No te rías que es peor

No debe quedar palabra o frase que colocar en una crónica sobre el horror parisino de estos días para hacerla tan descriptiva, tan dura, como la propia realidad vivida. Por desgracia, ninguna esquirla de metralla literaria producirá bajas en las filas de la locura, tan bien pertrechadas. De entre todas las medidas que se tomarán espero que se incluya la creación de “Psiquiatras sin Fronteras”, me da igual si es una ONG o un cuerpo de élite propuesto por los gobiernos temerosos, que deberían ser la mayoría. Las consecuencias serán: mucha más policía, mucho más ejército, mucho más control y mucha menos libertad, eso ya lo sabemos. Todos seremos potencialmente sospechosos menos los sospechosos de verdad, que a buen seguro son bien conocidos. Y presuntamente intocables.

En el camino que va de “Yo soy Charlie” a “Yo no soy Charlie” poco o nada ha quedado por decir, por expresar. Miles de posturas y postureos se han exhibido en este duelo. No sé qué haremos en el siguiente. Hecha la autopsia a la libertad de expresión, va a resultar que padecía de esclavitud. Parece que vivimos en un reino de ciegos gobernado por sordos. Estamos en 2015 hablando de religión (de dinero y de poder). Alucinante. Un instrumento, una arma que no necesita licencia, solo un cursillo de fanatismo para convertirla en letal. En la era Terminator, en la era virtual, andamos con esta enfermedad. Portamos un gen de títere. Somos movidos por un puñado de familias poderosas que manejan el odio por control remoto para garantizar sus intereses, sean cuales sean, sin resultar salpicados. Se congratulan viendo cómo sus marionetas, su ejército de “involuntarios”, reproducen fielmente el guion que ha sido escrito. Nos ven agitar la banderita de color correspondiente a cada “primavera” (acaban siendo todas negras) que organizan para que corramos detrás de la zanahoria de la libertad. Para entretenernos. Para despistarnos. La libertad nunca se tiene, solo se desea. Cuando nos la prestan, enseguida nos la quitan, bruscamente, para que suframos mono y, de esta forma, sigamos siendo útiles a sus causas.

Devoramos información manipulada, alterada, imaginada. Intoxicada. Hay que vender a toda hostia, no hay tiempo para buscar verdades, y menos detenerse en ninguna, además, ¿qué íbamos a hacer con ellas? Y formamos sólidas opiniones, creemos, a toda leche también. Opiniones de ciudadanos a granel, ciudadanos genéricos, de ciudadanos prescindibles. A un instante de horror le sigue una condena, a perpetuidad, de nuestros derechos. Tras cada masacre se le hace un nuevo torniquete a la seguridad. Por ella estamos dispuestos a todo, a que nos escaneen en los aeropuertos y se rían de nuestras siluetas, a que nos pinchen los aparatos, a que nos graben. A la mayoría no le importa, dice no tener nada que ocultar. NADA. Tras cada atentado unos pierden su sangre. El resto va dejando su reguero de identidad pensando que existe una barrera infranqueable que aún preserva algo de cada cual, no sé qué. Mentira. Hay que controlar al individuo, uno por uno, no al traficante de armas, no a quien se forra fabricándolas bajo mercenarios pedidos, no a quien se enriquece en la bolsa apostando sobre este valor tan seguro. La barbarie reporta buenos dividendos. Si, control al individuo, no a los gobiernos o poderes que financian la sinrazón. Al planeta lo transforma la naturaleza. O la pólvora.

Cualquier tipo de terrorismo aviva los rescoldos nunca apagados de los “ismos”. Llamémosle “titerismo” o “sincerebrismo” (así practico el terrorismo lingüístico, que también existe). Se doma mejor a la masa que a un lobo solitario. Lo primero que pierde la masa es el intelecto, este queda en manos de un sicópata sin control. Una bomba. Conviene acabar con el humor. Que solo queden lágrimas. De pavor.

Anuncios

14 comentarios en “No te rías que es peor

      1. Gracias por los halagos, termino de leer toda esta historia porque tampoco me mantengo al margen de la realidad o lo mas parecido a esta. Bueno no se que decir porque me tirareis de la lengua a buen seguro 🙂 que todo sea por que quede constancia de los hechos.

