Complexión atlética

Además de brutal, este es un gobierno de inútiles. Es el título de un artículo que resume a la perfección a nuestros gobernantes, en su transitar por la incompetencia y la mediocridad. Lo sucedido el pasado 6 de febrero, cuando un numeroso grupo de inmigrantes subsaharianos intentaba llegar a nado a Ceuta, invita a una reflexión que devuelve resultados espeluznantes. Dentro de nada seremos los españoles los que queramos alcanzar las costas de otros países, huyendo de un gobierno que, sin prisa pero sin pausa, ley a ley, mentira a mentira, se va convirtiendo en un Régimen que nos está arrebatando todos los derechos. Acojona tanto como un 23 F.

Estos señores y señoras que defienden bajo cruzada la vida de dos células creadas unos minutos después de la fecundación asisten a la agonía en el mar de un puñado de seres humanos de verdad y en lugar de socorrerlos y atenderlos, primeramente, como dictan todas las normas y protocolos en la materia, les disparan pelotas de goma, los aterran y, con esto, posiblemente contribuyen a su “muerte por ahogamiento”. Viene a ser un aborto muy tardío, practicado precisamente por los mismos que defienden a ultranza vidas que aún no han dado señales de vida. Su muerte vale, al menos, en efecto, para ponernos en alerta sobre el estilo de gobierno que estamos decidiendo aguantar. Para que la comunidad internacional se asombre un poco más con la marca España. Nadie podrá decir que estábamos desprevenidos.

El Director General de la Guardia Civil – Fernández de Mesa – dijo: “Eso es completamente falso porque eso sería inhumano. No creo que haya ni un solo guardia civil que utilice como blanco a un ciudadano que está tratando de subsistir, nadando como puede. Ni muchísimos menos trataría de echarle, por decirlo de una manera plástica, la mano al cuello para terminar de ahogarlo. No creo que haya ningún español que crea que la Guardia Civil, ningún guardia civil de España, fuera capaz de eso”. Yo al menos no lo creo, pero que nos digan entonces cómo los torturan al obligarles a cumplir una orden que va contra ese sentimiento. Que nos digan quién, cómo y en base a qué se decide disparar.

Frente a las versiones contradictorias, rehechas y reconstruidas con urgencia irracional por el Ministro del Interior – Jorge Fernández – y la propia Guardia Civil, con correcciones y hasta la miserable manipulación de imágenes de video para ocultar la realidad, ha existido otra versión de los supervivientes, invariable e inamovible, desde el principio, que difería completamente a la oficial y que acabó siendo, por desgracia, verdadera. Pero la palabra de unos negros indocumentados no vale de nada. Si no vale su vida, cómo va a valer su palabra.

Si, las explicaciones buenas fueron las del Ministro del Interior. Con ellas deslegitima a la máxima autoridad de la GC. Dispararon pelotas de goma por tierra y mar. Los inmigrantes tocaron suelo español (playa). Los inmigrantes fueron expulsados en caliente. Llevaban flotadores hechos por ellos mismos. Evidencias todas que habían negado tajantemente. Los inmigrantes se encontraron con una frontera humana, móvil, retráctil, formada por la guardia civil. Dice el ministro que no tiraron a dar, pero esa voluntad de no querer dar no implica que no des, que se lo digan a la mujer que perdió un ojo en una manifestación por una pelota de goma disparada “reglamentariamente”, sin querer dar. Añade que se actuó “con proporcionalidad y respetando derechos fundamentales”. Incomprensible. Si hubiera respetado los derechos, esa gente estaría ahora en un centro de internamiento, esperando su deportación para volver a intentar conseguir su sueño, pero lo que han conseguido es el sueño eterno. ¿Se hizo todo para evitar unos trámites administrativos? ¿Sale más a cuenta el trámite pelotazo-goma?

En cuanto a la proporcionalidad, imagino la escena: un montón de negros desesperados, algunos de “complexión atlética”, en palabras de Fernández Díaz , nadando 500 metros, desde Marruecos al “paraíso”, agotados, intentando sobrevivir en el agua, braceando como locos, aprendiendo muchos a nadar de urgencia. Empeñados en vivir. Debe impresionar tanto que no queda otra que dar una respuesta proporcionada. Entonces se utiliza el “último recurso”, reservado para acciones violentas. ¿De qué había que disuadir a esa gente? ¿De que no alcanzaran la playa? ¿De que no se empeñaran en seguir viviendo?

El ministro del interior contradice a su director general de la Guardia Civil y lo deja en pelotas de carne y hueso porque no dijo una sola verdad, con amenazas de querellas a todos aquellos que no tragasen con la versión oficial. Erre que erre con la mentira, que es el mayor talento de este gobierno. Que se querelle entonces contra su jefe ahora. Como queda por arreglar lo de las dimisiones que exige la más mínima higiene política en un caso así, el ministro del interior, después de dejar con el culo al aire a su subordinado, sale en su defensa diciendo que la información facilitada por Fernández de Mesa era ¡con los datos que tenía en ese momento! Evidentemente no tenía datos, o es que antes de tenerlos emite una declaración; eso es lo más benévolo que podemos pensar de él, que lo mismo los tenía y decidió mentir. En este país, quince muertes no es motivo suficiente para una dimisión, máxime cuando muchas de ellos, sino todos, podrían haberse evitado con una actuación bien diferente.

