El perfil de Zaplana

Vaya lío que se montó en la Comunidad Valenciana con Canal Nou. Lo que estoy disfrutando. Espero fervientemente que esta “bomba” reviente en la cara y en la vida política del señorito Fabra, el presidente de la Generalitat Valenciana, porque se la fabricó él mismo, a solas con su irresponsabilidad. Este hombre pensó que tenía un Cine Exin en casa y que lo podía guardar en el baúl cuando se aburriera de usarlo. Para pasarse al monoppoly.

Allá por 1995 apareció Eduardo Zaplana, al que seguiría Francisco Camps, dos expresidentazos de la Generalitat, que convirtieron la RTVV en un NODO en color, para diferenciarse del otro; eran unos políticos muy modernos. “Desde el mismo momento que pisó la alfombra del despacho presidencial, en la televisión recibimos órdenes claras al respecto de cómo, o más bien desde qué lado, se podía grabar a Eduardo Zaplana”. Era consciente de que “tenía un perfil malo” y el que lo grabara, ojito. Zaplana se llevó al cortijo a un tal Vicente Sanz, el de “estoy en política para forrarme“. Tal era el chiringuito que este último está acusado de un presunto delito de abuso sexual en el trabajo y se enfrenta a 10 años de prisión. Las apabullantes victorias electorales de pp llevan a la relajación a sus dirigentes y premian a sus votantes con una gestión corrupta. Tanto que hasta el famoso Pablo Ruz, juez de la Audiencia Nacional, imputa a varios directivos de RTVV por la adjudicación a dedo a empresas vinculadas a la “trama Gürtel” de la sonorización de los actos celebrados con motivo de la visita del Papa a Valencia en 2006.

Si, el PP llegó al Gobierno valenciano y vió que la televisión tenía un agujero “normal”, de 16 millones de euros de deuda, una mierda de agujero. Aunque a una mierda así no se le hacen ascos si vale para rajar contra los predecesores socialistas y largar a los cuatro vientos las facturas que dejaron sin pagar en los cajones. Un clásico. Acto seguido, sin prisas pero sin pausas, comienzan a urdir una trama de verdad, no una de pacotilla. Sacan la lista de amigos, se rodean de “correas” y “bigotes” y se consuma el expolio a las arcas públicas para satisfacer las “mamandurrias” que la maquinaria del poder exige. La transformación es de órdago y en 18 años el roto se llama 1.200 millones de euros, 700 millones más que la suma de las deudas de todas las televisiones autonómicas. Un agujero marca de la casa. Un robo que exije cárcel. UN ROBO QUE EXIGE CÁRCEL. Un – ro bo – que – e xi je – cár cel.

No cabe duda de que pudo haber habido mamandurrias para todos, incluidos muchos de los trabajadores, es posible. Al llegar el pp eran 600 en la plantilla de RTVV. Para no liarla los mantienen, pero a la vez hay que atender al clientelismo y enchufar “a los hijos de”, a los poseedores del carné con gaviota, y así se triplica el número de trabajadores hasta alcanzar casi los 1800. A todo esto hay que ir sumando las cositas que surgen: 300 millones en la fórmula 1, 350 para el futbol, etc. Pero la materia prima, la noticia, la información, es estrangulada, como la del accidente del metro, justo cuando el Papa andaba por allí. Se habrán quedado sin batería en la cámara, sin principios en la conciencia. Les habrán dicho a los técnicos “coño, Juan, tranquilo, no te preocupes por eso, que las desgracias tienen alas, ya verás como se acaba enterando toa España y el resto del mundo de que aquí han muerto 47 personas, que 43 quedaron heridas (y que esa tragedia no es suficiente para encontrar un puto responsable).

La audiencia pasó de un 20 a menos de un 4%. Una vez ordeñada la vaca – el ciudadano – hasta secarla, una vez que la RTVV no tiene seguidores, cuando ya está satisfecha la ambición, se montan un ERE porque los males de todo, como siempre, es culpa de los trabajadores. El ERE es otra mierda hecha a prisa y corriendo. Tan corriendo y tan mal que el juzgado de lo social y la propia fiscalía lo tumban, le vienen a decir a Fabra “oiga, señor, yo no le digo que no sea necesario un ERE, pero hágalo como dice la ley, este se lo mando a tomar por culo porque es infumable”. Entonces, Fabra, en un arrebato pueril, propio del niño caprichoso que no le deja a nadie su juguete aunque se haya aburrido de él, decide cerrar la tele. ¿Cooomo? ¿Que tengo que hacer un ERE “legal“? Pues cierro. O mía o de nadie”. La hipocresía de Fabra también es marca de la casa. Dice que prefiere cerrar RTVV antes que colegios y hospitales, “con lo que cuesta readmitir a los despedidos se pueden construir 57 colegios y 60 centros de salud”, cuando los que existen están sin pintar y sin calefacción muchos de ellos. Apela a aquello que nunca tuvo, corazón. “El descenso del volumen de negocios en los últimos años hace que si se mantiene la plantilla los costes les desborden…que cuando se habla de dinero público hay que buscar la eficacia”. No imagino cuántos colegios y hospitales se hubiesen podido construir siendo, simplemente, decentes.

