“Todo el mundo quieto”

Allá por 1981 tenía un compañero de trabajo cuyo primo, uno de ellos, trabaja en la policía, creo recordar que en el TEDAX – técnicos especialistas en desactivación de aparatos explosivos. En alguna ocasión le acompañé al cuartel porque mi compa quería saludarlo y quedaba cerca de nuestra oficina. Escuché historias que acabaron por infundirme un tremendo respeto por su labor, imaginando la tensión que debían soportar en cualquiera de las misiones relatadas. No quisiera verme en su pellejo nunca. Un día nos invitó a pasar por su casa a tomar una copa, a su primo y a mi. Allí había otros colegas de cuartel. Cuando el alcohol empezó a privarle del sentido y de las formas, su mujer le dio un toque para que moderara ambas cosas. Como respuesta, sacó la pistola, se la puso en la cabeza y la invitó a que se callara, con un par de frases tan demoledoras como la misma visión del arma. Podría haber juzgado a todo el cuerpo por eso, pero no lo hice. A cambio, mi cuerpo, me pidió no verle más.

Visionando la brutal agresión, y sus consecuencias, sufrida por un grupo de policías rezagados, en la reciente manifestación del 22M, a manos, piedras y bates de unos tipos que han superado las peores y más criticadas actuaciones de la propia policía, sentí pena, lástima, rabia. Los ataques son inaceptables, condenables. Me vi con un casco puesto, muerto de terror, mangado, totalmente abandonado por mis jefes, no lo entiendo. “Todo el mundo quieto”, dice el Comisario Jefe. Me solidarizo con las peticiones de dimisión para los responsables de esta vendida. Los agentes, en un trance así, son tan carne de cañón como nosotros, visto lo visto. Los peones de una miserable estrategia. La delegada del gobierno, Cristina Cifuentes, se cansó de repetir que contaban con la presencia de grupos violentos, sabiéndolo ¿por qué se ordena no repeler la agresión?

El miedo se ha convertido en un bumerang y sería bueno que los antidisturbios reflexionasen un poco sobre los sentimientos de los que son apaleados legalmente por ellos. Por otro lado, ya que la orden de no moverse y aguantar carros y carretas se debe, según opiniones de los afectados, a la presencia de observadores de la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa) sería interesante conocer las opiniones de estos al respecto, pero no las he visto por ningún lado. O puede deberse a que ya empezó la batalla por la alcaldía de Madrid, o a la presidencia de la comunidad, y como la delegada del gobierno está en la “pole positión” no querrá meterse en fregados que manchen su expediente.

Que una institución armada y entrenada en técnicas y estrategias de lucha como es la policía no sea capaz de impedir que los violentos pasen los filtros, da cosa, no me lo creo. Que nos digan que estaban muy bien organizados es de traca. Los 1.750 agentes desplazados para el evento se equivocaron de objetivo vigilando estrechamente a los pacíficos. Los asaltados dicen que nunca habían visto nada igual, claro que “nunca” no quiere decir que no haya ocurrido antes. NUNCA tiene su frontera relativamente cerca, en la década de los setenta pasados, cuando agonizaba el franquismo, no tan lejos; allí las cargas eran de verdad, por ambos bandos, “grises” y “violentos”. Podría decir yo, que alguna presencié, que nunca había visto nada igual. Ni en estos tiempos. De momento, que se lo están trabajando.

Del 22M, día de las marchas por la dignidad, con un millón y medio de manifestantes, solo se habla de violencia, qué impropia asociación. Los protagonistas en los medios de comunicación han sido una muleta-pincho y un tirachinas con sus bolas de acero, armas empleadas contra la policía. Mentira, qué pena, también. El portavoz de UIP ha hecho una gira por las televisiones para propagarla. Le sumo aquel “coño, que soy compañero”, pronunciado por un policía infiltrado para alterar el orden, en una anterior manifestación, cuando iban a arrearle.

Posteriormente, el secretario de comunicación de la Confederación Española de Policía, CEP, en un ejercicio de honestidad poco común, admite públicamente que no se había hecho un trabajo de verificación de las fotografías mostradas, que no fue con mala intención, que se hizo para informar sobre la agresividad de los atacantes. Asumen el error; no contrastaron la información, la publicaron como le llegaba. Reconoce que lo ocurrido (agresión) se podía haber evitado con una buena planificación, por eso piden los ceses. ¿Qué hubiese pasado de no haber sido pillados? Pues que una mentira se hubiese convertido en una verdad. ¿Cuántas veces habrán hecho esta magia? Es lamentable que una institución bien valorada por la ciudadanía se auto desacredite a través de farsas así para hacerle el caldo gordo a unos políticos a los que les importan bien poco.

Las evidencias resultaron no ser tales. La manipulación informativa es total, esa es la verdadera guerra que el gobierno quiere ganar al precio que sea, incluso a costa de sus soldados. Todas las mentiras esconden una verdad. Se suele decir que la primera víctima de una guerra es la verdad, lo que lleva a concluir que siempre gana la mentira. Pero no se enteran de que en una sociedad de la información como la nuestra todo se revuelve. Manipulación llevada a cabo por unos servidores del orden a los que asiste la presunción de veracidad, que lo que dicen prevalece. Tengo que pensar – mal – y ver intereses turbios contra una manifestación que defiende distintas causas justas, no sectoriales, reduciéndola, tan solo, a unos hechos violentos con el fin, uno de ellos, de provocar el rechazo de la sociedad y allanar el camino a la ley de peligrosidad social que quiere imponer este gobierno. El miedo, siempre el miedo.

