos y hay velas. Nosotros, los ciudadanos, ya hace tiempo que aguantamos el cirio. NO desmienten nada en concreto, NO denuncian al mensajero, mientras NO salgan nombres y apellidos, o sea, como colectivo se sienten ladrones, pero en cuanto comenzaron a aparecer marianos en los apuntes niegan la mayor y amenazan con acusación. Ahora deben estar con la estrategia del “sálvese quien pueda”, en la búsqueda de los elegidos que mantengan vivos los rescoldos de un partido que deberá hacer creer a todos que se asentará en los principios de la regeneración. Mientras tanto, las impresentables ruedas de prensa se resumen en los clásicos No Tajantemente, porque claro, muchos políticos, sin el “rotundamente”, “tajantemente” o “absolutamente” se sienten desnudos, el “no” es tan corto que conviene decorarlo para ganar tiempo “inmediatamente” y, además, un NO con un tajantemente no admite dudas de que es un no, eso deben creer. A mí, curiosamente, en cuanto le añaden el tajante lo convierten en un Sí, “totalmente”. Eso y el ventilador, el “pues anda que tú”, intentando desplazar el aire de la peste a casos antiguos, ya juzgados y ya condenados, ya sentados en los bancos de la oposición por todos sus errores. Tocan ahora, de nuevo, los bancos de los juzgados.

Los creyentes y no creyentes debemos rezar por varios asuntos. Rezar para que la verdad lleve el chaleco antibalas, para que el juez tenga arrestos – y los lleve a cabo –, para que la justicia no sea tacaña esta vez, y si lo es, por miedo, por presiones, para que la sociedad la sustituya, para que ocupe su lugar, llevando esa miopía del votante al oculista poco antes de las elecciones, para que su complacido oído recuerde el vals de las mentiras, para que mantenga lúcida la memoria, para que no hablemos de derechas izquierdas y centro campistas, si no de honradez y honestidad. Es triste, a la vez que un ejemplo, que políticos honrados se vean obligados a dimitir porque sus principios son incompatibles con los de sus mismos compañeros de partido, aferrados al poder, aferrados a la tradición del sobre.

Anuncios

11 comentarios en “No Tajantemente

  1. Beatriz

    Como siempre un placer leer tus palabras. Creo que la gente empieza a ver que el cambio de este país tiene que ser radical, nuestras tuercas están demasiado ajustadas y estos/ estas impresentables pretenden seguir apretando la llave, la sociedad está crispada solo a la espera de que alguien caiga, desde Urdangarin, acompañado de Cristina, hasta la cúpula del PP. Pero si eso no sucede, me temo que se reflejará en la calle con actos cada vez más violentos, y digo me temo por que lo único que se conseguirá es tapar sus escándalos en los medios de comunicación por titulares sobre antisistemas que quieren destrozar la estabilidad del país , bla,bla,bla.

    1. Gracias, Bea
      Esperemos no llegar a tales extremos, símplemente desear que la gente decepcionada no pierda la memoria y no se deje engatusar por las bonitas frases de limpieza que nos quedan por escuchar, esa es la mejor condena.

  2. Paula

    Hay que ver el aguante que podemos llegar a tener los humanos. Digerimos mucho más de lo que nuestros estómagos deberían permitir. Cuando lees la prensa o ves las noticias siempre parece que la gota que colma el vaso acaba de llegar, pero al día siguiente, el vaso vuelve a estar sólo a punto de desbordarse… en fin, yo le doy la razón a Xoel, que el otro día viendo la “comparecencia” de nuestro presidente me dijo, “Mami quita a ese señor, que es feo y tonto”. A ver si aprendemos algo de los más sabios, los niños, y quitamos ya a ese señor de ahí de una santa vez!

    1. Gracias, Paula, lo que da gusto es que me leas.
      Sí, es posible que el vaso nos lo cambien al despiste, por otro más grande, para que nunca se colme, o que tenga algún poro que nuestra esperanza no advierte.
      Genial Xoel!! ¡Qué ganas de achucharlo, y con beso extra, por el comentario!, cómo avanza en sus muestras de inteligencia, pena de no pillarlo y colocar el video en la red, para que tome nota el interfecto, que se de cuenta de que hasta dando explicaciones pueriles son rechachazas por los propios crios, ya no se la mete a nadie. Mais bicos.

