Servicio de Atención al Poseído

España. Siglo XXI. Año 2013. Rouco, en una decisión sin precedentes en la historia de España, nombra, de una tacada, ocho  exorcistas para Madrid, para atender la avalancha de peticiones por parte de los fieles, que solicitan ayuda para liberarse de posesiones demoníacas o de influencias maléficas –  amarres, magia negra de brujas y quiromantes, mal de ojo, echadores de cartas, esoterismos varios, incluido el reiki –. Los síntomas son cada vez más evidentes y cuantitativos de infestación demoníaca. Parece ser que hay víctimas a mazo y crecen de forma exponencial en ese mundo esotérico debido a ¡la secularización de la sociedad!, o sea, la sociedad civil que está fuera de la esfera religiosa. Yo, por ejemplo, tengo todos los boletos para ser un poseído de mierda. La idea es que cada obispo disponga de, al menos, un sacerdote cualificado, para poder enfrentarse cara a cara con el diablo. España. Siglo XXI. Año 2013, repito para que me quede “capicúa” el texto y nos entre mejor en la mollera, es como un atadillo que le hago a la chicha del asunto, para que no se pierda.

En Italia ídem de la patata. Hace pocos meses, el arzobispo de Milán multiplicó por dos la plantilla de exorcistas de su diócesis, instalando una centralita para atender a los posibles endemoniados. Cada vez son más las llamadas de fieles que solicitan un nombre, una dirección, un teléfono y algún lugar seguro donde poder aliviar el sufrimiento de algún familiar o amigo que consideran poseído por Satanás. Han activado una centralita en la Curia de lunes a viernes de las 14.30 a las 17.00. Quien tenga necesidad puede llamar y encontrará a una persona que le indicará un contacto en su zona para evitar que hagan largos viajes. Parece ser que en España se descarta, de momento, la instalación de un “teléfono único” que pueda atender las demandas y encauzarlas al departamento de exorcistas. Así que serán los fieles los que tendrán que llamar a cada una de las ocho vicarías existentes en Madrid para solicitar una cita con el exorcista que le toque. Es posible que estén en fase de presupuestos para distintos modelos de call center, ya sabéis de que tipo, “si jura usted en arameo y otros idiomas, pulse el 1”, “si además de jurar gira usted la cabeza y vomita aquí y allá, poniendo la habitación hecha un cristo, pulse el 2”, “si dice usted, ¡que te jodan!, marque el 3″, “si se caga usted en todo el gobierno, en Bárcenas, Rato, Blesa y los que siguen, tranquilo, no es una posesión, espere a las siguientes elecciones”.

Yo no sé qué pensás vos, Paco I, de todo esto, ¡che! En mi caso tengo una mezcla de sorpresa y de acojone que deviene en una ligera pero incómoda angustia. Con la que está cayendo en la península ibérica y en otros países tan manoseados por dios y sus boys, como los mencionados hasta ahora, a la iglesia le resulta prioritario formar exorcistas. Es para mear y no echar gota. Y pelín de miedo da, porque si esta sociedad tan misteriosa y opaca – que no filtra nada que no le interese – lanza este cebo, sabiendo que va a ser motivo de mofa, befa, escarnio, regodeo y puro cachondeo, es porque, aun previendo esas reacciones, le importa un bledo y existe una intención tan clara para ellos como oscura para nosotros de extraer u obtener algo en un plazo determinado. Una intención ¿de qué?. Me preocupa, porque esta secta no tiene un pelo de tonta, y si le sale se lo arranca, no en vano los sicarios de cristo llevan dos mil años en el poder, manejando intrigas y voluntades, eliminando amigos y enemigos, usurpando, expropiando, matando, haciendo miles de churrascos con seres humanos, traficando con el miedo y el terror, poderosa arma de destrucción masiva. Todo en nombre de la FE, que es ciega, imaginaros. La FE es una metástasis de la confianza.