  1. Antonio

    Querido Antonio,
    mas de lo mismo pero ya duele demasiado.
    Coincido plenamente contigo, pero como siempre, y como dice Majelola, tu capacidad de profundizar en el análisis con palabras tan sencillas me hacen visualizar una realidad de la que no se si quiero seguir siendo consciente.
    Opino como vosotros, Orwell era un apóstol del futuro, o era un humano tan consciente que podía elucubrar sobre el destino que le esperaba a los humanos que le rodeaban.
    También me duele la cordura que me invade, y ese dolor me hace ver la locura como un refugio en el que residir hasta que la realidad me obliga a retornar para convivir con los míos y sus realidades, tan duras, pero quizás no tan conscientes como la mía.
    Todo está preparado, medido, calibrado. Provocan dolor, justo el dolor que nos haga creer que el bálsamo que nos aplican es el que corresponde. En el camino recortan nuestras libertades, nuestra capacidad-necesidad de crear y de creer. Todo lo han de controlar.
    ¿Quien no está convencido de que todos estos actos ¿terroristas? no son fruto de una planificación de como infligir a una sociedad miedo y dolor para que asuma sus medidas.
    Nuestro no-ministro (el que concede medallas a las vírgenes) argumenta que sus medidas aportan seguridad frente a los antidemócratas que se “aprovechan” de nuestra naturaleza-sociedad democrática. Carajo de ministro.
    Las escenas de París, unas y otras, solo son demostrativas de como se manipula a los actores y a los espectadores. Son puro cinismo e ironía.
    Para colmo viene Francisco, que se va “colocando” donde me temía y dice que la libertad de expresión en materia de religión tiene límites. Coño, algunos ya lo sabíamos. Los que no creemos hemos sido amordazados desde que nacimos, nos quieren amordazar día a día.
    ¿Se pregunta “Su Santidad” por que en materia de religión la libertad de expresión no es un derecho fundamental? Será capullo o tiene amnesia sobrevenida? Que hizo y hace SU iglesia con quienes se oponen o la niegan? Carajo.
    Pero el colmo es su referencia a su “mama”. !Coño, un puñetazo! ¿Y las mamás de los calificados “cariñosamente” de infieles, herejes, pecadores, etc., donde y como manifestamos nuestro “desacuerdo”. Sus palabras son claramente representativas de su ideología. La libertad de expresión es ese espacio existente entre “mi mama” y los demás. Carajo!!!
    Ya se enterará de las consecuencias.
    Apertas Republicanas.
    Antonio

    1. Acabo de escuchar que Obama culpa a Europa de no haber sabido integrar a los musulmanes. Manda huevos, “consejos vendo y para mí no tengo”, véase el follón que tienen con los negros, por haberlos integrado tan cojonudamente, o las grandes desigualdades que presenta EEUU. Como dices, todo está preparado, medido, calibrado, pero nos hacen creer que la solución está en nuestras manos (siempre que les guste). Del no-ministro ya no comento, solo puede sorprenderme a peor. Pero lo del Papa…a este le tuvieron que dar el toque. A Lurdes le pasa como a tí, se acabó la vigilancia que le tenía, ya se “colocó”, no vale la pena seguir perdiendo el tiempo analizándolo, al final está claro que la estrategia es “cambiar para que nada cambie”, y con sus recientes declaraciones lo ha dejado como el agua. De inmediato le han restregado lo de la pederastia, lógico, a mayores de lo que hizo SU iglesia con quienes no comulgan, como comentas

      Yo respeto todas las creencias y religiones, pero me toca los cojones que ellos no lo hagan y me digan sobre qué y cómo tengo que opinar, aquí incluyo a todos los inmigrantes que residen en nuestro país y se fuman nuestras leyes y normas (lo de la vestimenta es una) pero quieren que respetemos las suyas. La cuestión, Antonio, es que lo están consiguiendo, el retorno del miedo es un hecho, pocos van a querer mojarse libremente si la respuesta es una bala, fíjate la reacción turca por las nuevas viñetas del Charlie Hebdo. La locura siempre gana. Así que tendremos que volvernos locos. Todos nos enteraremos de las consecuencias.

      Apertas Republicanas.