Alucino con estas declaraciones de “eficacia” por parte de los dirigentes de gobiernos y comunidades autónomas puestos ahí con el mandato de gestionar correctamente el dinero de todos y que al verse incapaces le dan la gestión de lo público a la privada ¿con permiso de quién? Lo que tienen es que largarse. No sé por qué no se actúa de oficio, por qué la justicia no les dice “señores, si ustedes no son capaces de hacerlo bien, váyanse, o les meto en la trena”, así de claro. ¿Su ineficacia la tienen que pagar siempre los trabajadores y los ciudadanos?

Pero, aparte de la “cópula directiva”, hay quien critica a los trabajadores. Puede que haya habido entre ellos muchos jetas, manteniéndose ahí mientras otros daban la cara y se la jugaban, denunciando la desinformación, los desmanes, como ha ocurrido, yéndose al paro o pasando con número preferente a la lista del ERE. ¡Qué triste, al final siempre consiguen que el mandado sea el responsable de todo!

La noticia del cierre y la dimisión de la plana mayor de RTVV genera un vacío de poder y propicia una rebelión con la que Fabra no contaba, y así, un monográfico contra el pp, realizado por los insurgentes, los trabajadores, triplica la audiencia. También preocupa mucho “los papeles y contratos” que los amotinados puedan encontrar y airear mientras no se endereza la situación. Cachean a los trabajadores la salida del centro, como si no hubieran podido hacer una foto con el smartphone o una cámara a cualquier papel sospechoso,  y no dudo de que hayan hecho unas cuantas. Para sofocar la revuelta el gobierno valenciano recurre a esa herramienta que tanto gusta a los tiranos o incompetentes para maniatar a la población: La Ley a medida. La ley hecha a contrarreloj, como el ERE, sustentada en el mantra: “La Generalitat no puede asumir -los costes- en unos momentos de crisis económica y en los que la escasez de recursos económicos le obliga a priorizar los servicios que se consideran básicos”. ¿Quiero esto decir que cuando supuestamente había recursos económicos se podía dilapidar, robar, hacer aeropuertos peatonales, montar tramas corruptas y todo eso que realmente supone el certificado de defunción de cualquier entidad pública que lo haga? A mi no me importa, siempre y cuando sean ellos los que se mueran y vayan al infierno, porque no me extrañaría nada que hubiesen comprado la voluntad de Rouco para que los ponga allá arriba, en medio de los angelitos, con la esperanza de no dar la nota.

Realmente hay otro enorme agujero por el que, paradójicamente, no entra ni el más pequeño de estos delincuentes: 0 responsables. Cero. CERO. Cé ró.

rtvv

Anuncios

12 comentarios en “El perfil de Zaplana

  1. Me parece dificilísimo escribir lo que escribes de la manera que lo escribes. No puedo dejar de admirarte. Sólo me sabe mal imaginarme el mal cuerpo que se te debe poner mientras recoplilas datos y montas el texto. Algo de este malestar se trasluce en tus líneas, pautas, grafías. Pero lo cierto es que tu habilidad para contar las cosas con tanta chispa como claridad no tiene precio.

    Cada vez me alegro más de haber dado contigo, porque es un lujo leerte.

    1. Muchas gracias, Mariaje. ¿Hay algún estlio que se defina como exageradismo?, porque lo acabas de llevar a la práctica 😉 Acertaste con lo del mal cuerpo, pero anda que no envidio yo a un montón de columnistas y escritores, empezando por tí, que dan rienda suelta a su materia prima, que no es otra que la creatividad. Te lo agradezco de verdad, y ya sabes de mi agradecimiento hacia ti por elempujón que me diste. Un abrazo

  2. Nacho

    Otro escrito magistral Antonio. Es cierto que es una lástima la pérdida de tantos empleos, pero también es cierto que muchos de esos periodistas de Canal Nou que hoy se despiertan como adalides de la verdad fueron en su día cómplices – con sus silencios y omisiones – de la situación en la que hoy se encuentran.Hoy les dicen a los valencianos : ahora les vamos a contar la verdad……; ¿reconocen entonces que hasta ahora contaban mentiras a sabiendas?. Para no ser excesivamente severos, hay que reconocer que todos tenemos miedos y sufrimos presiones y que algunos de estos comportamientos podrían ser “disculpados”, ya que hay que comer y pagar la hipoteca, pero es que……..ser cómplice de la situación durante más de 20 años…, son muchos años de complicidad, y especialmente en casos como los del accidente del metro. En más de 20 años – muchos de ellos de bonanza económica, aquellos periodistas que se vieron obligados a trabajar difundiendo mentiras y desinformando a sus conciudadanos, tuvieron ocasión de buscar un trabajo en otro medio más decente; claro está, si es que estaban en desacuerdo con las órdenes de sus “jefes de la Generalitat”. Quizás aquí vendría bien el dicho aquel de : el que con niños se acuesta, meado se levanta. Ya sabemos aquello de : primero vinieron a por los judíos, pero como yo no era judío……, luego a por los comunistas, pero como yo no era comunista……., al final vinieron a por mí y ya no había nadie que pudiera ayudarme.
    Un abrazo,
    Nacho

    1. Gracias, Nacho. Has puesto el dedo en la llaga, es cierto que hay que obedecer y tragar para llevar el mendrugo a casa, pero supongo que mola decir “yo curro en la tv valenciana”, aunque sea a costa de anestesiar la propia conciencia ante casos como el famoso accidente. He estado en muchas empresas, pero cuando acataba principios que no iban con los míos, comenzaba la búsqueda de una nueva. Claro que eran otros tiempos, y otras edades.

