Yo soy español, español, tralará

Si no lo leo no lo creo. Imagina que eres el presidente de una federación y te preguntas ¿cómo coño puedo ganar una pasta extra? Ves que en tu ámbito – y otros – el más tonto hace relojes y el más listo, otras cosas. Pues nada, como soy el presidente de la Federación Española de Discapacitados Intelectuales me monto un equipo de baloncesto con “capacitados intelectuales” y me voy a los Juegos Paralímpicos, por ambición que no sea. Y así fue: la ÑBA “discapacitada” ganó la medalla de oro en Sidney 2000 y recibió la felicitación de una emocionada princesa Elena. El Presi pilló 140.000 €, que, en teoría, serían para la causa de los discapacitados, aunque al final se lio y fue todo para él. Es que lo que tiene el dinero, que te lía en menos de nada y transforma una noble causa en otra innoble.

La verdad es que, con independencia del fraude, Fernando Martín Vicente, que así se llama el tipo, se lo curró. El Comité de Elegibilidad, formado a la sazón por el propio presidente, los entrenadores del equipo de baloncesto y una psicóloga, entre otros, inicia el proceso de selección del equipo. Se pone en marcha y se fijan en un individuo que le daba bien al baloncesto. Era periodista, pero no lo sabían. Este acepta jugar en el equipo español de disminuidos psíquicos al tiempo que se frota las manos por la exclusiva que le ha caído del cielo, y que ya tenía vendida. ¡Gracias, Señor! De los doce que jugaban en la selección, sólo dos eran discapacitados psíquicos. En Sidney les piden que no rellenen las fichas personales con rapidez, para no dar pistas. Lo hicieron de puta madre. Comienza la competición y el acojone del periodista iba “in crescendo”, era directamente proporcional a los partidos que iban ganando, al tamaño que iba adquiriendo la mentira.

Aterrizan en Madrid con las medallas y los organizadores mandan a los discapacitados auténticos por delante, detrás venían los falsos, con gafas, gorras y barba para tunear el bochorno y disfrazar la sospecha. Pero un diario local reconoció a algunos jugadores y, ante el olor a tongo, publicaron sus dudas. Los organizadores, en rueda de prensa, mostraron los certificados de Discapacidad – falsos –  y la cosa quedó ahí. Oliendo.

Carlos, el periodista, se trinca un notario y va cagando leches al Comité Olímpico para devolver la medalla. Se le da publicidad al descubrimiento en una televisión y la noticia envuelve el planeta. El Comité Paralímpico se “mueve” y provoca un juicio contra todos los jugadores, los entrenadores, el director técnico y el tal Fernando Martín Vicente. Un Comité presidido por la ONCE y apoyado económicamente por esta organización, que queda como un poco mal. El periodista dice ahora que aquella ‘”exclusiva” fue una de las más desagradables que ha tenido que publicar en su vida. Pero según él valió la pena porque ahora los Juegos Paralímpicos se celebran con más limpieza. Un adalid. ¿No hubiese valido con denunciar todo antes de comenzar esa desdichada pantomima?

Carlos Ribagorda fue imputado por la Audiencia junto con los otros jugadores por haber cometido fraude pero antes de empezar el juicio los abogados llegaron a un acuerdo y se retiraron las acusaciones a casi todos los imputados. Carlos fue allí, a competir, en una misión puramente periodística y entre canasta y canasta fraguaba el artículo del escándalo, vaya concentración. No sé con qué disfrutó más. Si hay que ir, se va, y hubiésemos quedado fatal de no conseguir medalla; un equipo “capacitado” en desigual y deshonrosa competencia con los discapacitados. ¡Menudo cachondeo! Pero no, lo hicimos mal, aunque bien, o bien aunque mal, yo también me lio. Fernando Martín Vicente, el ideólogo, solo ha sido condenado a pagar 5.400 euros y a devolver el dinero que había obtenido fraudulentamente – 140.000 € – cosa que ya había hecho con anterioridad. Una vez fuera de los juzgados, por la puerta trasera, se monta en un BMW con chófer y desaparece.

¿Cómo es posible que nueve “jugadores”, carentes de discapacidad, y del correspondiente certificado oficial de minusvalía expedido por el Inserso o el organismo pertinente de la comunidad autónoma, se presten a cometer un delito de falsedad continuado? ¿Lo hacen por disfrutar de un viaje a Australia? ¿A pesar de que deben mantener el rol de discapacitado continuamente? ¿Si no hubiesen obtenido medalla alguna, habría denunciado igualmente el caso el periodista, una vez superado el trauma del ridículo? ¿No hubiese sido más fácil y discreto buscar un falso ciego para competir en tiro con arco, evitando, casi con seguridad, dar con un periodista ciego?

Esperemos que la picaresca sea elevada a disciplina olímpica o paraolímpica, nos íbamos a inflar a medallas de oro, y sin hacer ninguna trampa. Y que el resto del mundo no se ría, han quedado como el culo, que si no llega a ser por Carlos Ribagorda nadie se habría enterado de la “gesta”. Los directivos y presidentes de las demás federaciones y repollas internacionales van a lo que van, que es a vivir.

Fuente: lainformacion.com

Selección paralímpica de baloncesto con el oro en Sidney 2000. / efe
Selección paralímpica de baloncesto con el oro en Sidney 2000. / efe

3 comentarios en “Yo soy español, español, tralará

  1. Eugenio

    Creo que en esta España y por derechos puramente históricos, lo que resulta extraño y difícil para un cotizante es estar fuera de ese mundo español del bandolerismo.extendido y no cometer actos económicamente impuros.
    Lo quiere con IVA o sin IVA?. Lo quiere en “B”? Pero este es un caso”ejemplarizante” de los que claman al cielo!!. Derroche de fantasía….Viva el deporte, viva el pelotazo y sepan que también estoy aquí para forrarme…..

  2. Es que no hay día que no salga una noticia que nos retrate. ¿Cómo nos van a dar olimpiadas y otros eventos de responsabilidad? Parece que determinadas personas, cuando ocupan un puesto público, se estresan o deprimen si no defraudan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s