Salvemos Galicia de la megaminería

chapapote

Esta vez no tengo mucho que contar, no creo que pueda competir con el video que acompaña este artículo, por favor, échale un vistazo. Aquí ya tuvimos un Nunca Máis, en noviembre de 2002, y creíamos que ese grito era definitivo, pero una catástrofe como aquella puede volver a ocurrir porque desde entonces no se ha hecho nada. Ahora, otro desastre se cierne sobre mi tierra, pero éste es con la colaboración directa del presidente de la Xunta de Galicia, el famoso Feijóo, el mismo que, para ganar las elecciones de 2012, prometió a bombo y platillo un contrato para Navantia en el que hablaba de construcción barco hoteles para la petrolera mexicana Pemex, y de diques flotantes, contrato del que ni la propia Pemex sabía nada. Es evidente que ha engañado descaradamente a sus propios ciudadanos, una vez más, y que no había nada de nada, solo las artimañas de siempre. Por el contrario, durante la campaña electoral no dijo ni pío de este expolio a la naturaleza, de la extracción de oro y su repercusión en el ecosistema gallego. Si es tan estupendo, ¿cómo es posible que se le haya pasado por alto? Los votos valen más que ese precioso metal.  

La amenaza se llama arsénico. Un informe alerta de niveles que superan 400 veces los normales en una mina sellada en los años 70 en la comarca de Cabana de Bergantiños. Un estudio del Instituto de Investigacións Mariñas del CSIC y la Universidad de Vigo ha detectado que la antigua mina de Corcoesto ha dejado en esta comarca ganadera concentraciones de arsénico en rocas que llegan a superar en 50.000 veces la media de la corteza terrestre y en los suelos superficiales pueden superar hasta 400 veces los niveles de suelos no contaminados. Una empresa canadiense se hizo con los derechos de explotación de esta antigua mina por 90 años. El proyecto destruirá un espacio protegido como Red Natura.

La Sociedad Gallega de Historia Natural sacó a la luz este informe científico alertando de las concentraciones de arsénico en las aguas del río Anllóns. Asociaciones ecologistas como Adega o Verdegaia vinculan estos índices con la antigua explotación minera: “si esas son las consecuencias actuales de la antigua minería a pequeña escala en Corcoesto, las repercusiones futuras podrían ser tan enormes como el propio proyecto minero de Edgewater Corporation”. La explotación supone 774 hectáreas de mina a cielo abierto, 20 millones de metros cúbicos de estériles de mina, 100.000 toneladas anuales de estériles de mina tratados con cianuro, sosa cáustica y ácido clorhídrico que, además del oro, solubilizarán también el arsénico de las rocas. ¿Si unas galerías antiguas y pequeñas son capaces de depositar 850 kilos de arsénico cada año en el estuario del Anllóns, qué hará una enorme mina a cielo abierto de más de un millón de metros cuadrados?, ¿Qué pasará con la salud ambiental del río, de la ría, de las personas, del marisco?. Si con la anterior explotación, llevada a cabo de manera tradicional – subterránea – se consiguieron esos niveles, ¿qué pasará si se pone en marcha el proyecto de Edgewater, que es un tipo de minería mucho más agresiva para el medio?, ¿a dónde van a llegar los niveles de arsénico?, ¿de qué manera se va a ver afectado el suministro de agua potable a las personas residentes en esa comarca?, ¿qué va a ser del estuario del Anllóns, una Zona de Especial Protección de Aves con una riqueza ornitológica reconocida por todos los especialistas en la materia?, ¿qué ocurrirá con el marisco que ahí se obtenga?

Es el “pan para hoy y hambre para mañana”. Cualquier filtración provocará un impacto ambiental catastrófico, no sólo en el río, sino en la ensenada y la riqueza marisquera. Aun no se ha evaluado cuál podría ser la verdadera huella de este faraónico proyecto, que no resulta compatible con el medio ambiente, es insostenible e incompatible con la salud y con la ecología. Una auténtica bomba ambiental a 140 metros de un espacio natural protegido.

Algo muy grave está a punto de suceder en Galicia y pocos lo saben. Galicia abre sus puertas a multinacionales extranjeras para convertirse en una gran mina a cielo abierto” ¡Salvemos Galicia de la megaminería! #salvemosgalicia

Si quieres, puedes poner tu grano de arena, firmando aquí. Lo que nunca se puede hacer es NADA. Graciñas

Enhanced by Zemanta

7 comentarios en “Salvemos Galicia de la megaminería

  1. Pingback: La culpa es de un chorizo (asado) – Icástico

  2. Paulinha

    cianuro, sosa cáustica y ácido clorhídrico, eso es lo que tendríamos que ponerles a ellos en el desayuno… aunque fijo que non morren, mala herba…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s