Canalillo

Stop al canalillo. La noticia no da para mucho, o eso parece, así que no me voy a extender. Para mí, la Semana Santa nunca fue semana ni santa. A lo sumo cuatro días y el resto a currar, y si me apuras, de esos cuatro, dos de ellos, como quien dice, uno de ida y otro de vuelta, se me iban en atascos y en improperios o juramentos, nuevos y viejos, dedicados a la madre o al padre del colosal e inevitable atasco en aquellas carreteras de dios y en la actualidad de Fomento, o nuestras si es que han sido rescatadas. Eso si había tenido la santa idea de pillarme unas vacaciones, fuera o no a exhibir la Fe en fila india en una procesión ad hoc, que nunca fue el caso. Tacos en conserva, ojo, dentro del coche, que soy muy respetuoso con las fes ajenas, allá cada cual con sus “cristos”. Santa, lo que se dice santa, tampoco, solo lo fue por obligación, en el tramo tardofranquista que me tocó vivir, vamos, una santidad de paripé; de no comer carne, no salir de juerga (todo estaba cerrado) y otras talibanadas.

A lo que iba, en Alicante, la Junta Mayor y Hermandades del asunto procesional o lo que sea van tomar medidas de género, solo afecta a las mujeres, más concretamente a las impúdicas, y dentro de las impúdicas a las que lleven canalillo, a ver, llevar lo llevan casi todas, a las que lo luzcan, quiero decir, y a las más trasparentes, fíjate tú. Y a las de boquita de fresa. Y a las que porten falda corta. Como tengan la ocurrencia de llevar el kit completo pueden quedar como un putón, con perdón. No importa si estafaron a un preferentista, o apoyaron leyes pro desahucio, o aplaudieron a Morenés mientras se reía de una protesta por acoso sexual a una mujer en las filas de su ejército, o le sueltan un “que se jodan” a los parados sin prestaciones, o se presenten a alcaldesas de Madrid habiendo apadrinado antes a una legión de corruptos y mil canalladas más, esas son otras impudicias. No importa si eres varón y se te subleva la verga en el pantalón. Tampoco importan las llagas, la sangre, heridas, espinas, lágrimas y todo el catálogo de dolor y sufrimiento que acompaña a cada imagen. Ni que un costalero lleve una curda de campeonato, trabajada relevo a relevo en el porte de su paso. Es la carne, carnosa.

Me imagino al batallón de censura en plena faena, escudriñando a fondo tetas, labios y muslos, evaluando si un centímetro de más de chicha al aire merece la expulsión de la fila, ante miles de ojos, de una mujer “indecente”. Supongo que serán de la sección femenina; dura prueba si son de la masculina. Cuanta santa estupidez en nombre de Dios.

Artículo relacionado: Sobrediosis

Anuncios

30 comentarios en “Canalillo

  1. Eugenio

    Me gustan los canalillos y me gusta como escribes ….me haces sonreir y eso es oro hoy en dia….con tanto “canal de la mancha” que hay por ahi….Hoy estaba viendo aqui en Valencia, una falla que estaba Bárcenas y los cuarenta ladrones……a mi se me ha escapado ..”coño si solo fueran cuarenta….se podría soportar”!! y un matrimonio que estaban a mi lado, dice el, ..”si los de las tarjetas, solo la directiva eran ya mas de ochenta” !!! Y hoy he oido esa maravillosa comparacion de hacienda del PP con caritas y me he acordado de ti…pensando que esa comparativa se merece unas palabritas de Icástico.

    1. Eugenio, yo, con el PP, Caritas y Hacienda ya sabes que me monto un trio enseguida, pero ya estoy cansado de darle caña a estos mangantes. Cada vez que escucho una boutade de esas me salta el relé bloguero y tengo que ponerme un límite o estoy todo el día a ello, y me enveneno, para más Inri. Felices fallas, abuelo feliz.

  2. A mí me preocupa el tema técnico… ¿cómo se determina que un canalillo es inadecuado? ¿ángulo? ¿volumen? ¿se va a desarrollar una app para medirlo…?

