Argumentos tíPPicos: Las mayorías silenciosas

La mayoría silenciosa (MS) es un activo del PP. O los miembros de esa congregación son del PP, directamente, a tenor de las manifestaciones que los dirigentes de este partido y del gobierno realizan tras cada concentración de protesta multitudinaria por la causa que sea: recortes sociales, privatizaciones o la propia Diada catalana: se escucha mucho mejor lo que “dicen” los ausentes que las palabras, gritos y pancartas que exhiben los presentes.

Veamos. Dice la Santamaría, vicepresidenta del gobierno, que los de la MS “tienen derecho a que velemos por sus libertades y también por sus opiniones”. ¿Las conoce de verdad? Y que el Gobierno “habla y dialoga” dentro de la Constitución. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha destacado, con respecto al 11-S catalán, que “una mayoría silenciosa de catalanes” (MSC) no se ha manifestado en la Via Catalana de la Diada de Catalunya.

Hace casi un año, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, intervenía en la Asamblea General de la ONU, coincidiendo con el 25-S, para recuperar la credibilidad de España, pero las imágenes de las cargas policiales contra los manifestantes que rodearon el Congreso desacreditaron su discurso. Imágenes que se repetían en multitud de medios de comunicación internacionales. Entonces habló de la mayoría silenciosa, que se contraponían a quienes se manifestaban contra los recortes. Para ellos debemos ser algo así como unos masoquistas. Asumen los sacrificios sin quejarse. “Permítanme que haga aquí en Nueva York un reconocimiento a la mayoría de españoles que no se manifiestan, que no salen en las portadas de la prensa y que no abren los telediarios. No se les ven, pero están ahí, son la mayoría de los 47 millones de personas que viven en España. Esa inmensa mayoría está trabajando, el que puede, dando lo mejor de sí para lograr ese objetivo nacional que nos compete a todos, que es salir de esta crisis”, declaró. El congreso sigue vallado desde entonces, medida que le debió susurrar al oído la mayoría silenciosa.

El Rey visitaba The New York Times y Rajoy The Wall Street Journal al tiempo que el primer diario publicaba un reportaje sobre la situación social española, mendigos rebuscando comida en los contenedores de basura y familias desahuciadas y Madrid era escenario de una batalla campal. Entiendo que como la mayoría de norteamericanos no se manifestó tras esa información se convierten en una mayoría silenciosa que está a favor del PP. O sea, el argumento comodín que vale para maquillar cualquier desencanto llevado a las calles, el argumento que se acaba convirtiendo en mantra cuando no se quiere admitir la realidad.

Este colectivo silencioso es muy heterogéneo. Mi madre tiene 83 años y padece de “inmovilidad mental”, mi suegra, con 81, sufre de inmovilidad física. No son sospechosas de pertenecer al PP, ni desde cuando eran unas tiernas “móviles”. Como ellas, o ellos, cientos de miles, en situaciones similares, en hospitales o en sus domicilios, que ni pueden, ni quieren, ni están en edad de acorralar congresos, aunque menten escatológicamente, ante la tele o la radio, a sus señorías los congresistas por su deficiente labor, que destroza las vidas de hijos hijas y demás familiares y amigos parados y pensionistas, están en el bando de la MS. Por decreto. Otras decenas de miles – ¿también cientos de miles? – de jóvenes y menos jóvenes que se han tenido que marchar del país en estos años por padecer de atrofia laboral debida al cierre masivo de empresas, ERES, deslocalizaciones, evasiones de capital, reformas laborales, etc., pertenecen a la MS. Diaz Ferrán, ex patrón de los patrones, y Bárcenas, el contable evasivo, que no han acudido a las últimas manifestaciones por estar en la cárcel, tienen el privilegio de pertenecer, asimismo, a la mayoría silenciosa que el gobierno “escucha”, aunque el último tenga bien poco de silencioso. Los otros compañeros de celda que ostentan idéntica categoría, pero menor rango, por robar para subsistir – en muchos casos –, ídem de la patata.

Los que empiezan a tener miedo de las porras o de esas multas de las Cifuentes de turno – delegadas de gobiernos madrileños que van por ahí en moto sin pasar ITV y por carril prohibido –, y dejan de asistir a manis, también pertenecen a la MS, aunque los buenos jueces, y su cordura, comienzan a anularlas. Los y las que trabajan doce horas diarias, sábados, domingos y fiestas de guardar, y no pueden acudir a una manifestación por temor a perder su precario empleo, son de la MS. Pero ojo, el gas es también silencioso, y no se sabe cuándo, ni cómo, decide mandar por los aires todo lo que pilla por delante.

Pero ante la ausencia a manifestaciones religiosas de mantillas y peinetas negras a favor de la Iglesia o en contra del aborto y del matrimonio gay no dicen ni pio, no hay mayorías silenciosas, no saben, no contestan, es una escucha selectiva la que practican. ¡Cuánta sensibilidad y poesía encierra la escucha de los sonidos del silencio! Reconozco que tras estas declaraciones vivo una pequeña crisis de identidad; así como he ido a muchas manifestaciones para defender mis derechos, que no privilegios, me he quedado en casa en otras ocasiones, sin saber que estaba contribuyendo a la causa del PP, aunque siga pensando lo que pensaba cuando acudía a ellas. Me pasma el oído tan delicado que tienen, capaz de escuchar lo que miles de personas no han dicho. Aprovecho para colocar un comentario que he leído en algún foro, sobre el asunto de la MS: “Buenos días. Mi esposa padece de fibromialgia y yo tengo claudicación vertebral. Fuimos dos personas que no pudieron manifestarse por daños físicos, no por falta de ganas y ello no quiere decir que no queramos cambiar las cosas. Nos sentimos orgullosos de ser catalanes y evidentemente, nos sumamos a la petición de la Independencia de Catalunya”.

Entiendo al PP, porque sin estar entrenado en la escucha del silencio – los acúfenos que padezco me lo impiden – percibo, sin embargo, el barullo que está montando la abstención.  Si acaso, ante las dudas, y en coherencia con el respeto que dicen tener ante la MS, podrían realizar alguna consulta. No obstante para cambiar la Constitución les vale con un susurro del FMI. Santamaría, ¡madre de dios!

mayoria silenciosa

4 comentarios en “Argumentos tíPPicos: Las mayorías silenciosas

  1. Eugenio

    Desde hace casi un año, que Mariano intervino en la Asamblea de la ONU y me mentó como mayoría silenciosa, he procurado no serlo. Prefiero ser enfermero o profesor o incluso yo mismo que ser de la MS que menciona Mariano.
    Estuve en una general en Valencia que al terminar pusieron “L’estaca” de Lluis Llach y al oírla me di cuenta que l’estaca del ’68 se murió pero seguimos teniéndo Estaca en 2013 pero con el nombre de Mariano.
    Se que este curso voy a tener mucho trabajo y salir a la calle bastante pero también se que nunca ( si puedo) estaré en los números que se apunta el PP de la MS.

    1. Muy bueno lo de la estaca, Eugenio. Este curso tenemos trabajo todos, todos los que estamos jodidos con los números de la microeconomía, que la macro solo beneficia a los especuladores, parece que hablan para ellos.

  2. Si que cabrea esto si, porque digo yo: ¿El voto en blanco, nulo o inexistente, también cuenta como mayoría silenciosa? ¿O más bien es un grito silencioso de puro asco?

    Vaya cruz lo de tus acúfenos, por cierto. A Paco le pasa por temporadas, y lo pasa mal. Supongo que acaba uno acostumbrándose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s