Nicanor

0_Nicanor-Acosta
Foto eldiario.es

Nicanor Acosta es un “anciano” y conocido activista de A Coruña. No es lo mismo que un activista anciano. El activismo quita años, rejuvenece mucho, sobre todo el corazón. Dejémoslo en veterano activista. Un ex cura que allá por los 70 presentaba claros síntomas de alergia a Fascisto Franco y remediaba su mal militando en el partido comunista de Galicia. De aquellos curas obreros que abrían “sus” iglesias (la casa de dios) para refugio de los acosados por los temibles “grises”, autómatas de la represión en cualquier manifestación obrera, o que los amparaban a escondidas en sus casas, dándoles de comer; curas que acabaron en la trena por tan humanitarios gestos. Por abusar de un menor, no, son asuntos menores.

Reconvertido a luchador contra la exclusión social, los desahucios, los recortes en sanidad, en educación, contra el desgobierno del señorito Feijóo De Galicia, eterna cuna de ilustrísimos caciques. Asiste asimismo a concentraciones que repudian el chorreo incesante de asesinatos machistas de mujeres en España, dando la cara y la voz con su inseparable megáfono en primera línea de “fuego”. A mi modo de ver, es tan comunista como el Jesús verdadero (no el de merchandising) por mucho que escueza a la santa curia o a la más pederasta. El hijo de Dios estaría orgulloso por tan santa reprentación. Nuestro Fernández Del Interior, sin embargo, – ese confundido jevimetal de la cuchilla y concertina carnicera, picadora de carne humana y legal (para el ministro, ilegal) – le impone de premio la “ley mordaza”, que a Nicanor le lleva salido por 2.700 € al haber participado en varias movilizaciones, de esas que hace nada eran saludable expresión de democracia, a la que estos descendientes de Fascisto dicen representar. Nicanor está recurriendo una multa de 600 euros que le pusieron por intentar parar el desalojo de una mujer cuatro años mayor que él, Aurelia Rey, en febrero de 2013. Según la policía cía (no es un error) por probadas (¿?) “…reacciones en el público que alteran o pueden alterar la seguridad ciudadana”.

Nicanor califica de “totalmente injusta” su sanción “y las de todos” los que luchan por el cumplimiento “de un derecho básico como es la vivienda”, “sencillamente, iba relatando lo que pasaba con mi megáfono”. Tras la vista prometió seguir en la lucha social. Es un orgullo saber que en mi país hay personas de 76 años capaces de luchar por todos los demás, activos o pasivos, sin derramar una gota de sangre ni acabar con un ojo ajeno por un pelotazogoma. Chapó, Nicanor y demás nicanores anónimos, que los hay a montones. 76 tacos de dignidad, bien clavaos. Espero que en el bombo de la justicia haya una bolita de valor porque ahora toca al juez ser el valiente.

El adocenamiento es un hecho, la necesaria insumisión una quimera… hasta que nos falte el mismo pan, o los juguetes tecnológicos con todas sus app’s, auténtica droga dura. Será por lo último, appañados estamos, o apepesados, contaminados de “pes”, prendidos. Todos los demás derechos han sido ya recortados, sin prisa pero sin pausa, a velocidad crucero, nos han ido creando una elasticidad perjudicial, han sabido dosificar nuestro aguante, se ve que nos iban sobrando derechos por la laxitud demostrada. Ahí, cuando falte el pan o las app, se acabará el “resistiré” famoso (espero), himno del indignado, melodía, por cierto, que también le encanta a nuestros opresores, mientras solo sigamos resistiendo.

30 comentarios en “Nicanor

  1. etarrago

    Hola, icástico, no me puedes ver, claro, pero estpy de pie y aplaudiendo, incluso me gustaría llorar para poder acrecentar la rabia que siento … pero no puedo porque ya no me quedan lágrimas.
    Un abrazo, amigo-e.

  2. Nacho

    La verdad es que al leer cosas como estas – que ya hemos leído en la prensa – pero aquí diseccionadas y mostradas en toda su crudeza, lo único que me da es vergüenza por no ser capaz de tener el valor para llegar a tener la mitad de compromiso social que tiene Nicanor. Me escudo en mis obligaciones familiares (esas tan de moda de ser abuelos de apoyo, padres de apoyo,…), en mis aficiones, en mis quehaceres diarios, etc….., pero no tiene más que un nombre, aunque no me guste oír decírmelo ni a mí mismo, pero es así; es pura cobardía. Si bien trata uno de participar y empujar en actos similares, el nivel de compromiso no llega ni a la suela de los zapatos del de Nicanor. Es para reflexionar, pues quizás ese hombre no tiene hijos en el desempleo, ni a los que les quitan los más elementales derechos laborales, ni nietos a los que tratan de hurtarles una educación pública adecuada, y un sanidad pública suficiente ,como tenemos otros, y sin embargo su compromiso en la defensa de esos derechos es mucho mayor que el que tenemos otros. Antonio, otra vez nos vuelves a dar a algunos una bofetada en nuestras conciencias.A pensar y A galopar………

    1. Nacho, tu sinceridad te honra y hasta te hace valiente por saber reconocerte pero si te sirve de consuelo a la par que tú ando yo en arrojo, lo cual no quiere decir que seamos cobardes, cada cual sabe o intuye a qué o a quien reserva el coraje y la audacia que sin duda tiene guardada para la ocasión desconocida y que a uno propio puede sorprender llegado el momento. Servidor disfraza su “cobardía” con este blog que es trinchera más segura (de momento) que las construidas bajo las porras, ahora tan desmelenadas con la puta ley mordaza. No tengas vergüenza, opinar, expresarse, es otra forma de lucha; lo que NUNCA se puede hacer es NADA, bien lo sabes, y cada cual utiliza las herramientas que considera más oportunas o reflejan mejor su habilidad.
      No es poca cosa el escudo familiar como refugio, si nos obligan con frecuencia a observar responsabilidad bajo esa bandera ¿qué territorios quedan libres de ella?, ya ves, hay madres o padres que han regresado sin un ojo de una manifestación, arrancado por quienes más responsables tienen que ser, los mismísimos gobiernos que no saben predicar con el ejemplo. Buscarse la vida, llevar el garbanzo a casa, alimentar a los hijos para luego atender a nietos me parece actitud nada cobarde, Nacho, ¿poco compromiso? Yo también me auto flagelo, cuando doy una bofetada a la conciencia como dices es porque antes se la he infligido a la mía, y no creas, el dolorcillo que me causa es sano aunque improductivo la mayoría de las veces por no saber canalizarlo de forma útil, productiva socialmente. Un abrazo.

  3. He revisado últimamente aquella serie de referencia, magnífica, de Victoria Prego: La Transición Española. Se ve bien la actuación de esa iglesia clandestina. Está completa la serie en TV a la carta y en YouTube. La recomendación la hago porque viene bien recordar lo que pasó y cómo pasó. Parece un milagro que no acabásemos otra vez en las trincheras. Costó mucho que no fuera así, y me irrita el ninguneo que la joven política, tan necesaria por otra parte, hace de aquel proceso, imperfecto y a pesar de todo, admirable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s