    1. Se determinará por la pasión o el deseo que despierta, luego habrá que estar más atento a braguetas que a canales. Ya que vivimos en un estado de show permanente podría ser el público el que votara (mediante la app que propones) qué canalillo le pone más cachondo y si este es el criterio para expulsar a la provocadora. Absurdo por absurdo es lo que propongo (ánímate a sacar esa app, igual te forras, luego se podrá extender a otras áreas, lugares de trabajo, iglesias, ambulatorios médicos y cualquier otro sitio en el que un canalillo resulte incómodo, provocador…e indecente)

  3. A ver, que yo de ciencias no soy, que los más que me suena eso del canalillo es a los de Ingeniero de Caminos Canales y Puertos USB. ¿De qué canalillos habláis? porque a mí en principio, y así, si darle muchas vueltas me salen con cuatro o cinco, que por cierto, ninguno es canal de comunicación

    1. Manuel, este canalillo no tiene ninguna ciencia, tranquilo. Quizás tenga más de USB, por aquello de que Usted Sabe Bien de lo que hablo, caballero. El canalillo al que me refiero es un desfiladero que transcurre entre los pechos de una mujer, y por el que se precipitan muchos deseos que los cofrades pretenden evitar. A mayor volumen de gemelas más evidente se hace el surco. Si queda muy a la vista se da en llamar escote, no de esos de pagar una pitanza entre todos quienes la hayan degustado, que por eso me prestaba yo ávido a pagar. En el fondo no deja de ser un canal de comunicación, porque conecta una imagen muy visual con el ansia de sucumbir a los apetitos que despierta, a la pitanza.

  4. etarrago

    Eso del canalillo ha dado mucho que hablar por aquí, por La Terreta, icástico, el caso, no obstante es que la realidad ha llegado a las procesiones. Antes eran muy aburridas, ahora estaban empezando a ponerse bien. Lástima, lo han cortado de raíz, ya nada será como eran las de los últimos años donde ya había pocas beatas y sí muchas bellezas que por aquí se llaman Belleas como en Valencia se les llama Falleras. La pregunta que nos hacemos es si se cambiarán el traje de Bellea o dejarán de ir a las procesiones.
    En cualquier caso te diré que la semana santa me pirra y no por su Santidad, nada tengo contra quien así la vive, pero yo la vivo como vivo las Fiestas de Moros y Cristianos. Creo, sinceramente, que es en eso en lo que se han quedado. Tapeo fino, buen vino, un “jartón” de andar, ver desfilar a la niña de la prima, mucho turismo, mucho incienso … mucho folclore … mucha música procesional que nos devuelve a la infancia … una gozada.
    Un abrazo-e.

    1. Interesante aportación semántica sobre Belleas y Falleras, que desconocía. Empezaba a gustarme algo el ambiente procesional, precisamente por lo que ahora prohíben. También me gustaban como te gustan a ti, tapeo, “jartón”, ambiente. De hecho espero pasarme parte de la próxima en Santiago de Compostela, haciendo justamente eso, que me pilla cerca y en donde tengo alojamiento familiar. Por cierto, he tenido la suerte de ser invitado en alguna fiesta de Moros y Cristianos y me lo pasé fetén, hace muchos años, tantos que debería repetir. Otro abrazo de esos.

  5. Como no pueden darle al canalillo con la verga, se consuelan con el vergajo a modo de irrumación canina, que lo de Onán es pecado y el clítoris llama al diablo dicen.

    Luego, ya más adelante se apalabra un ático king size de luxe powerful, unos catequistas de la obra y a refocilarse en el santo oficio.

    Me comenta un amigo que él no respeta las religiones, porque sería como respetar las chorradas de cuarto milenio y porque el respeto se gana. Pues me está convenciendo oiga…

    1. Xosé, no metas frases mal sonantes aquí, como esa de “ático king size powerful”. Vaya desparrame, el tuyo. No está mal el criterio de tu amigo, tiene razón, pero una cosa es el continente y otra el contenido, es decir, una cosa es la religión y otra sus practicantes y yo a estos los respeto aunque ellos no me respeten a mí intentando imponerme la suya.

  6. Majelola

    El fanatismo avanza, y el machismo reaccionario, también. Me hago cruces, como decía mi abuela. Las mías cada vez más apóstatas, si “se vale”.

  7. Perfectamente explicado. Aunque tampoco debe uno comerse demasiado el coco con estos asuntos… A mí me resultan demasiado ajenos como para poder entenderlos. Allá se entiendan ellos con su dios, con su hombre y su mujer del espacio… (Lo de Fomento ya es tema aparte, merecería otro post mucho más detallado y extenso)
    Saludos astures.

    1. Josi, el coco no me lo como yo, me lo comen, pero entiendo lo que dices y tienes razón. A mi me la bufa, lo que no me gusta es la hipocresía, que prohiban las expresiones populares de ateismo, que preñen la TV pública de procesiones en semana santa, por no hablar ya de las invasiones de fe cristiana que toman pueblos y ciudades y nos imponen a los no creyentes si o si a golpe de palios y músicas militares de tenebrosos recuerdos, fíjate que tolerancia, en nombre de no sé qué tradición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s