El buzón de los pringaos

La ministra de la ineficracia, Fátima Báñez, la del supuesto empleo, esa que tiene como impagable colaboradora a la mismísima virgen del rocío – de la que siempre llega un capote –  “esa aliada privilegiada, esa embajadora universal de Huelva que nos ha hecho este regalo adicional en nuestra salida de la crisis y en nuestra búsqueda del bienestar todos los días y que se merece un ¡viva la virgen del rocío!”, ha perdido la FE, o se le ha ido al paro, que la FE también está harta de trabajar sin beneficios. ¡Qué desgrasia ma grande, mi niña!

Lo digo porque ahora que le ha recortado el sueldo a los funcionarios, suprimido pagas extra y congelado sine die lo que les quede, ahora que no hay convocatorias públicas de empleo y se amortizan las bajas por jubilación, ahora que en un año se han ido al paro 218.000 trabajadores públicos en 2012 y casi un millón de “privados”, ahora que ha hecho del INEM el lugar más concurrido de España, ahora, quiere crear una red pública de chivatos que denuncien – de forma anónima – casos de fraude laboral, por la cara – a riesgo de que se la partan – para que le hagan de james bond o de serloc jolmes, todo para presumir del éxito de su reforma laboral, de que no se ha notado una merma en la calidad de los servicios públicos prestados y para justificar cifras de lucha contra el fraude que le mantengan el culo en su inútil asiento ministerial. Con do cohone. Creo que lo que persigue, en el fondo, es retirar prestaciones a los parados, porque empresas ficticias, en situación irregular, que pagan en negro o que no pagan, son sobradamente conocidas en la mayoría de los casos, cualquier trabajador despechado, o algún conocido de él, puede denunciar la situación una vez fuera de ellas, es un caso normal, ¿o es que hacen falta muchas denuncias de este tipo para constatar los hechos?

La Inspección de Trabajo determinará qué acusaciones son verosímiles y cuáles están infundadas, y después llevará a cabo las acciones que considere oportunas. Se habilita un buzón para “facilitar que toda persona que tenga conocimiento de una irregularidad se la facilite a los servicios de inspección”, sin revelar la identidad, de forma ilegal si nos atenemos a la ley 42/1997 que señala “no se tramitarán las denuncias anónimas”. Personalmente entiendo que la posibilidad de no mostrar el nombre puede contribuir a la eficacia de la medida, sobre todo en casos de esas prácticas negreras y explotadores a las que aludíamos antes. Por el contrario, se abre la posibilidad de que cualquiera denuncie a un conocido por envidia, porque crea que “vive por encima de sus posibilidades” o cualquier otro símbolo externo que tuviera con anterioridad a su estado de parado.

Para cumplimentar una denuncia formal hay que rellenar un formulario en el cual sí se introducen los datos del delator. Si la información remitida al buzón presenta indicios de fraude laboral, la Inspección abrirá una actuación de oficio. Al buzón contra el fraude se accede desde una opción de la web titulada “¿cómo denunciar?”. En principio cabe todo, pero en un futuro podrá establecerse una criba que se exija la identificación y discrimine falsas denuncias por intereses particulares, venganzas e imagino que envidias. Algún catedrático de Derecho Constitucional habla de dudas jurídicas ya que “el mecanismo rompería el principio de presunción de inocencia al obligar a demostrarla ante una acusación anónima”.

La presidenta del sindicato de Inspectores de Trabajo considera que esta “no es la mejor forma de trabajar”. “Las actuaciones inspectoras deben estar organizadas y planificadas”. Recalca, no obstante, la diferencia que existe entre “colaboración” y “delación”. El portavoz de Jueces para la Democracia considera que “establecer una cultura de la delación y la denuncia anónima en nuestro país es peligroso porque puede derivar en conductas que tengan poco que ver con la intención del Gobierno”. Por ejemplo, para saldar venganzas y disputas personales. Un profesor de Derecho del Trabajo habla de “una guerra de todos contra todos”. Una “guerra” con la que el Gobierno delega su función en los ciudadanos, “en vez de favorecer los controles de inspección y dotarlos de medios” como única vía para acabar con el fraude laboral, considera el profesor. Como el buzón no cuenta con ningún sistema de filtrado serán los funcionarios quienes deban valorar, caso por caso, si las denuncias tienen o no credibilidad, lo que supondrá “una carga de trabajo”.

