Portugal no da igual

Imagen

 

En otro post comentaba que hay cosas que me dan igual y otras que no con respecto a la ley. En Portugal se recortaba una paga a pensionistas y funcionarios, hasta ahora. Se reduce el importe mensual en aplicación de la Tasa Especial de Solidaridad que afecta a pensiones superiores a 1.350 euros, que seguirá vigente y ha causado mal rollo en el colectivo. La gente ya no acude a las urgencias, aunque sea necesaria, son 20 €. En el transporte público suben las tarifas y se reducen las líneas. Los alumnos problemáticos no cuentan con docentes de apoyo…

Lo del Tribunal Constitucional de Portugal (TCP) no me da igual, me gusta. El TCP ya había avisado de su verdadera vocación de servicio a la Constitución – al pueblo – al rechazar varias medidas del presupuesto para el 2013 –  uno de los más austeros de la historia de Portugal – que, siguiendo la obsesiva directriz alemana sobre la austeridad, iban en esa dirección. Recordemos que austeridad es la mortificación que los gobernantes imponen a sus gobernados de forma discriminada, o sea, “cinturón para el pueblo y tirantes para los dirigentes” o “vamos a privaros de todo para no privarnos de nada”, por eso es tan fácil de recetar. No hay más que ver los efectos causados por esas medidas constrictoras en los habitantes de Residencial La Casta; vehículos de lujo, yates, joyas, casinos, aumentando en sentido inversamente proporcional a las carencias de los “austerizados”, al tiempo que se ríen de ellos en sus simpáticas francachelas, levantando una copa a su “salud”. Y todo a tocateja, en billetes de 500 €. Justo lo que la Constitución portuguesa dice que no se debe hacer “nosotros esquilmamos y defraudamos y vosotros pagáis”.

El TCP, quizás sensibilizado por tan escandalosas diferencias, no contuvo su obligación de hacer justicia y acaba de pasar a la acción sancionando la austeridad. Los jueces consideran que la paga extra de verano de los funcionarios y pensionistas no se puede suprimir, es anticonstitucional, o sea, ILEGAL, súper ilegal, diría yo, porque es la ilegalidad más agresiva y desafiante, la que viola un derecho fundamental, la que pone a prueba la auténtica dimensión de un tribunal constitucional. Lo mismo hizo con los gravámenes a los subsidios de desempleo y de enfermedad por considerarlos igualmente ilegales. Ya puestos, su presidente, Joaquim Sousa Ribeiro, aprovechó para decir con claridad: “Son las leyes las que deben adaptarse a la Constitución, y no al revés”. ¡Viva San Joaquim! La verdad es que la gente no está acostumbrada a la valentía de los tribunales ante las injusticias del poder político y económico, muy mal asunto. Esto ha sido un ejemplo de la separación de poderes existente en ese país, un ejemplo que no contempla troikas ni gobiernos títeres al dictado de estas. El espíritu de la Constitución se sobrepone a los sentimientos del corazón del mercado, que parece ya el único corazón válido. Es un precedente importante que temo que pase desapercibido, ojalá los jueces conviertan este tipo de actuaciones en su escrache particular. Obviamente, por parte de organizaciones políticas y sindicales ha faltado tiempo para pedir que nuestro TC emule esa conducta.

Pero por desgracia el gobierno de Passos Coelho no perdió un minuto en “recompensar” al FMI, a Alemania, a Bruselas, o a los que verdaderamente gobiernan, por los “desmadres” de su Tribunal Constitucional. Las soluciones aparecen enseguida y son extremadamente fáciles de aplicar cuando se trata de ir contra los ciudadanos. Pones el semblante trágico, dices que estás ante una emergencia y descargas otra puñalada a los de siempre y con lo de siempre: los gastos en educación se reducen más, igual que en sanidad, Seguridad Social y transportes públicos. Y tenía prevista una jugada doble consistente en abonar con deuda pública una de las pagas extra de los funcionarios y pensionistas. No en metálico, si no con bonos del Tesoro, doble, digo: evitar tener que realizar nuevos ajustes presupuestarios y colocar directamente parte de su deuda pública eludiendo el filtro de los mercados, a costa de colarles un activo de alto riesgo en la cartera a los afectados. Parece ser que esta medida ha sido descartada, no porque perjudicara a los funcionarios, imagino, que para eso están, quizás porque no gustara a la troika, ávida de más ajustes compensatorios. Me preocupa esta variante porque están dando pistas al gobierno español de cara al futuro, y como Portugal ha demostrado ser un alumno aventajado en el recorte lo mismo despierta la envidia de Mariano y se pone al frente de este desmán para obtener la palmadita y la galletita de Merkel mientras mueve orgullosamente el rabo ante su ama.

El modelo se derrumba, por mucho que intenten apuntalarlo, primero fue Grecia, ahora Portugal, este país en concreto ha mejorado su imagen ante los mercados gracias a una nueva oleada de indigentes, es tristísimo. Lo del escrache va a ser de risa comparado con la movida que se avecina, los que ahora lo padecen y se quejan del acoso lo echarán de menos, no me cabe duda, porque no va a haber policía que los quite del punto de mira de los indignados, estén o no en lo cierto, que también necesitan un chivo expiatorio como ellos lo son de sus dirigentes. La gente tiene derecho a reventar. Llega un momento en que la razón sobra, porque no la utiliza nadie.

Y aquí, en mi país, me pregunto ¿qué sacrificios, concretamente, has hecho tú, Pons? Lo digo porque has enviado la mentira a hacer footing, para mantenerla en forma, comentando que los “sacrificios repartidos entre todos” darán fruto “muy pronto” o que “España es un país que no ha tenido que ser intervenido ni pedir rescate, y gracias a los esfuerzos de la gente va a poder salir adelante”. Esto último lo tengo claro. Es muy posible que el anterior gobierno haya engañado al actual sobre las cifras del déficit, me lo creo perfectamente, y de ello se ha encargado el PP de decirlo hasta en el váter, pero ya vemos que, para cumplir en el papel, Montoro hace el ridículo ante Bruselas y le roba – los creía tontos, como a nosotros – dos o tres decimillas de nada, total, cada decimilla supone solo 1000 millones de euros, ya buscarán enseguida a quien tangar. Eso sí, a costa de no ingresar la devolución del IRPF a unos cuantos españoles, que para sus trampas también somos necesarios.

8 comentarios en “Portugal no da igual

  1. Incido en lo del aplauso al título del calendario.
    Frases de antología, como siempre.
    Al menos saber decir tan bien las penas les da un respiro, supongo. Siempre será mejor a que se pudran dentro, o no encontrar la forma de darles salida.
    Felicidades, Tucho.

    1. Esteban, el camino es siempre el mismo: se acabaron las concesiones, y si el Tribunal Constitucional “nos defiende” del gobierno este acatará pero compensará por otro lado el desajuste que le provoque cumplir con la ley. Ya nunca volveremos a salir ganando, creo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s