La declaración del ministro, con todas las correcciones, es una muestra de trasparencia para la vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría. No, Soraya, estás muy muy equivocada. Cuando se tienen 15 muertes en la mesa por supuestas negligencias de tu gobierno, lo urgente y prioritario es dar una explicación inmediata y cesar a quien proceda ya. A pesar de haber intentado ocultar la verdad por todos los medios, cuando no queda más remedio que atenerse a las evidencias, se atreve a llamarlo trasparencia. Sugiere, de paso, que puede haber deficiencias en la Ley de Extranjería y deja caer que es de 2005, que es como dejar caer la responsabilidad en el extinto gobierno de Zapatero. Pero no cambian la ley, a pesar de los problemas que les está causando. Cambiar una ley es, para ellos, más difícil que redactar un montón de atropellos y plantarlas en el BOE con la vitola Ley, como están intentando hacer con todas estas que nos van llevar al blanco y negro, a una alma en luto, si nadie – ¡Europa, por favor! – lo evita. Salvo la ley de leyes, la Constitución, que se tuneó en cinco minutos para saciar la hambruna de la banca, por obra y gracia del anterior gobierno con el total apoyo de la oposición, el PP. Si es que los negros tenían que ser banqueros y se evitaban pelotazos de goma, fronteras retráctiles y actuaciones más propias de países de los que proceden.

Y los euro-hipócritas de Bruselas con lo de siempre. Se preocupan y listo, ya está. Preocuparse es suficiente. Ah, bueno, y emocionarse. Con Lampedusa también se emocionaron mucho. Piden explicaciones e incluso exigen a España, además, que “garantice el pleno respeto de los derechos fundamentales en su cooperación con Marruecos”. Es muy fácil hablar. Si tanto les preocupa el problema que nos echen una mano, que se impliquen de verdad, no solo por twitter. España es una enorme puerta de entrada de inmigrantes “ilegales”, que, una vez aquí y descubierto que su sueño era una mierda, pueden elegir, con más tranquilidad, el país de la UE que más les plazca, sin los agobios de las pateras y los pelotazos de la GC. Ya me gustaría ver cómo reaccionaban en Bruselas si un día si y otro también tuvieran una avalancha de inmigrantes a las puertas del parlamento, recordándoles eso tan bonito de los derechos fundamentales. “La UE ha mantenido su política migratoria obsesionada con el blindaje de las fronteras por encima de cualquier consideración de tipo humanitario”, denuncian las ONG’s.

Un cuadro impresionista e impresionante, el que estamos contemplando desde lejos. Cuando acabemos por ver la imagen verdadera será demasiado tarde.

Ceuta

8 comentarios en “Complexión atlética

  1. Eugenio Mira

    Recientemente vi como se arrodillaban los policías de Ucrania pidiendo perdón a su pueblo.
    En España no se arrodilla nadie…por que en España nadie es culpable de nada.
    En España no sabemos,pedir perdón…siguen sin enseñarnos.

    1. Eugenio, a mi me valdría con que, símplemente, reconocieran los errores. Cuando vi el arrodillamiento de la policía ucraniana intenté extrapolarlo, como tu, a nuestra coyuntura. Inimaginable.

  2. Qué tristeza, qué tristeza. Cada vez estoy más convencida de que las bases de la Neolengua orweliana están siendo utilizadas como catecismo por la clase política. A mi también me gustaría ver esas maneras europeas si los mapas se movieran un poco.

    1. Qué gracia, hace poco que volví a releer 1984 y me sorprendí llegando a las mismas conclusiones que tu. Europa es solo una unión económica, el resto importa poco, paripé y listo. Ya viste como nos dejaron mangados en 1936, o lo que ocurrió en los Balacanes, etc. Reaccionan iempre sobre millares de muertos.

  3. Nacho

    Antonio, otro de tus comentarios acertado y duro, basado en una desgraciada y vergonzosa situación que lo es aún más. Cuando entre en vigor – si dios, o no se que hado, no lo impide- la nueva ley de Seguridad Ciudadana (Ley Mordaza), en la que ya van a prohibir hasta la menor de las críticas, habrá que tener cuidado con el tipo de comentarios que escribimos – unos mejor que otros, claro está – pues igual puede llegar a costar un disgusto personal. Estos tipos …dan miedo, tanto casi como todos aquellos que hacen posible, consciente o inconscientemente, que puedan tener poder para hacer lo que hacen.

    1. Gracias Nacho, por el comentario y por un recordatorio de prudencia, tan difícil de entender hace un par de años. Es increible comprobar como, poco a poco, aceptamos la resignación como dieta principal. Ya analizaré la ley, si sale, y volveremos a los tiempos de la Codorniz; para mi será un reto decir lo mismo pero con ingenio. Voy a ir ahorrando para una patera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s