  3. Hola, Nacho
    Pues por ahí teniais más Esperanza que nadie, pero dimitió, igual porque vió todo lo ahora está saliendo : )
    No tengo nietos, y mis hijos están en el extranjero desde hace años, y, sin embargo, creo disponer del mismo escepticismo, rabia e impotencia que tú y los que te rodean y que sufren las consecuencias de la ineptitud y el pasotismo de nuestros dirigentes, entregados a intereses de los mercados. En esta entrado hablo de lo que le pasó a un hermano, y sé de mis circunstancias, así que tengo mecha, dentro o fuera de un blog, para protestar, como tú; espero que lo sigas haciendo, porque a esta gentuza ya no les cree nadie, no tienen ya autoridad para putear más, lo tienen fráncamente negro. Un abrazo

  4. Nacho

    No tengo ya esperanza de que la lluvia limpie un poco las calles. A estas alturas de lo vivido, lo único que queda es el escepticismo. Los que aún conservamos nuestros empleos y nos asqueamos con lo que vemos y oímos – aunque rodeados de amigos y familiares que lo pasan mal y con poca esperanza de mejora – creo que no llegamos siquiera a imaginar los sentimientos de impotencia y rabia de todos ellos ante lo que estamos viviendo. Muchos, tratamos de participar en cuantos actos ciudadanos de repulsa, nuestras obligaciones nos permiten, tratamos de difundir y abrir los ojos a aquellos que aún dormitan, y a veces – los que no tenemos ni la elocuencia ni los conocimientos para abrirnos un blog como el de nuestro amigo Icástico -vertemos nuestra bilis, como asiduos, en los foros de algún diario, para liberar la espita que nos deje ir resistiendo un día más. La existencia de nuestros hijos y nuestros nietos – pues alguno vamos teniendo ya – es el combustible que aún anima a seguir guerreando. Probablemente, si no fuera por ellos, quizás hubiese tomado uno la actitud de un eremita, apartándose de todo en un pueblito, y vivir de la pocas rentas que uno tiene, hasta llegar la hora del jubileo. En cualquier caso, y como dice la canción : Resistiremos.

  5. Me pregunto por qué razón seguimos votándoles. Llevo varias elecciones votando en blanco. ¿Por qué les seguimos votando? Que se enteren de una vez que nos han saturado, que ya no hay credibilidad, que la han dilapidado, como nuestros recursos.
    Y luego está el argumento vergonzante, que no les averguenza nada por lo visto, porque se reiteran en él hasta el vómito: ¿Y tú qué? ¿Porqué nos insultan así? ¿Esa es toda su defensa?
    Creo que nunca había estado tan asqueada. Enfadada si, incrédula también, furiosa incluso. Pero tan asqueada jamás.

    1. Mariaje, cada vez les votan menos, y lo saben. Mira lo que le está pasando al PSOE. Me revienta que nos quieran meter a todos en el mismo saco para que parezcamos igualmente unos chorizos, sin distinguir que unos son pata negra y otros unas míseras longanizas. Un tipo que cobra 400 € al mes, con cargas, que pinta una habitación de vez en cuando para subsistir, no tiene el mismo rango, no me lo creo, y máxime cuando se han cargado todo tipo de ayudas al autoempleo, ¿Qué hacen los que no pueden recibir sobres de 5000€?
      El bipartidismo murió, y lo peor es que aparezcan los oportunistas káiseres y se adueñen de los extremos irreconciliables, eso me da pánico. Buen finde.

  6. Samoset

    Curiosa la definición de Bárcena, no podía ser de otra manera. Tristes pero cotidianas tus confesiones en el Vang Gogh, es como un un homenaje al excéntrico pintor. Y la Universidad de Valencia, he seguido el link : Hasta de la corrupción se hace negocio, era la enseñanza reglada de la que España carecía. Quizás seamos exponente mundial en este ámbito del conocimiento universitario, aprovechemos nuestras fortalezas culturales, si genera puestos de trabajo a los profesores recortados, que más da ya, bienvenida sea. Quizás el problema de que los políticos honrados deban dimitir, es que no se han formado lo suficiente. Demos becas al estudio de la corrupción. Quién sabe, a lo mejor el sistema se corrompe, y acaban haciendo las cosas bien.
    Un saludo Icástico, un placer leerte, como siempre.

    1. Gracias, Samoset, por leerme, y orgulloso de gustarte.
      La verdad es que estuve por hablar de la barcenilla, pero me gustó lo de bárcena, que es castizo y poco utilizado.
      Muy bueno lo de la fortaleza cultural, si se crean puestos, como dices, bienvenidos sean. El político honrado rehuye la primera línea, lo mediático, los besos con los niños en los mercados, que preceden a todas las campañas electorales, y si no entran en los sobornos tienen difícil el ascenso. Pero lo que hace falta es descongestionar los juzgados, contratar jueces, aunque sea por ett’s, porque los juzgados se atascan, las causas se hacen eternas y el tiempo y el marketing tunean todas las mentiras y borran nuestros recuerdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s