La lata que da el trabajo

Las más grandes conserveras gallegas han declarado beneficios durante la larga travesía de esta crisis que va camino de convertirse en crónica. A pesar de esto los salarios del sector, tradicionalmente feminizado, están congelados (o en conserva) y las mujeres siguen cobrando menos que un compañero trabajador, aunque sea este ayudante y aquella encargada. La patronal pretende ir más allá, a las épocas de Franco, y pagar hasta el 30% del salario con las latas que producen, en especie. SMI + latas. Salario Mínimo Interprofesional (648,6 euros) y unas deliciosas sardinas en aceite de oliva, según la calidad de cada productor. El resto no cambiaría: jornada laboral de lunes a domingo, un 15% de las horas a libre disposición de la empresa, movilidad funcional entre secciones. El clásico “trabajar más, producir más y cobrar menos” propugnado por algunos gurús que no han dado un palo al agua en su vida y que están en la cárcel porque su mejor trabajo ha sido apalear a la hacienda pública, su ramera favorita, siempre que tenían la ocasión delante, que no eran pocas.

Si esta fórmula se impone y exporta a otros sectores debería aprobarse, también, como medio de pago en nuestras transacciones comerciales habituales de bienes, servicios, etc. ¿Qué no alcanza el SMI para pagar la hipoteca a fin de mes? No hay problema, señor director, ahí tiene usted una caja de mejillones en escabeche que están – se lo puedo asegurar – divinos de la muerte ¡y envasados con muchísimo cariño por estas mismas manos que firmaron la hipoteca con tanta ilusión! ¿Qué no llega para pagar la ITV del coche?, tranquilidad, que tengo aquí unos berberechos al natural que los puede desplegar en las mejores mesas sin sonrojarse ante ninguna vianda. ¿Qué echas gasolina?, no problem, señor Repsol, mirusté qué ventresca de bonito me trajino para estos menesteres, ¡buen provecho!

Los inconvenientes serían notorios, entre otros olvídate de la billetera y vete a la compra con un carro enorme bien pertrechado con una buena variedad de conservas para cumplir los caprichos de los interlocutores, alguno habrá que pretenda satisfacer los picos o flecos de la factura con un pack de 5+1 (lata gratis) de atún en aceite de girasol a mayores de las navajas y calamares en su tinta que le correspondan por la venta del iPad. Un lio. Llegadas las cosas a este extremo ya casi conviene ser pluriempleado, porque mira, unas horas en una fábrica de conservas, otras en una tienda de ropa y las que sobren y aguante el reventado cuerpo en, pongamos por caso, la limpieza de un hospital y tienes para comer, para vestir y para poder ponerte enfermo, y si te sobra energía para currar los fines de semana en un cementerio ya tienes donde caerte muerto. Es lo que tiene la “especie empresarial”, que es de tomo y lomo (sin conservantes ni antioxidantes). Frescos.

Conviene decir, en honor a la verdad, que de momento es solo voluntario, que es como empiezan las cosas que acaban siendo obligatorias si el globo sonda, a modo de test, no es pinchado convenientemente. Es como la Guardia Civil, primero aconseja y luego obliga, que decía mi extinto padre (RIP). Y en calidad de voluntario ¿a qué viene incluir esa opción en el borrador de un nuevo convenio colectivo?, allá cada trabajadora, que negocie con la empresa cuando y como le convenga sus latas, como negocian algunos políticazos la especie en sobre, y no es azafrán precisamente, a pesar de ser una de las más caras. No, aquí el túnel del tiempo, el viaje a otro siglo, no lo hacemos en ingeniosas máquinas sino en chafarderas proposiciones. Esperemos que las centrales sindicales, sean del plumero que sean, se muestren unánimemente inflexibles ante estos atisbos o tendencias que pretenden devolvernos a la edad del trueque.

Anuncios

26 comentarios en “La lata que da el trabajo

  1. Esa ramera de la Hacienda Pública además de puta es bruta. Al que la trata de conquistar con buenos modos le ve todas las pajitas en el ojo, y al que la engaña y maltrata le perdona tremendas vigas…

  2. Oye lo de los títulos… ¿le das vuelta por las noches o te salen de repente? Son la releche.
    ¿De verdad volveremos al salario en su más genuino significado? Espero que no alce el vuelo ese globo. Como dices, en los bancos ni en las farmacias aceptan especie.

    1. ¡Qué vaa!, normalmente cuando hay cabreo (muchos) los títulos se pelean en mi cabeza nada más atender a una noticia que acaba siendo el germen del artículo que proceda. De hecho para este tenía varios: “No me des la lata”, “Salario en escabeche”, “Trabajo en conserva”, “Por un puñado de latas”, “Los tontos del bote”, “Bonito tú”…es una “lata” esto porque al final tengo que sacrificar el ingenio.
      Es posible que nosotros no lo veamos ya (eso espero), pero no me cabe duda de que vamos más hacia ahí que a la inversa. Un abrazo.