Efectivamente una pléyade de diarios digitales han recogido la noticia, pero todos repiten lo mismo, de forma rácana, y remiten a la fuente Religión en Libertad, de la cual me he nutrido para confeccionar este este artículo, que entiendo debe ser uno de los voceros oficiales de la iglesia para los asuntos que convenga, y este, por lo que sea, conviene. Nos están acostumbrando a comulgar con ruedas de molino, a que demos todo por válido, que no nos cuestionemos nada, solo quieren nuestro amén. A ver, “ante la avalancha de casos de influencia demoníaca”, ¿existen datos “oficiales” de posesos?, ¿quién los tiene?, ¿dónde se publican? A mi me valdría con que informaran de algo más concreto, por ejemplo: “en Guadalajara se ha detectado 27 casos de posesiones diabólicas en el año 2010, y 30 casos en 2011, lo que supone tal tanto por cien más, y tal y cual, y que los poseídos presentan tales y cuales síntomas y que al paisanaje ya no le cabe una paja en el culo, apretado como lo tienen debido al miedo que los hechos están provocando”. Estos datos han sido facilitados por la OIP, Oficina Internacional del Poseído. Pero no, nuevamente hay que acudir al yacimiento de la FE, tenemos que creer porque si, por sotanas y refajos, porque lo dicen ellos, porque a mi padre se le dio por llevarme a una pila bautismal a la edad de eructar y cagarme en los pañales,  y a pesar de ser un cristiano de teta valgo para las estadísticas católicas, aunque el tiempo haya diluido mi involuntaria fe.

Buscando hipótesis me pregunto si todo esto no se deberá, precisamente, a una crisis vocacional. Hay que atraer adeptos como sea, entonces se emprende una cruzada de rehabilitación de seres humanos, porque el diablo es como dios, está en todas partes, invade cuerpos “abandonados”, otro maldito bipartidismo, con este demonio-dios el negociete se garantiza al máximo y no queda nadie exento de sus recetas salvadoras. Nos quieren montar una burbuja del maligno que nos vuelva a todos gilipollas, como la del ladrillo. En los seminarios acabarán impartiendo un Master en exorcismo, con prácticas reales: se pillan un par individuos afectados de delirium tremens por la ingesta de alcohol, de esos que se cagan en todo el santoral, a la par que maldicen, “señor, por qué yo, qué cojones te hice para merecer esto”, y lo exorcizan. Pienso que todo es una escenificación, están perdiendo tanto peso que necesitan hacerse ver y notar por cualquier medio, excuso decir que es un desbarre mental, no avalado con datos, hago como la iglesia, no los facilito. Y si todo este tinglado demoníaco no les da resultado tardarán poco en convocar un congreso y resucitar el debate de la santa inquisición, a quien hay que tostar y a quien no, que de locura van sobrados, de hecho leen rituales de comienzos del siglo XVII, lo que no deja de resultar inquietante. La estrategia es similar a la de otros poderes, se empecinan en retroceder cien años y al final, ante el temor, les permitimos retroceder cincuenta, que era justo lo que pretendían. Pero sigamos, que el asunto tiene enjundia.

Los exorcistas son todos de pata negra: recta doctrina y profunda vida espiritual, no en vano tienen la difícil misión de enfrentarse cara a cara con el diablo. Los  elegidos están inmersos en un periodo de formación acelerado, lo que no sé es si se llevan a cabo prácticas con poseídos en lista de espera o si habrá un casting para seleccionarlos. De entrada no hay muchos expertos en la materia debido a la relajación de la pastoral de exorcismos en la iglesia española en los últimos 40 años, así que, cagando virutas, los nuevos exorcistas se están pegando un atracón del “Ritual renovado de Exorcismos”, aprobado por Juan Pablo II en 1998. Los que quieran ir a por nota se pueden sumergir en la lectura del antiguo Rituale Romanum, que data de 1614, o, mejor aún, del ritual de 1952, que según un experto en esas lides “es mucho más eficaz que el actual, y que continúa siendo válido”. También enriquece mucho un clásico, el del padre Gabriele Amorth “Habla un exorcista”, en el que se recogen sus batallas contra el diablo, a través de historias verídicas que ha vivido personal y directamente el propio padre. Otra de las referencias imprescindibles de los nuevos exorcistas es el libro “Para liberarse y sanar. Consejos y oraciones de liberación y sanación“. Por último, el reciente libro de José María Zavala “Así se vence al demonio” (LibrosLibres) de enorme divulgación en los dos últimos años con cuatro ediciones en la calle, es otro de los soportes de formación ya que narra historias de exorcistas y de poseídos. Vamos, que se puede ir preparando el rey de los infiernos que lo van a rallar a base de bien estos Mourinhos del exorcismo, yo en su lugar no estaría nada tranquilo.