Los sindicatos mayoritarios consideran que la medida es “más propia de países totalitarios”. Pienso que si, digo yo si esto de la denuncia anónima sin pruebas no será un brote de fascismo, y en España tenemos jardineros muy cualificados para regarlos. Porque si el escrache – un par de gritos a un impresentable – es terrorismo de filoetarras, denunciar sin pruebas, con todo el escenario que conlleva, no sé cómo coño se puede llamar. A la llamada desesperada de la Báñez, que ya ha sido denunciada, han acudido en tropel los buenos ciudadanos, y ya se les está llenando el buzón con casos sustanciosos, adjunto texto de una denuncia:

Fraude laboral denuncia

La secretaria general del Partido Popular, Mª Dolores del Cospedal, salió declarando en televisión lo siguiente: “La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido, y como fue una indemnización en defini…en diferido en forma efectivamente de simulación de…simulación o de lo que “hubiera” sido en diferido en partes de una…de lo que antes era una retribución, tenía que tener la retención a la Seguridad Social, es que sino hubiera sido…” Suena a fraude laboral del bueno.

Cabe esperar que, en la misma línea, haya alguna como “mirusté, que a la Ana Mato le ha aparecido un Jaguar en su garaje y ella no sabe nada del tema, me da que es algo irregular”. ¿O es que las investigaciones sólidas que lleva a cabo la prensa no se cursan de oficio si no las meten en el buzón? Creo que serán más proclives a investigar otra del tipo  “me consta que mi vecino tiene una paga no contributiva de 426 € al mes y sin embargo comen todos los días él, su mujer y dos hijos que se le han quedao en el paro, a ver, dígame usted cómo cojones lo hacen si no es defraudando”.

Según un estudio del CIS – posiblemente uno de esos estudios incómodos que justifican el interés del gobierno por acabar con él – la cifra de fraude fiscal en España está en torno a los 70.000 millones de euros (más de 11 billones y medio de las antiguas pesetas). Esta cifra representa el doble de la media de la Unión Europea y coloca a España en los líderes del fraude fiscal a nivel mundial. Según el Informe que elaboró el Presidente de los Técnicos de Hacienda (GESTHA) el 72% del fraude fiscal en España es consecuencia de grandes fortunas, corporaciones empresariales y bancarias y grandes empresas. Este porcentaje supone 3 veces más del que le corresponde a pequeñas empresas y autónomos. Casi tres cuartas partes del fraude fiscal español está en las 42.000 grandes empresas que hay en España. Mientras que las pymes que son cerca de 1.400.000 y los autónomos generan el 23´6% del fraude. A las familias se les puede imputar el 2’4% del fraude fiscal total. Con estos datos para cualquier Gobierno debería ser una prioridad la lucha contra el fraude fiscal, sin embargo nuestro Gobierno mira hacia otro lado en su persecución y reduce el número de inspectores de Hacienda, ya bastante bajo en comparación con la media de la Unión Europea. Nos dicen que no hay dinero para sanidad, educación, desempleo, pensiones, etc. Y muchos se lo creen.

Un gobierno que está hasta las cejas de incumplir la ley, exige a sus ciudadanos que la cumpla. Un gobierno que ha diseñado una amnistía fiscal para blanquear dinero procedente de las más oscuras actividades, ¿qué autoridad moral tiene para nada? Pregunto.

fraude fiscal

Fuentes:

http://www.eldiario.es/economia/empleo-buzon-empresas-fraudelaboral_0_161684114.html

http://www.eldiario.es/rastreador/Barcenas-PP-fraudes-laborales-Empleo_6_161743825.html

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/08/07/una_asociacion_denuncia_banez_por_promover_delaciones_anonimas_6633_1012.html

http://centrodeperiodicos.blogspot.com.es/2013/06/verdades-y-mitos-sobre-el-fraude-fiscal.html

6 comentarios en “El buzón de los pringaos

  1. Eugenio

    El problema se acaba enviando directamente al paro a la ministra. Solo hay que denunciarle preguntando al sistema si el rezar no se considera trabajar, que es lo que hace para cobrar esta ministra. Está defraudando!!!

  2. Me recuerda tiempos que mi abuela no quería recordar.
    Divide y vencerás. No estaría mal que todas las denuncias fueran de ese tipo. Pero es inútil negarlo, existe la mezquindad en todos los estamentos, y cuentan con ella. 😦

    1. Si, mezquindad por parte del gobierno, que pretende que le hagamos el trabajo sucio. Reconozco que hay casos sangrantes de gente que se pavonea con lo que defrauda y las ayudas que recibe a pesar de ganar una buena pasta (no declarada) por la actividad que desarrollan. Gracias por el retuit..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s