Había nieve…

Desde abril de 1982 hasta enero de 1986 tuve bastante relación – indirecta o en diferido – con el contrabando de tabaco, presuntamente, casi se podría decir que mantuve el puesto de trabajo gracias a eso y no descartaría haber tenido como cliente, sin saberlo, a alguna persona vinculada de una u otra forma a la red de Marcial Dorado, el narcoamigo del ahora presidente de la Xunta de Galicia Alberto Núñez Feijoo. En aquellos años poca actividad más fructífera había en Galicia, castigada duramente por la reconversión naval, víctima de las secuelas de la crisis petrolera de 1982, y en plena recesión nacional. En el período descrito trabajé como director de la sucursal que Ital Rent a Car – empresa nacional de alquiler de vehículos – abrió en Vigo. Mis comienzos fueron agobiantes, pero apasionantes. El primer año coincidía con el mundial de futbol que se iba a celebrar en España,  el naranjito. La selección italiana, a la sazón campeona del mundo, jugó la primera fase en Vigo, estadio de Balaidos, y pasaron con mucha suerte a la ronda siguiente a pesar del mal juego, según las críticas, algo habitual en ellos: tres empates, tres puntos.

En paralelo a las gestiones inherentes a la apertura del negocio, recibí el encargo de Madrid de seleccionar y formar un grupo de conductores para ponerlos al servicio del equipo italiano, con vehículos de la flota Ital, para facilitar los desplazamientos de la plantilla a los lugares apetecidos, restaurantes, etc. Se alojaban en el Parador Nacional Casa del Baron, de Pontevedra. Cuando marcharon a Barcelona para disputar la siguiente fase, los jugadores solicitaron continuar con los mismos choferes – estos estaban como locos – por la complicidad  que se había establecido, pero no tenía lógica por cuanto la empresa contaba con delegación allí también. Pasado aquel evento y a medida que el tiempo propiciaba casuales encuentros con alguno de los trabajadores que había contratado para la tarea, constataba por sus propias palabras hasta qué punto la experiencia les había marcado, la expresión de sus rostros avalaba la afirmación. Alguno confesó que hubiese hecho el trabajo gratis, cuando estaba muy bien remunerado. Nunca lo olvidarían, tampoco yo.

Tras ese espejismo, brote verde, se impuso la realidad, competir con empresas del sector, multinacionales bien asentadas en España, Avis, Hertz… con sucursales en Vigo años antes que Ital. La facturación provenía, fundamentalmente, de los grandes acuerdos nacionales de empresa, o sea, del directivo o mando que precisa de un vehículo para sus desplazamientos cuando se mueve de una ciudad a otra. Si la empresa tenía firmado un acuerdo con Avis, por ejemplo, el coche, si se necesitaba, lo entregaba esa compañía en el aeropuerto, el hotel o lugar convenido. Mientras no fructificaba aquí y en la central la gestión comercial, centrada en ese tipo de acuerdo, había que buscar otro nicho para ir tirando. Estas multinacionales exigían tarjeta de crédito para contratar el servicio, desde el anticipo o depósito hasta la liquidación final, nada de cash. Como suele ser habitual en casos así, mucha gente se alimenta de lo que otra desprecia. El colectivo del contrabando pagaba en efectivo, no discutían los precios, ni el depósito solicitado, nada, solo que pagaban a tocateja. Si les dabas un trato adecuado, se corría la voz y tenías más clientes de ese perfil.

Puse al corriente de la coyuntura al propietario de la compañía, Don Lucio, un impresionante tiparrón italiano que había ganado una medalla olímpica en remo en Roma. Quizás de ahí venían los contactos con la federación italiana de futbol y obtuviera por eso el contrato de servicio descrito. Cábalas mías. O alquilamos a porteadores o chungo, le vine a decir, que era un elemento muy campechano. Avanti, dijo. Aclaro que en aquella época el contrabando de tabaco no era una actividad delictiva, no estaba tipificado, y contaba con mucho arraigo popular, bien vista socialmente porque de ella vivía desde el chaval que “daba el queo” ante la inminente presencia de la guardia civil, hasta la propia Benemérita, que en muchos casos practicaba la vista gorda a cambio, presuntamente, de lo suyo. Eso era así antes y ahora. Si te pillaban simplemente te decomisaban el tabaco y listo. Cuando pasó a ser delito los “porteadores” procuraban deshacerse de la mercancía antes del encontronazo.