  2. Nacho

    Efectivamente – y descontada la barbarie de los atentados parisinos – henos asistido a un esperpento que dejaría a Valle Inclán como un neófito. Hemos podido ver a nuestros líderes europeos condenando el atentado y defendiendo la libertad de expresión, del brazo de personajes como el presidente de Mali, de Turquía (país del mundo con más periodistas encarcelados), de Rajoy, que cual Mariana Pineda se envolvía en París en la bandera de la Libertad de Expresión, mientras en su país nos impone la Ley Mordaza, permite que se lleve a cómicos ante tribunales, etc, etc. En fin, de estos líderes que unos días desfilan lamentando la muerte de conciudadanos, y otros – los más – alaban, aplauden, cenan y pelotean a líderes de otros países – como Arabia Saudi, Emiratos, etc – que con su dinero sufragan los gastos de esas estructuras terroristas; lideres de paises europeos que venden armas a esos traficantes que las usan para masacrar a los ciudadanos de a pie en cual quier calle de cualquier ciudad, etc. Los terroristas franceses estaban fichados, algunos juzgados y condenados por actos de ese entorno, pero algo a fallado en el sistema de control a los servicios de inteligencia franceses y europeos, para que ocurriesen los atentados. En lugar de analizar qué falló y poner medidas correctivas para evitar recidivas, es más fácil aumentar los controles sobre los ciudadanos, internet, prensa, etc., en fin, controlarnos más y más para que no nos descarriemos. Podían hacer un lobby europeo para presionar a Arabia Saudi, Emiratos, etc…., pero………son amigos y lo más importante: adinerados, con los que nuestros gobernantes tienen intereses de país y a buen seguro, personales.
    Cuando con 18 años leí 1984 de George Orwell pensé: Vaya tipo, ¡ qué imaginación !. A los 30 me fui dando cuenta que no andaba descaminado, y a partir de los 40 me di cuenta de que el tío, fue un verdadero profeta. El gran hermano nos vigila, reescribe la historia y hace lo que tenga que hacer (y ahí se incluye “todo, y digo TODO, lo que tenga que hacer”, para el control absoluto de los ciudadanos y su pensamiento.

    1. En efecto, Nacho, comentario muy certero y reflexivo, no te has dejado nada. Hemos asistido a una euro gala de la hipocresía y el cinismo. Ya viste lo que pasó con Gadafi, qué amiguitos eran y cómo “lo acabaron”. Lo tienes tan claro como yo respecto a los terroristas franceses y las responsabilidades que vamos a depurar los no culpables en lugar de los que fallaron tan estrepitosamente. Pero para eso estamos, para cargar siempre con los errores ajenos.
      Hace poco que he vuelto a releer 1984 y, como a ti, me parece una crónica de rabiosa actualidad. ¡Qué momentos estamos viviendo de la Historia! Y siendo conscientes de que caminamos hacia un abismo conocido; esta cordura va a acabar por volvernos locos, porque nada o poco veo que podamos hacer (y ellos TODO, como bien dices). Increíble, el cerco se estrecha sobre la humanidad, no sobre quienes manejan y diseñan estas barbaries. Tengo la sensación de que hay cientos de frentes que avanzan a toda máquina…hacia nosotros. El tiempo se está desbocando.

  3. Soberbio articulo, en el mejor sentido. Filosófico. Pero filosofía de praxis, no estratosférica. No hay paja, el texto es magro y requiere una buena dentadura para masticarlo. Cada frase es un bocado, amargo si, pero así son las hierbas que curan. Cuando te leo atisbo una hondura, una profundidad de análisis en cuyo espejo me veo superficial. Siempre me lo parecí junto a ciertas personas. A todas ellas las admiro como a ti.

    1. Muchas gracias, Mariaje. Soberbio comentario, me gusta más que el post, viniendo de quien viene. No tengo materia de filósofo, aunque me gusta la filosofía. Lo que tengo es cansancio, la paja sobra en una alma herida, rasca, escuece. Ya me gustaría curar con las palabras, por mucho que hubiera que masticarlas. A veces fantaseo con alguien capaz de conseguirlo, así soy de idealista, casi me gusta más que convertirme en un hombre invisible, otro de mis desvaríos. Del resto, ¡ojalá hubiese ido por la vida reclutando gente tan superficial como tú! Los humanos habitamos en la superficie y nos empeñamos en enterrarnos. Un abrazo para una admiradora admirada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s