Estos exorcistas contarán con un equipo de psiquiatras que ayudarán a discernir  si el poseso en cuestión sufre alguna alteración psiquiátrica que descarte la influencia maléfica, que me parece a mí que van a despejar muchas más incógnitas que estos especializados curas, va a ser que se les fue la olla, simplemente. Los exorcistas también están obligados a conocer el mundo de las drogas y las sectas, que considero que les va a venir de perlas, porque para aguantar el panorama actual más de uno se tirará a la botella – conozco uno que lo hace, fijo –  o se fumará un canuto 3D, sin descartar otras “posesiones”.

¿Cómo actúa este cabroncete de Satanás?

  • Posesión diabólica: Es la más jodida, porque el diablo hace de okupa de tu cuerpo y tal como está el asunto, manda güevos para echarlo. Es muy posible que lo consiga antes Bankia que el exorcista más avezado, “a ver, Anselmo, llama a la sucursal más cercana que aquí no hay nada que hacer, se va a enterar este mamarracho”
  • Vejación diabólica: No llega a ser una posesión. Por ejemplo, si los médicos no son capaces de dar una respuesta a determinados síntomas a pesar de que tú notas una transformación inexplicable de tu vida, sobre todo en tus afectos, salud, en tus relaciones sociales o en el trabajo, es que el puto demonio te está vejando. Hasta ahora siempre había pensado que eran los ministrillos, capitaneados por los mercados, los que me venían tocando las borlas y me procuraban estas desagradables sensaciones, pero no, ¡es el mismísimo demonio!
  • Obsesión diabólica: El sujeto sufre una serie de pensamientos obsesivos, incluso blasfematorios, sin que pueda razonablemente frenarlos. Siiiiii, jooder, ¡por fin sé lo que me pasa!, ya lo venía notando yo cada vez que escucho determinadas palabras: Empecé a sentirlo con Zapatero, pero los síntomas fueron a mayores, y ahora PP, Bárcenas, Blesa, Aznar, Botella, Montoro, Gallardón, Rato, Matas, Mato, Cospedal, Wert, Báñez, Arenas, Floriano, Botín, Rouco y demás familia me transforman y sacan de mi cuerpo y boca unos exabruptos nunca pronunciados, desconocidos para quienes me rodean.
  • Infestación diabólica: Puede afectar a casas, objetos o animales. Si, un embargo, por ejemplo, y no te cagas en satanás, precisamente, ¡qué mal enseñados estamos!

Pero lo que tengo claro clarísimo – es un pálpito muy fuerte – me da en el cuerpo, es que no veo yo a ningún consumado exorcista sacándole el diablo del cuerpo a ninguno de estos elementos mencionados más arriba, y sospecho que poco me va a ayudar la Historia si buceo en ella en la búsqueda de prebostes endemoniados. Sí, el Diablo es un cabrón, va a por los pobres, como todo Dios.

Anuncios

4 comentarios en “Servicio de Atención al Poseído

  1. Me he reído de lo lindo… eres genial. ¿Sabes que todos los sacerdotes son exorcistas, y que no necesitan nada especial? Me lo dijo mi párroco, en mis tiempos de creyente. Supongo que habrá algunos que se especializan, y por eso parece que son los únicos.

    Me pregunto si sacarse una pelotilla de la nariz y limpiarse el dedo en la estola durante una misa del papa será un signo de posesión diábolica, porque eso es lo que hizo Rouco cuando Juan Pablo II estuvo en Santiago, y le pilló la cámara. Eso nunca se me olvidó.

    Buenísimo el artículo.

    1. Gracias, Mariaje. No sabía tal cosa de los sacerdotes. Tampoco lo de Rouco, jajaj, cochinete, mucha guerra le tuvo que dar la pelotilla para atacarla sin pudor ni recato. Me acabo de leer un libro de Fernando Royuela, “Cuando Lázaro anduvo”, y me partí de cabo a rabo, buenísimo, lo recomiendo. Por el título puedes imaginar que la iglesia tiene su parte de protagonismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s