Hablaba mucho con ellos, tenía una cierta amistad en algunos casos, me contaban detalles de los tejemanejes del negocio, incluso llegaron a ofrecerme trabajo. De no haber sido un acojonado lo mismo ahora me relacionaba con Feijóo. Concretamente pagaban 1.000 pesetas por caja movida. En un coche entraban 15 cajas – desmontaban el asiento trasero – que son 50 cartones cada una, 15.000 chulas (90 €). Se hacían normalmente tres viajes al día durante 15 días, que era lo que se solía tardar en descargar un barco. Cogías el coche en tal sitio indicado y lo dejabas en tal otro, alguien se encargaba de vaciarlo. Resumiendo, sacabas unos 4.000 € en esa movida quincenal – de hace 30 años – hasta nuevo aviso  (nuevo barco) si habías sido un buen chico. Obviamente la ambición llevaba luego a fijarse otras metas, a “promocionar”, pasar a comprar y vender, cuanto más lejos era el destino más se ganaba, llevar una furgoneta a Madrid implicaba más riesgos de un control. Así, poco a poco, hasta ser un Marcial Dorado, que desconozco si ha sido esta su trayectoria en concreto, pero sí la de otros. Y haciendo las cositas bien, ojo, que “ajustes” hubo unos cuantos. En esa etapa la guardia civil nos decomisó un vehículo, en el control a un cliente, que recuperamos previo depósito de aval. En otro caso pasé el trago de avisar al supuesto propietario de una “pipa” que pasara a recogerla, que la había dejado en la guantera de un vehículo. Cuando pasó a estar penado dejó de compensar el contrabando de tabaco porque era arriesgado, aparatoso y controlado. Parece ser que los nuevos encarcelados por el tabaco conectaron directamente en la cárcel con los narcos y decidieron aprovechar la estructura creada por los primeros para distribuir droga – el narcotráfico –, menos bulto y mucho más dinero. Se acaba con un problema que afectaba a los pulmones y crean otro que destruye miles de vidas.

Picos_Europa

Picos de Europa

La ley del embudo se utiliza para definir raseros como el de Feijoo, y otros cientos, “lo ancho para mi, que me permito las licencias que quiera, y lo estrecho para ti, que no te otorgo ni una” Este hombre parece desconocer sin embargo la ley del búmeran, o la del escupitajo lanzado contra el viento, o la de “el pasado siempre vuelve”. Pero sobre todo está empezando a comprobar los efectos de su propia medicina, la que tanta salud política le proporcionó. En cualquier caso se acaba de levantar la veda para abatir una buena pieza y no hay quien me quite de la cabeza que los cazadores se encuentran en su congregación, sin descartar al propio Bárcenas, pienso. Sospecho que sus ínfulas expansionistas se van a reducir al coto galaico, como las de Fraga, en Madrid quieren un descanso de gallegos, no me extraña. Nos lo comeremos aquí.

La estrategia de destrucción es la de siempre en estos casos: “alguien” suelta unas fotos o un bulo por aquí o por allá. La prensa y la opinión pública hace el resto del trabajo, batiendo la noticia hasta el punto de nieve, nunca mejor dicho. Como la fama y la boca suelen generar enemigos aparece, a mayores, quien se suma a la causa del descrédito. La imagen sufre lo suyo y cualquier parecido con la anterior es pura coincidencia. Son los antecedentes que suelen quedar cuando patinas en este oficio.

En el PP la más limpita y pura de Bárcenas y fotos con narcos es la Soraya SS que, por cierto, se ha hecho unas migas con la Angelita Merkel muy del agrado de ambas. No es de extrañar que con estos pendones y la pureza de su enseña pretenda el mismo trono sucesorio que anhela con descaro el barón gallego, al que no se le ha ocurrido otra cosa que ir predicando su honradez, que por lo visto a nadie le sobra. Los propios compañeros de Feijóo en Génova, resentidos ellos, piensan que si tuvo bemoles para exigir a su partido a voz en grito pedir perdón por el Bárcenas Gate debería él hacer lo propio por el caso Dorado, que más se asemeja a marrón. Y es de sentido común. Con independencia de la valoración ética del asunto, el meollo es:

En la campaña autonómica de 2009 Feijóo exigió el cese de Anxo Quintana, ex vicepresidente de la Xunta de Galicia, por una fotografía en el yate con el constructor Jacinto Rey, un año antes de ostentar ningún cargo público, ni el empresario era ningún imputado, ni sospechoso de nada. Pero que conste que “en ningún momento dudó de su honorabilidad” y en que para nada es comparable a la publicada este fin de semana. Coño, hubiese sido mejor que tuviese dudas. Obviamente no gustaría al BNG y a sus votantes ver esta situación, en un yate que, además, enarbolaba una descomunal bandera Española. Este es el delito que Feijóo sirvió a los ojos del electorado, por si estaba despistado, dañando gravemente la reputación de su oponente, sin miramientos. Por el contrario, Núñez Fejóo aparece en unas fotos de 1995 con el conocido contrabandista Marcial Dorado, que ya había sido detenido en 1983 en una macro redada contra el contrabando de tabaco y en 1990 en el marco de la operación Nécora, aunque no llegó a ir a la cárcel. En esa época Feijóo ocupaba altos cargos tanto en el Gobierno gallego como en el central. También Mariano Rajoy llegó a pedir la dimisión del ex portavoz nacional del BNG a pesar de haber sido fotografiado por las mismas fechas en el Moropa, un barco ligado a una familia de narcotraficantes en la que habría hecho campaña electoral en 2009. Si lo de Quintana era para cesar, ¿esto qué es? Lo único que se pide en este asunto es COHERENCIA.

A partir de aquí, se empantana, y cuánto más habla más se hunde en la sospecha:

Dice que conoce la existencia de “sus” fotos desde el año 2004. Digo yo que las conocerá desde el momento mismo en que se las hicieron, allá por 1995, que además miraba muy orgulloso al objetivo. La población era conocedora entonces de que Marcial Dorado se dedicaba al contrabando de tabaco. “El padrino de la Ría de Arosa”.  Él, un político listo y astuto, NO lo sabía. Una absurda cagadita. “Supe que lo habían involucrado en casos de contrabando, pero siempre salió inocente”. Con eso le vale, pero, según su ley del embudo, para Quintana, mucho menos, no valió.

Lo amedrentan con “mensajes personales e insinuaciones públicas” y por no tener pelos en la lengua. Dice no tener miedo a nada ni a nadie, que siempre dirá la verdad, lo que piensa, guste o no guste, pues que denuncie públicamente a quien osa a atreverse con él, que no se arredra, según comenta. Con la frivolidad que demostró aireando nombres y apellidos cuando le interesó. Pachi Vázquez (PSOE) ya manifestó en su día que “Feijóo y el narcotráfico andan ahí, ahí”, que se explique también. Este queda descartado como conspirador, si hubiese querido amedrentar hubiese sacado lo que fuera, justo en el momento que más daño podía hacer, que era durante las elecciones autonómicas, como hizo Alberto Núñez.

La relación se materializaba en reconocidas invitaciones a la casa y al barco de Dorado y viajes que realizaron juntos a Portugal y Andorra. “Creo que no fui a Andorra. Parece ser que eran los Picos de Europa. Sí que había nieve” Esto es una desmemoria selectiva, se acuerda de los detalles que quiere recordar, no sabe dónde estuvo pero sí que había nieve. Cualquiera puede fantasear con el concepto nieve, en este entorno narco. El destino andorrano era frecuente para el dinero ilegalmente ganado, mejor acordarse de los Picos de Europa, es más sano.

No ve más que “simplemente unas fotos”. Cierto, fotos con un simple alto cargo al lado de un simple contrabandista, pillado en dos simples redadas. Y la relación con Dorado es “por coincidencia”. Claro, ya que ha coincidido pues vámonos a Andorra, o a los Picos de Europa, o a la nieve, o el barco “coño, Marcial, ¿qué haces en tu yate?” ¡qué coincidencia! Y no se acuerda quien pagaba los viajes, ¡qué coincidencia!, supongo que a veces cada uno pagaría lo suyo.

Andorra

Andorra

“Rompí el contacto con esta persona, por indirecto que fuese, cuando tuve conocimiento de que mantenía causas abiertas con la Justicia”, aclara. Un contacto en diferido, ya sabemos de dónde viene la moda. A mi me parece un curso de prevención de riesgos laborales sobre el riesgo eléctrico: contactos directos e indirectos.

