La franquicia Gamonal

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha decidido paralizar el proyecto del bulevar de Gamonal de forma definitiva. “Hemos entendido el mensaje”, ha afirmado. “La calle” también lo ha entendido: o se queman contenedores o no hay nada que hacer. Más que entenderlo el edil parece evidente que se lo hicieron entender desde las Altas Instancias, recién llegadas estas de EEUU, país al que le han vendido la recuperación y estabilización de España para que los fondos buitres aterricen sobre nuestros huesos. A Rajoy no le viene nada bien la inmediatez de esas declaraciones con el cariz de sublevación nacional a modo de clonación del conflicto de Gamonal. Más que nada porque una cosa es quedar como mentiroso nacional y otra bien distinta es meter a los americanos en el baúl de los tontos.

Le agradezco a Lacalle que haya reconocido errores en la gestión de la crisis: “Algo hemos tenido que hacer todos mal para intentar llevar a cabo unas mejoras para una parte de la ciudad y que los vecinos no lo hayan entendido así”. Lo que hizo fue mentir, engañar, dilatar, ocultar e ignorar a una parte importante de su pueblo para ganar tiempo. Al estilo Rajoy, pero claro, hacerlo tan bien como el maestro es complicado. Ya sabemos que la receta de la convivencia político ciudadana incluye la mentira en proporciones adecuadas. Ocurre que cuando ya nos toman por gilipollas crónicos la receta se convierte en un pienso diario de embustes con el que pretenden alimentarnos, y así no, así Gamonales va a haber a mazo. Lo del alcalde de Burgos – incluido su mea culpa – es un aviso para el presidente Mariano; todas las obras del gobierno que preside, su Avenida del Rodillo, ese bulevar del desencanto que le ha construido a la población – también sin consultarla – va a encontrarse con este tipo de respuesta, me temo. Y él lo sabe, sabe que Gamonal es una franquicia de éxito.

Agotado el 15M por la ineficacia de “estas son nuestras armas” la gente busca otras armas distintas. Está claro que el 15M ha conseguido cosas, y muchas que aún no se aprecian, ha germinado un montón de proyectos que solo el tiempo puede ayudar a ver. Ocurre que si el gobierno – local, autonómico o central – ve urgencia en todas las reformas que quiere llevar a cabo es lógico que la reacción ciudadana sea asimismo urgente y busque resquicios y escenarios en los que hacerse visible, hermanándose, por ejemplo, con cualquier descontento nacional que tenga su origen en el despotismo de nuestros representantes. Es una forma de optimizar el cabreo, porque todos nos sentimos pisoteados por este tipo de comportamientos que no hacen más que contribuir a que aumente el número de los que cada vez tienen menos que perder.

El conflicto de Gamonal ha provocado hasta el momento 50 manifestaciones en 20 ciudades, algo que pone de los nervios al gobierno, porque así no se puede organizar la adecuada represión. No es lo mismo una manifestación de 100.000 personas en una ciudad capital y esperarlos cómodamente con todos los efectivos policiales que 20 ciudades o pueblos con 5.000 indignados en cada una, eso no se puede manejar mucho tiempo, pero eso es lo que va a ocurrir a partir de ahora, la tónica. De entrada, el gobierno de Zaragoza habla ya de buscar consenso antes de abordar la peatonalización de una céntrica calle. No, Gamonal no ha caído en saco roto.

La gente está harta del rollo “eso no son formas”, y tal y cual, ante la quema de un contenedor o actos similares. Sin embargo, cuando el pueblo ha exhibido sus mejores formas, sus mejores palabras y argumentos, su comportamiento impecable ante tanto atropello, cuando ha agotado todas las vías del diálogo – o las que quedan se ignoran – y NO HA VALIDO DE NADA, precisamente para todos aquellos que abogan machaconamente por esas formas ¿nos pueden decir, entonces, cuales son las buenas formas? Las buenas formas es hacer exactamente lo que quieren, lo que les viene bien a ellos, no a los demás. Creo que a muy poca gente le gusta la violencia, pero si todas las demás alternativas puestas en práctica no dan resultado ¿qué hay que hacer?

La futura Ley de Seguridad Ciudadana del ministro Fernández cree tener todo atado y bien atado. Cree poder controlar las redes sociales y encorsetar el descontento popular con todos los supuestos de sanciones que se contemplan en ella, pero se equivoca mucho. Ese miedo a ser identificado y sancionado lo único que conseguirá es fermentar el resentimiento, y que cuando este gobierno, al que siempre se le va la mano, active la espoleta sin darse cuenta, por el asunto aparentemente más trivial, será la gota que desborde el vaso. Obviamente pensarán que la reacción ciudadana es desproporcionada para una tontería así, incapaces de ver el conjunto, el bulevar del desencanto. Miles saldrán a la calle sin improvisar, si avisar de su rabia y desesperación, sin que las fuerzas del orden tengan la información necesaria para coordinarse. Esos movimientos masivos y espontáneos que surgen como un sentimiento de supervivencia. Son imparables. Le ruego encarecidamente al ministro que analice con mucho detenimiento lo que está pasando en Kiev, contra la ley de prohibición de concentraciones aprobada por el Gobierno, similar a la que nos quieren imponer aquí.

Mientras tanto, hay unos cuantos partidos políticos que ahora aprovechan el conflicto de Gamonal como refresco oportuno a sus aspiraciones, que se alinean y dicen comprender el sentimiento ciudadano y su reacción, que salen en las tertulias y en los foros, pero que no han sido vistos en ninguna de las protestas de esos vecinos. Otro tipo de carroñeros.

Anuncios

3 comentarios en “La franquicia Gamonal

  1. Pingback: A propósito de Gamonal | Demasiadas palabras

  2. Otro tipo de carroñeros, si. Carroñeros es un nombre adecuado. Que tengas razón en lo de la franquicia. Que prospere. Hay mucho resentimiento, si. Mucho más del que se creen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s