Diferencias con otros países: En la lucha contra la policía de Ukrania para derrocar un gobierno democráticamente elegido, por muy corrupto que fuera su presidente y colaboradores (cómo me suena esto) para instalar a otro político, nazi, las armas utilizadas en la matanza de polis para derrocar a Yanukóvich eran bien vistas aquí por muchos de los que ven ahora una atrocidad en lo ocurrido el 22M . En Venezuela, otro presidente elegido mayoritariamente por el pueblo, nos guste o no, en unas elecciones con todos sus observadores internacionales, está soportando un acoso por parte de muchos de sus ciudadanos, algunos de los cuales resultan muertos y pasan a convertirse en héroes o mártires para esos mismos.

Algo parecido ocurre con las guerras de cifras. Cuando la manifestación es convocada por grupos pro vida concurren 500.000, un éxito, y cuando se trata de la marcha de la dignidad, asisten 50.000, para la policía (ante los que ponen 1.700 agentes) Parece que Madrid estira o encoge según tenga que albergar a unos u otros. O con los heridos: en el bando manifestante, una pelota de goma disparada a corta distancia provocó un traumatismo craneal a un joven, otro perdió un testículo, pero a esto ya nos vamos acostumbrando, a lo que no lo estábamos era al contrario, que parece llamar más la atención. Esas fuerzas de orden que claman “está en nuestro ADN defender a los ciudadanos” se ceban con los pacíficos y permanecen estáticos ante los violentos porque reciben una orden de dejarse apedrear, de jugarse la vida. No entiendo entonces cómo, siendo tan disciplinados, deciden difundir las imágenes de la muleta y las bolas de acero sin tener permiso alguno ¿o lo tenían? No me lo creo. Cómo os han utilizado, muchachos.

Como he leído por ahí, mencionando a Joseph Goebbels “Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo al ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”. Las órdenes de no actuar dadas contribuyen al agravamiento de los disturbios. Si no hay manifestaciones no hay heridos (entre los cuerpos de seguridad) así que se impiden o penalizan las mismas y asunto arreglado, a partir de ahí ya puedo gobernar con las leyes, que produce una agonía más lenta y queda mucho más fino.

Qué bueno que ahora, debido a esta marcha por la dignidad, la poli pida la destitución de unos mandos que tan poca han tenido. Espero que no les llamen nazis. Qué facilidad tiene este gobierno para ponerse a todo dios en contra, incluso a los “buenos”, no aprenden la lección de otro M, el de fatídico 11M de 2004 y todas las descabelladas teorías conspiratorias que les llevaron a perder las elecciones. No entienden que la gente no es idiota y que las mentiras pasan su factura.

6 comentarios en ““Todo el mundo quieto”

  1. Antonio Núñez Torron

    Tengo 55 años, con lo que he tenido la oportunidad de vivir una y tantas situaciones junto a / frente a agentes del orden público que no tengo claro en que bando me situaría hoy.
    Estoy contigo en que resulta patético lo que argumentan las ¿autoridades? pero está claro que tiene una intencionalidad evidente, electoral o no, la de generar un estado de opinión frente a los manifestantes, o mejor, los motivos o lemas de las manifestaciones. Quieren callar al mensajero pues si cala en la calle las protesta y/o su causa, empezarán a perder espacio y argumentos.
    Pero no puedo estar con los agentes del orden público sin mas, no. No cabe defender ciertas actuaciones aunque sean esporádicas y muy personales. Para ello están ellos mismos, los que no están de acuerdo con la forma de actuar a la que les obligan o en las que se extralimitan. Si al ciudadano ha de exigírsele un comportamiento cívico, ejemplar, a los que nos protegen o tutelan, todavía mas, incluso en la forma de hacerlo. En el cargo está la responsabilidad.
    Los póliticos, los gestores de lo público y con ellos sus “instrumentos-herramientas” han de ser ejemplares en todo. No cabe otra.
    Circunstancias como las sucedidas en estos días pasados en las manifestaciones en Madrid y en otras ciudades, donde los manifestantes se han enfrentado a los violentos, son un claro ejemplo de que la mayoría exigimos nuestros derechos fundamentales, nuestros derechos que como ciudadanos no nos pueden quitar los gobernantes de turno. Estamos por encima de ellos. Los derechos y libertades fundamentales no pueden ser limitados, ni moderados al gusto de cada gobernante, y mucho menos para acallar la voz popular cuando se está pasando, literalmente, por encima de ellos. Haya o no elecciones cercanas.
    Saludos Republicanos.

    1. Antonio, mal anda la cosa cuando tenemos que mentar los derechos y las libertades continuamente, eso de que no nos los pueden quitar…a mi ya me gustaría retroceder tan solo 7 u 8 años y volver a tener algunos que ya no tengo, o que son low cost, o que teniéndolos no valen de nada. Y pensar que se habla de la Constitución todos los días…ojalá estos agentes del orden llevaran una “chuleta” en el bolsillo y la consultaran antes de sacar la porra, y se la mostrasen a quienes les dan las órdenes. El sueldo es cada vez más dificil de ganar, y más difícil también mantener el puesto, pero para todo hay un límite, y esta gente debería saber muy bien cual es. O sea, que estoy contigo, también.
      Saludos idénticos

    1. Gracias, Mariaje. Si esa razón se impone deberíamos celebrarlo, a medio camino, aquí o allá, da igual, me resultará más liviano trasladar el cuerpo, que el espírutu tendrá mucha fuerza y ayudará lo suyo.

  2. Eugenio Mira

    Efectivamente los hay que se SiGUEN creyendo que los ciudadanos somos idiotas y nos SIGUEN contando sus mentiras……y las mentiras siempre pasan factura…….. con IVA incluido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s