Día Mundial del Día Mundial

Pertenezco a una civilización que ha canibalizado otras para poder sobrevivir y por eso tengo mi cuota de responsabilidad en el “festín”. Gracias a Dios – o a quien proceda – está previsto el reparo y se han levantado cientos de altares para que nuestra conciencia ofrezca una ofrenda y regrese a casa a tiempo de cenar. Altares que son una extensa relación de todo aquello que debemos reparar, tarea tan ingente que posiblemente quede para otra civilización, aquella capaz de corregir nuestros errores, aunque sea a costa de llevarnos por delante.

El calendario de desagravios, plagado de señaladas fechas, nos indica el Vía Crucis de la Humanidad. Tras cada Día, Día Europeo, Día Internacional, Día Mundial o Semana, que encabeza cada cita, me pide el cuerpo añadirle de escolta un Ora Pro Nobis. Existe el Día a secas: Día de Conmemoración de todas las víctimas de la guerra química, de las Naciones Unidas para los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional, de los Derechos Humanos y el Día Forestal Mundial. Ora Pro Nobis.

Luego está el Día Europeo: Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos, de la Depresión, de las Víctimas del Terrorismo, de los “sin techo”, de Protección de Datos. Ora Pro Nobis.

Le toca el turno al Día Internacional: Día Internacional contra el cáncer, contra la esclavitud infantil, de Apoyo a las Víctimas de la Tortura, de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, de información sobre el peligro de las minas, de la Abolición de la Esclavitud, de la eliminación de la discriminación racial, de la Madre Tierra, de la Mujer, de la Preservación de la Capa de Ozono, de la Seguridad de la Información, de las Personas con Discapacidad, de las Poblaciones Indígenas, de los Derechos de los Animales, de los Desaparecidos, de los Niños Inocentes Víctimas de Agresión, de Reflexión sobre el Genocidio cometido en Ruanda, de solidaridad con el personal detenido y desaparecido, del Pueblo Gitano, en contra de la explotación y tráfico de mujeres, para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, para la Erradicación de la Pobreza, para la prevención del suicidio, para la Reducción de los Desastres Naturales. Ora Pro Nobis.

Subiendo en la escala encontramos el Día Mundial: Día Mundial contra el Trabajo Infantil, contra la Pena de Muerte, de la Alimentación (hambre), de la Justicia Social, de la Libertad de Prensa, de la Lucha contra el SIDA, de la No Violencia, de la Salud, de la Salud Mental, de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, de las Enfermedades Raras, de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, de Tolerancia Cero a la Mutilación Genital Femenina, de Toma de Consciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, del Árbol, del Medio Ambiente, del Refugiado. Ora Pro Nobis. Y, aleluya, hay una Semana del Desarme, queda claro que para esta tarea hacen falta seis días más. Ora Pro Nobis. En una ocasión fui con mi padre a un sastre a recoger un traje que había encargado. Son 23.450 pesetas, le dijo aquel, y de inmediato corrigió, “bueno, 23.400”, a lo que mi padre respondió: “no, si a mi lo que me preocupan son las 23.400 primeras”. Con este tema siento algo parecido, me preocupan los 364 días restantes. En un solo día no se muere nadie y en el olvido de los otros tres dígitos, millones.

Hay muchas más efemérides, prácticamente una por día, más información en este enlace. Me ha llamado la atención que los meses con menos “días de” son enero (6), julio (2) y agosto (7) y deduzco que el remordimiento también necesita vacaciones, así como todas aquellas personas entidades e instituciones, agencias publicitarias, televisiones, redes sociales, millonarios anónimos, que hacen negocio con nuestro mal cuerpo para que parezca que los malos somos nosotros y que ellos controlan la situación, y los votos. Dejo al margen otros días puramente comerciales, el día del padre, el de la madre, el de los enamorados, que más que ese día es un Agosto para el que inventó la idea y una memez para muchos. Curiosamente no he visto ningún Día Mundial de la Iglesia en causas tan llenas de cruces, ya sé que va por libre.

Que sepáis que hay un Día Internacional de la Solidaridad Humana, un Día Internacional de la Paz, un Día Mundial de la Felicidad, un Día de No comprar Nada, un Día Europeo sin coches. Que en Paz Descansen, como todos los demás.

En el mismo calendario hay un par de fechas que se han enamorado y contraído matrimonio: Día Internacional contra la Corrupción y el Día Internacional de la Democracia ¡vivan los novios! Resumiendo, todo esto me lleva a celebrar con energía el Día Mundial de la Rabia, que asimismo comparte agenda con los citados, aunque referido como podéis imaginar a esa enfermedad que se transmite a través de los animales y no a toda mi ira por tanta hipocresía, que no tiene Día mundial, a cambio tenemos el Día del Orgullo Friki, lo juro, que vete tú a saber si no se refiere a los que están detrás de tanto día y tan poco resultado.

Este artículo fue gestado en la noche del 5 de junio de 2014, Día Mundial de Medio Ambiente, tras visionar (TVE2) un documental de extraordinaria belleza y que por desgracia lleva aparejada a una infinita tristeza, creo que ese es uno de sus fines, ya que se trata de un reportaje denuncia, que según su autor, Yann Arthus-Bertrand, no ha servido de mucho. Si no vale ese impresionante testimonio ¿para qué coño queremos tantos “Días de”?. Si tienes tiempo y ganas ponlo, míralo con tu mejor pantalla, escúchalo con tus mejores auriculares y lanza un Requiem. Somos un instante tan insignificante que no tenemos ni la categoría de efímero, pero es suficiente para devorar el planeta que habitamos. Mejor solución, se me antoja, sería no resistirse y desaparecer antes que prolongar esta agonía y contribuir al canto de la estupidez supina. Lo dice un avestruz.

Un Día Internacional del Beso para tod@s, lo he pillado en el calendario y lo reparto.

Enlaces:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/docufilia/docufilia-home-historia-viaje-1-parte/2600954/
http://www.rtve.es/alacarta/videos/docufilia/docufilia-home-historia-viaje-2-parte/2601014/

10 comentarios en “Día Mundial del Día Mundial

  1. Pingback: Virgencita virgencita… | Icástico

  2. 😀 😀 😀 Hay días en los que hay overbooking de efemérides. Antes se celebraban los santos patronos en los pueblos católicos, estoy vendría a sustituirlo. Y por cierto, ¿San Google que día es? Porque ese yo si que lo celebraré 😉

  3. Tienes razón, parece letanía. Hay tantos “días de” que no sabía que existían. Por último me gustó mucho la frase de tu padre, está para reflexionar. Saludos desde el otro lado del charco.

  4. Bueno, había escrito en el móvil y se me ha borrado. Voy otra vez.
    ¡Menuda recopilación!
    Me he visto retratada en tu artículo. Cuando veo un documental de la naturaleza, cada vez más tengo sentimientos encontrados: admiración, tristeza, rabia, culpabilidad, Una ternura infinita por las víctimas del progreso humano. Me pregunto si los verdugos encontraremos antes otra casa para destrozar, o la que tenemos decida defenderse y nos gane la batalla. No debería ser una batalla, pero parece que sólo entendemos la guerra. ¡Qué bien lo has descrito!

    1. Gracias, Mariaje, así lo siento yo también. Los pocos paraisos que puedan quedar van a ser disfrutados en exclusividad por los mismos que se han cargado el planeta. “Homo homini lupus”, el hombre es un lobo para el hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s