Elecciones europeas en clave infantil

En mi casa, de pequeños, éramos muchos a la mesa, hablo de la que sostiene el sustento. Con cierta frecuencia aparecían las pueriles protestas por la cantidad de comida recibida. Para ser más preciso, la cantidad era lo de menos. Lo de más era que otro hermano hubiera recibido una patata frita a mayores o no importa qué otra cosa a mayores. Si la visión de su plato se antojaba inferior al de otro había que proceder al recuento, con mi madre de árbitro, que se meaba. Aunque al final sobrara comida en el plato. Supongamos que a un niño le reduces la ración drásticamente, que le pones una docena de patatas fritas. Como el hermano tenga trece, ya está liada, aunque en esta ocasión pasen hambre y quede el plato reluciente. No es la cantidad lo que les importa, es la superioridad.

Cuando ya tuve hijos, y amigos con hijos, asistíamos a la misma representación, la comida, los chuches, los juguetes, los mimos, los cariños…siempre solía haber un “niño contable” al que no se le escapaba el balance negativo, aireando sus quejas. La envidia, los celos, esas cosas tan humanas y tan tempranas que la educación debe ser capaz de erradicar, minimizar o procurar que causen los menos estragos posibles. Si se llegaba al litigio, al insulto, al “tonto, estúpido, eres malo”, la réplica solía ser “y tu más”.

Todo esto me vino a la mente ayer por la noche, 25 M, cuando asistía a las declaraciones de los secretarios generales de los partidos “ganadores” y perdedores. El PP estaba contento porque en su plato había una patata más que en el del PSOE, aunque sea ya una patata caliente. Ellos a lo suyo, “hemos logrado duplicar la diferencia en escaños con el PSOE”, que la brecha se agranda, etc. Han ganado perdiendo, pero prefieren perder ganando. Siguen torturando la realidad para que cante victoria, pero ya no cuela ni entre sus filas. Apenas dos docenas de personas se congregaban a las puertas de la sede nacional del partido y no merecieron un saludo desde el balcón, o los saltitos de rigor. Apartaron discretamente la cortina para ver lo que había ahi fuera y la cantidad no merecía un tributo. Si están tan orgullosos del triunfo ¿por qué no salieron?, ¿por qué no admitieron preguntas de los periodistas?

En esta ocasión, el niño perdedor (Valenciano) no se rebeló y tuvo la decencia y la honradez de aceptar que había sido un mal resultado, una ración deficiente, más pequeña que la de su hermano. Informa de que de inmediato se reunirían y los analizarían. Un día después, Rubalcaba anuncia su retirada y la convocatoria de unas primarias abiertas. Lo mismo ha ocurrido en Cataluña con Pere Navarro, responsable del PSC. Las elecciones sí valen para algo.

Yo no he contribuido con mi voto al bipartidismo, esta burbuja también ha pinchado pero no se quieren enterar y lo pueden pagar caro. Esa alianza de la que se habló estos días entre el PP y el PSOE – “si el país lo necesita” – era ya una alianza de facto; en el parlamento europeo PPSOE votaron lo mismo el 73% de las veces. Los “socialistas” siguen perdiendo más que el PP a pesar de no estar gobernando porque desde la oposición no hacen nada, y el que calla otorga. No es un voto de castigo, es un voto de coherencia, esa que parece empezar a tener la población.

Hay muchas más lecturas nacionales. Fuera conviene estar pendientes de la ultra derecha, nos perdemos llamando populistas a los que fabrican un discurso diferente al de los partidos hegemónicos y estos se olvidan de que a sus espaldas se aproxima un peligro inquietante. En Francia, la cuna de las libertades, de las auténticas revoluciones, la dueña de la “liberté égalité fraternité”, ha ganado el Frente Nacional de Marine Le Pen. Su padre y fundador del partido dijo, la semana pasada, que el Ébola puede solucionar el problema de la inmigración en tres meses. No quiero ni imaginar que otros remedios guardan para cuando alcancen el poder.
..

 

6 comentarios en “Elecciones europeas en clave infantil

  1. Nacho

    Buen artículo Antonio, aunque lo del Ébola de los “lepenistas” no es una idea nueva. Hay un libro – no muy extenso, aunque si algo arduo – de hace una década más o menos, que se llama “Informe Lugano” de Susan George (antaño persona del “establishment” y hoy gran dirigente, colaboradora y activista de ATTAC), medio ficción-medio realidad, en el que ya se apuntaban cosas así para poder mantener el sistema capitalista-despiadado (en internet supongo que se podrá encontrar una sinopsis).Si no lo conoces, es recomendable echarle una ojeada y si atrae, leerlo. En cuanto a las elecciones, parece que si, qué “WE CAN”; y hay que ver que revuelo han formado con sólo un 8%. Cunde el pánico de cara a las Autonómicas y Municipales del 2015.

    1. Nacho, un placer verte de nuevo. No conozco el libro, lo buscaré, aunque supongo que no me hará reir y que yo bien podría ser el destinatario de una de esas cosas que dices. Si que he leido teorias acerca de cómo aligerar un planeta superpoblado. No entiendo, si liquidan a media humanidad ¿quienes les iban a hacer de siervos?. No habría ricos sin pobres. De todas formas, siempre he sospechado de quienes dan un giro tan grande, del establishmenta a la denuncia; el miedo también necesita delegados y manipuladores, es una herramienta más del poder.
      Si, no era nada lo del 15 M y fíjate como están creciendo sus hijos. La casta ya no engaña más que a sus ciegos votantes y esos se van muriendo. Estos que gobiernan ahora solo lo saben hacer a golpe de decreto pero no saben gestionar un parlamento sin mayoría absoluta, de consensos no tienen puta idea, ni ganas. Su pánico es mi tranquilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s