  3. Eugenio

    Enhorabuena. No se puede relatar mejor los destrozos de que han sido capaces los “politicos” del PP valenciano desde la llegada de Zaplana al Consell y sus sucesores.
    Ningun responsable y muchas consecuencias a pagar por el ciudadano.
    Ya solo espero que no vendan por un euro la television, como se hizo con el banco de valencia y se hará con el aeropuerto de Castellon.
    Los valencianos hemos perdido nuestros
    Bancos, Cajas de Ahorro y ahora nos quitan la palabra y la imajen. Pronto vendra el aeropuerto, la sanidad y la educacion…..y mas, mucho mas…esto es un chollo!!!

    1. Gracias, Eugenio. Ten en cuenta que estos mueren matando, no me extrañaría nada lo de la venta por un euro, que es todo un escupitazo a la tele. Amiguetes no faltan, sobre todo de esos que te sacan siempre el perfil bueno. Estos solo necesitan ocultar la realidad y que hablen bien de ellos, así que externalizan el asunto, se ahorran unas pelas y seguireis escuchando lo bien que lo hace vuestro gobierno.

    1. Paula, gracias. Aquí puedes arder sin ningún problema. Veo que el post lo tenías que haber escrito tú, como periodista que eres, conocedora del medio, valenciana de adopción y sufridora de recortes varios, incluidos los de la guardería de Xoel. Nosotros también estamos deseando veros. Dice la tía orgullosa que busques el dibujo que hizo con tres años. Moitos bicos igualmente.

  4. Paulinha

    Y aún nos queda la segunda parte, Antonio, porque si cierran la tele pública no van a desaprovechar las instalaciones y los equipos. Ya están organizando el tema para privatizarla “como dios manda” y que los amiguitos que les quedan recojan los restos del cadáver y se sigan forrando.

    De los trabajadores hay muuuuuuuucho que hablar. Totalmente de acuerdo con lo que dices, pero la gente que se quedó fuera del ERE no lo hizo por méritos profesionales, como te puedes imaginar. Sus “compañeros” afectados por el ERE (muchos con 20 años de oposición en la casa frente a los dos años de contrato sin oposición que tienen algunos de los que se quedaron) hicieron protestas, manifestaciones, ocupaciones de plató y todo tipo de barullo mientras ellos seguían sin levantar la cabeza de sus ordenadores; y esto no es nuevo, llevan haciéndolo años (los despidos fulminantes, lo que llamábamos”limpiezas étnicas”, llevan muchos años haciéndose en la tele con la connivencia de muchos que ahora, que ya están con un pie en la calle, piden la solidaridad de sus colegas) Yo estoy dividida, tengo claro que la culpa no es de los curritos, pero después de oír las historias de amigos y compañeros que trabajaban en la tele, de escuchar cómo las personas que trabajaban con ellos hacían el trabajo sucio sin ningún pudor e incluso hacían de espías y chivatos, desde luego no me compadezco de ninguno de los que salen ahora reivindicando la libertad de expresión y denunciando la censura. Como decía una amiga el otro día: a buenas horas mangas verdes!

    Vaya rollo que te acabo de echar, esto hay que discutirlo con unos quintos que es mucho más fructífero, en breve me comprometo a invitar a las birras y exprimir el tema.

    Por lo demás un gusto leerte, como siempre. Y muchas ganas de veros, Xoel muchísimas, está deseando que llegue diciembre para ir, no para de haceros dibujos, ya os haré entrega cuando vayamos en navidades.

    Pois nada, moitos bikazos gordos para todos!

    1. diego

      Estoy de acuerdo con mi señora Antonio. Los despedidos hace un año eran los disidentes. Estos que ahora reivindican con cara de tristeza fueron los más sumisos, los que bajaban la cabeza cuando silenciaron un accidente en el que murieron decenas de personas. Tienen nombres y apellidos y yo conozco a muchos de ellos. Estos ahora nos venden que son los baluartes de nuestro derecho a la información. Muchos amigos de Paula,y también míos, expulsados entonces, se llevan las manos a la cabeza de la gente que está abanderando esta “lucha”, los que les traicionaron cuando empezó el ere, los que nunca pelearon por la independencia y acataron órdenes sin rechistar. Esos vuelven inmediatemente a hacer lo mismo si les dicen que los readmiten. de verad son un paradigma de la sociedad valenciana que, tristemente , es así, aquí se llama meninfotisme. Yo miro para otro lado mientras no me toque. Ahora que no nos vendan que ellos querían hacer una televisión independiente porque no se puede uno resetear en tres días, eso es imposible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s