“Cuando yo tenía alrededor de 34 años…Tenía entre 32 y 34 años…que si era joven”. Joder, para acceder a los altos cargos era maduro, pera para disfrutar de las prebendas que conllevan fue inmaduro. Dice que se ha equivocado con los viajes, me temo que estamos a las puertas de una real frase…lo siento mucho… me he equivocado…

“Que, según tengo entendido, (las fotos) forman parte del material requisado en un registro a Marcial Dorado, años después, y que fueron descartadas en diferentes operaciones judiciales por irrelevantes”. Según tengo entendido, casi nada, echando un cigarrito por ahí “Oye, Alberto, te has enterado de que aparecieron unas fotos tuyas con el capo ese…”

Fraga y Rajoy ya sabían de la existencia de esas imágenes, otra cosa que le vale. A Feijóo también le relaja haber hablado con Rajoy y Lola la Diferida, en los que halló la comprensión estándar para estos casos, debe figurar en algún protocolo desconocido. Véase, sin ir más lejos, el apoyo de Rajoy a Camps: “Siempre estaré detrás de ti, o delante, o a un lado’. No miente del todo, al lado no lo veo, pero sí delante o detrás, fuera del alcance de la vista. Menuda anguila.

En este asunto quedan muchas preguntas por responder, con lo mal que se le da a esta gente.

Enhanced by Zemanta
Anuncios

16 comentarios en “Había nieve…

    1. Desde que abrí el blog, en enero de 2013, no he parado de darles pero a veces bajo la guardia, estar dando todo el día no es bueno (y los resultados desaniman mucho, ahí siguen, como garrapatas)

  1. Pingback: Otro perrito piloto – Icástico

  2. Pingback: Emboscadas #2: Antonio Guillán | deconstrucción

  3. Pingback: Hacerse un Monago | Icástico

  4. Había nieve

    Gracias por tu artículo sobre este tema que tan mal huele, y peor se está explicando (..habia nieve¿??¿) . Pienso que al final nada pasará con Feijoo, como con tantos otros a los que han pillado en renuncios. Y vemos como, en paises vecinos, una falta a la verdad, un desliz, una deshonestidad (la multa de tráfico al ministro británico, la tésis copiada por la político en Alemania y otros casos sólo en los últimos meses), termina con las carreras políticas de los protagonistas, cuando no, con una temporadita a la sombra… Pero, ¿España? .. aquí retorcemos la verdad hasta llegar al surrealismo. Eso sí, con trajes inmaculados y lenguaje del peor posible: el vácuo de la corrección polítca aprendido en me gustaría saber qué foros controlados por quién.
    España pide a gritos un cambio radical en la mentalidad respecto a los que están en el poder (políticos, jueces, etc) y que empiece a imponerse la cordura.

    1. Gracias a tí. Entiendo que se defiendan, está su carrera y ¿prestigio? en juego. Pero la técnica es siempre la misma: echando mierda en el ventilador, mintiendo, embaucando, manipulando. Es la marca España, y eso lo ven muy bien fuera, precisamente por los ejemplos de responsabilidad que indicas (dimisiones) Es lógico que se pregunten en esos paises ¿si nuestros representantes dimiten, cómo en España no dimite ni dios con tanto escandalazo?

  5. Isabel V. Fernández Miró

    Sólo puedo reiterarte que me agrada leerte. A veces (como en este caso) el tema me supera, pero tienes una manera tan interesante y entretenida de relatar, que es un placer hacerlo.

  6. Eugenio

    Antonio esto ya olía mal hace mucho tiempo , pero ahora apesta. Solo les pido que se larguen, pero antes, que devuelvan sus ingresos andorranos, suizos y caribeños.
    El problema para ellos es que no se largarán y habrá que echarlos…….
    Es una información acojonante…. no dejas de sorprenderme…

    1. Esto no lo veo tan grave como otras cosas, pero deja ver el verdadero apego al sillón de esta gente, y lo entiendo, han puesto todos los huevos en el cesto político. Son valientes exigiendo y cobardes cumpliendo, es la incoherencia pura.
      Siento comunicarte que algún día dejaré de sorprenderte, espero tardar.

    1. Tengo un amigo que dice “dios mio, no te pido que me des, pero ponme donde haya”. Aunque está referido más al dinero, creo que vale para el caso.
      Hay mucho donde dar, porque hay mucho que duele. Gracias Mariaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s