  3. Nacho

    Desde que leí la noticia, y siendo tú gallego de pro, esperaba un comentario por tu parte al respecto. Efectivamente se trata de una vuelta de tueca más para intentar precarizar (aún más) los empleos y sus condiciones laborales (entre ellas el salario). Pero es cierto que estos “espabilados” de las conserveras, no son nada creativos, ni innovadores (¡ vaya emprendedores !) con ese tipo de propuestas. En Chile, ya hace creo que 3 o 4 siglos, en la zona de Santa María de Iquique, zona de salares, las empresas mineras que se dedicaban a la extracción de la sal, lo tenían mucho mejor organizado que estos vivos de las conserveras: Las empresas mineras montaban sus barracones donde alojaban a los trabajadores y a sus familias. Montaban sus almacenes (comida, ropa, etc), sus dispensarios médicos, etc. Por las inacabables jornadas de trabajo de la época, les pagaban un mísero salario, pero……. ahí la idea : el salario era pagado con unos vales que sólo tenían valor para pagar bienes y servicios (alojamiento, comida, ropa, atención médica….) de los almacenes y consultas que la propia compañía minera tenía en el salar, y alquilaba y vendía a sus trabajadores. Eso si que era un negocio redondo, más teniendo en cuenta que los salares estaban (hoy no se si continúan así) en zonas desérticas muy alejadas de zonas pobladas por otros que no fueran los propios trabajadores del salar y sus familias. Vamos, todo para casa. Espero que este comentario no sea leído por ninguno de esos avispados conserveros, y les aporte ideas para ir más allá, pero si lo es, que al menos no se crean que están inventado nada nuevo; que su estirpe sólo está reculando en el tiempo, y que no hay nada nuevo bajo el sol. Por si alguien quiere conocer esa historia un poco más en profundidad, había un disco de un grupo de música chilena (Quilapayún) que se llamaba “La Cantata de Santa María de Iquique” en el que relataba la historia de estas gentes y su modo de vida, impuesto por los patronos de los salares. Seguramente en Internet (youtube, por ejemplo) se puede localizar completo o en partes.
    Un abrazo,
    Nacho

    1. Nacho, a veces creo estar en sintonía con los seguidores que me conocen y piensan lo mismo que tu cuando sale un determinado tipo de noticia que, imaginan, la puedo sentir de forma especial por ser de “pro” en lo que proceda, me lo has confirmado al decir que esperabas mi pronunciamiento sobre este asunto (por desgracia se me escapan muchos o son más de lo mismo y me asqueo, directamente)

      La palabra salario viene de pagar a soldados y trabajadores (que no eran esclavos) con sal por el trabajo realizado (y que tenía mucho valor), en el imperio egipcio, antes de Cristo. Aunque no es el caso chileno que cuentas, pero me lo recordaste. Rescatarán poco a poco esos negocios “redondos” y acabaremos viviendo para existir, para sobrevivir, nos embruteceremos. No temas estar dando malas ideas que ninguna de las que tiene esta tropa que tanto denigra es buena. Está claro que es una forma de arrinconar y empobrecer a la población para establecer las diferencias a niveles de otros siglos.

      Conozco a Quilapayún, los he escuchado mucho en los 70 y 80, pero no con el detalle que aquí nos cuentas, retomaré la sensación buscándolos en youtube. Un abrazo.

  4. Eugenio Mira

    Muy bueno Antonio ….Claro que tendrá ECO y mucho, porque estas ideas del “trueque” ayudan al empresario a “vender” y limpiar sus restos invendibles. Y si el jefe vive bien sus empleados tendrán trabajo y lentejas. El problema está como se aporta muy bien anteriormente en el tipo de empresa que trabajes, porque imajinate los pobres basureros como acabarán en su casa. Un abrazo Antonio.

    1. Eugenio, más basura no la quiere nadie, y menos los que trabajan recogiéndola.
      Mi padre trabajó en los años 60 vendiendo ropa de trabajo (empresa familiar) y en varias ocasiones cobró parte de lo que vendía en especie porque a la empresa no le iba bien. Como la mayoría de los clientes eran de la conservera en casa nunca faltaron latas y botes. Otro abrazo.

  5. Y aquí seguimos, Antonio, impasible el ademán… Esto ya no anda demasiado lejos de la mera esclavitud. Y ,claor, ¿para qué van a pagar impuestos por estos lares si ya les cuidan muy bien sus beneficios en otros mucho más plácidos y “comprensivos”? El nivel de asco va aumentando cada día, y no pasa nada. Es acojonante.

    1. Jajajá, tengo un amigo que dice “impasible el alemán” y me lo acabas de recordar. No es descabellado pensar en los tiempos de la esclavitud, en trabajar por la comida e iremos tragando poco a poco. Hace 10 años nos reíamos de los mil euristas y ahora estamos deseando serlo, piano piano…Lo que es acojonante es ver que la gente que apoya todas estas iniciativas tienen posibilidades de ganar, nuevamente, el único consuelo es que no tengan mayoría absoluta, ya ves.

  6. Siempre es sano el sentido del humor, compañero. Espero que las recetas neoliberales sean rechazadas en Europa, siguiendo el ejemplo de Grecia. En América Latina hay una nueva arremetida norteamericana, tratando de recuperar el poco terreno perdido. TAl vez haya que responder a la globalización capitalista con globalización popular

  7. HOLA Icástico: MAÑANA CASUITICAMENTE HAY ELECCIONES PRIMARIAS EN ARGENTINA, Y RESULTA QUE ES OBLIGATORIO IR. ( Y LO QUE NO ESTAN DICIENDO ES QUE SINO VOTAS, DESPUES NO PODES VOTAR EN LAS PRESIDENCIALES DEL MES DE OCTUBRE, EN ARGENTINA. )

    QUE ESCRIBIRTE SIENDO ARGENTINO, AMANDO MI PATRIA, AL QUE QUIERO, PARTE DE MI FAMILIA VINO DE ESPAÑA, ENTRA POR REPUBLICA DE CHILE, Y LLEGA LUEGO POR EL 1700 Y PICO A ARGENTINA. POR LO QUE ALGUNAS GOTAS DE SANGRE ESPAÑOLA Y GRIEGA CORRE POR MIS VENAS TODAVIA.

    TE ESCRIBIRE ESTO, PUES VA ESCRITO EN GENERAL:
    *ME DUELE LA INJUSTICIA, LA EXPLOTACION DSEL SER HUMANO, LA INJUSTICIA, SOLO ME IMPORTA LA GENTE.
    *TE PUEDO ASEGRAR QUE SI TE VINIERAS A ARGENTINA, TE ME QUEDAS PUES DOS O TRES SEMANAS ESCUCHANDO A LA GENTE, Y TE VUELVES NADANDO RAPIDITO A ESPAÑA, PUES, NO ES NADA, NADA JUSTO LO QUE ESCRIBES, AL MENOS NO LE HAN REGALADO DINERO Y COMPRADO YA HAY DOS GENERACIONES, QUE NO SABEN LO QUE ES LA PALABRA “TRABAJAR”.

    SI YO TUVIERA UN PLAN SOCIAL, PORQUE LO NECESITO, QUE ME PIDAN A CAMBIO QUE TRABAJE!, Y NO QUE DESPUES VAYA A VOTARLOS, PORQUE SINO ME CORTAN EL PLAN O SUBSIDIO.

    ME DUELE LO QUE CUENTAS, SE QUE ALGO PEOR, NO SUMA PARA ALGO MEJOR, PERO AL MENOS LA SINTESIS ES QUE REALMENTE DUELE LO QUE SIENTO AL LEERLO, Y QUE LE DESEO LO MEJOR PARA TU ESPAÑA, Y PARA VOS.

    ¡DE UN ARGENTINO QUE QUIERE A ESPAÑA!

    LA GLOBALIZACION NOS HIZO MUY MAL, Y EL AVANCE EX-PROFESO DE LAS TELECOMUNICACIONES IDIOTIZANDO A LAS PERSONAS, TIENE UN PORQUE, ES UNA PENA QUE EL “AVANCE TECNOLOGICO” TODAVIA NO HALLA SIDO ANALIZADO POR GENTE HONESTA, Y ESTOS DOS PUNTOS CITADOS AFECTAN AL MUNDO PROPORCIONALMENTE A SUS INGRESOS “PER CAPITA”

    UN GRAN ABRAZO DESDE ARGENTINA!

    MARCIAL

    1. ME ALEGRO DE COMPARTIR SANGRE, MARCIAL, AUNQUE SEA MUY LEJANA. A LA GENTE SENSATA LE DUELEN LAS MISMAS COSAS QUE A TI, EN TU PAIS, COMO EN OTROS MUCHOS, SE REPITE LA HISTORIA, SIENTO QUE EL TRABAJO ESCASEE. QUE TE APROVECHEN LAS ELECCIONES. UN ABRAZO DESDE ESTE LADO.

    1. Pues mira, no me lo quiero imaginar porque aun estoy con la digestión de la comida. El asunto sería trabajar en la fábrica de la moneda y billete, no iba a haber mucha discusión.

  8. ¡Por Dios! Y eso lo piensan sin despeinarse y sin que se le caigan la cara de vergüenza. Eso es lo que siempre ocurre en este país. Los empresarios miserables siempre llorando al empleado para pagar lo mínimo pero para ellos, los beneficios que no se los toquen. Si no te chulean parece que no se sienten empresarios de verdad. Todavía no he conocido ninguno que no funcione así, que no te haga ver que encima te tienes que preocupar tu más que ellos por su empresa. Como dice el dicho además de prostituta apaleada encima hay que ponerles la cama.

    1. El problema es que si tiene eco y funciona todos se suben a ese carro, pocos habrá que digan que esto es una barrabasada, no estamos tan lejos de trabajar por un cazo de lentejas. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s