De salud bien

Hasta que volé del nido por voluntad propia viví en la octava planta de un edificio de renta limitada. El último piso. Tenía un ascensor con artrosis que se quejaba de sus huesos mientras iba y venía cargado de vidas. A las visitas no le gustaban mucho sus lamentos. Era lento, el tal para ir en busca de la muerte. Me hice experto en el tiempo de frío, lluvia o calor y en la salud, los dos temas que abrían y cerraban las invariables letanías en esa carrera espacial. Toda queja o actualización existencial de adversidades propias y ajenas (cotilleo) que entre hola y adiós intercambiaban los vecinos o vecinas remataba inexorable entre gestos y suspiros con la misma lapidaria frase: “ay, fulanita, lo importante es tener salud”. Hasta los huevos estaba de viejos y de salud.

El tiempo, el otro, el del frio eterno, trae los ecos del vetusto ascensor, la coletilla que me tenía frito. En tres visitas al médico hice un máster de speech elevator a la antigua usanza. En tres meses me quitaron la sal, el azúcar y sale positiva una prueba que me lleva a realizar una colonoscopia mañana, día del entierro de la sardina. Lo primero lo llevo mal, con lo segundo trampeo y la prueba de marras me trae de calle. He dejado para el final la lectura del papeleo previo a la misma, que se divide en dos partes: La preparación para la colonoscopia. Dos días antes (ayer) dieta pobre en residuos. Hoy solo agua, caldo, zumos colados, infusiones, té, café. Todo sin sal ni azúcar, claro. A partir de las 20:00 comienza el festival. A esa hora me tomo un sobre de Citrafleet disuelto en un vaso grande de agua seguido de un litro y medio (mínimo) de más agua, a beber lentamente durante las siguientes 3 horas. Cinco horas antes de la prueba, o sea, a las 05:00, tomo un segundo sobre de ese mejunje y repito operación. Un aljibe con patas. Vigilia acuosa. Por momentos creo ser un preso en Guantánamo ante un interrogatorio, espero que no me pongan una bata naranja.

Imagino que está todo estudiado y calculado para llegar aligerado, pero me conozco y sé que tardo en evacuar cualquier líquido o sólido; mis amistades visitan el wc al cuarto de hora de tomar una cerveza y el menda no suelta gota hasta llegar a casa de madrugada. Quizás en la cuarta visita el médico desahucie mis riñones. Temo deslucir el momento, desconozco qué puede pasar cuando la sonda penetre en el cráter de mi alterado planeta para iniciar la exploración, lo veo como un espectáculo pirotécnico, para abreviar. Es posible que el personal enfermero tenga memorizados, a su vez, otros papeles preventivos sobre su seguridad. Me alegro por ellos.

La otra parte del papeleo corresponde al “consentimiento informado”. A mí todo lo que sea consentir cuando hay médicos, enfermeros y cachivaches revueltos, me inquieta, me enfría. Uno firma que puede morir de cualquier cosa, por el olvido de instrumental en el vientre, no sería el primer caso, firma un modelo “gajes del oficio” y otro “que dios te pille confesado” (con tanto recorte hay fila en los confesionarios), todo en una jerga poco tranquilizadora, total, como te van a sedar o anestesiar para qué se van a andar por las ramas.

Con el papel que leí la noche pasada (que secuestró mi sueño) pienso que hubieran sobrado laxantes, no paro de hacerme caca. Los pólipos son el descubrimiento más frecuente, se extirpan para su análisis (benignos, malignos o premalignos), se enlazan y cortan con bisturí eléctrico, de forma indolora. También se pueden tomar muestras de lesiones sospechosas (biopsias) para analizarlas y conocer su naturaleza. Es una prueba incómoda. Dura unos 60 minutos, en la gran mayoría de los casos es un procedimiento muy seguro, pero existe un pequeño riesgo de complicaciones, especialmente en el caso de realizar extirpaciones de pólipos. Las más frecuentes son dolor mareo y vómitos (leves y pasajeras). Menos frecuentes y graves son el sangrado importante (una de cada 150), la perforación intestinal (una de cada 1500) Muy excepcionalmente puede producir la muerte (una de cada 10000) Algunas de estas pueden ocurrir varios días después.

En caso de negarme a hacer la prueba (parece que han leído mi mente) debo saber que por el hecho de haberme dado positiva la prueba previa implica una posibilidad del 6-8% de padecer un cáncer colorrectal, aunque no tenga síntomas. Asimismo la probabilidad de padecer lesiones premalignas (adenomas) que podrán ser extirpadas en la colonoscopia y de disminuir el riesgo de sufrir dicha enfermedad en el futuro es de un 50% aproximadamente.

Ya sé, el rollo positivo. Con la flojera de tanto papel y agua me cuesta sostener la cruz (+), se me caen al suelo los dos palitos y es lo que veo, dos rayas, dos negativos. Tengo todo un día (y diría que una noche) para hacer prácticas. Hablando de prácticas…en esto de la colonoscopias ¿hay becarios? ¿estarán de carnavales los titulares? Uy, lo que me va a costar el positivo…


Post scriptum (10 febrero 2016, 16:12 horas)

Muchas gracias a todas las personas que me han apoyado y animado con sus comentarios, besos y abrazos ante este trámite. En efecto, resultó ser un trámite. Me hicieron una sedación light y podía interactuar con el equipo humano, humanísimo (4 miembros) que en todo momento me mantuvieron informado, tranquilo y cómodo (Bendita Seguridad Social). Extrajeron dos pólipos, uno de ellos grande, que era el que sangraba. Ahora los analizarán y me citarán cuando tengan los resultados; un mes, aproximadamente, “pero si tardan un poco más no te pongas nervioso”. Es posible que tenga que repetir la prueba en tres meses o un año para comprobar que los bordes del corte no hayan reproducido el pólipo. En cualquier caso, si eran pre-malignos ya están fuera del cuerpo. Ando con molestias propias de la intervención pero nada. Repito, enorme agradecimiento por el cariño que me habéis trasmitido. Un lujo.

83 comentarios en “De salud bien

  1. Aleluya !!!. Me alegra saber que todo salió bien y estás repuesto de toda esa limpieza interna; vamos, limpisísimo.
    Y de acuerdo contigo, por un lado, Bendita Seguridad Social,y por el otro, el altísimo tanto por cien de personas que empatizan con el paciente y sus miedos, al menos esa es mi experiencia. Y en esos momentos, ese bien hacer, es impagable.
    Un saludo y bienvenido a la bendita vida rutinaria, por mucho que a veces reneguemos de ella.

  2. Susana Molina

    Antonio, llego tarde para animar, pero no para decirte que me alegro mucho de que estés bien. No pienses tanto, mejor inhala y exhala. Un besazo.

  3. etarrago

    Llego tarde, amigo icástico, casi mejor. Son dos años, la segunda, otros dos años la tercera y cada cinco si no sale pólipo alguno. Yo voy por la de 5 años … lo has descrito hasta tan bien que me he puesto a llorar … me oía a mi mismo. Bravo valiente … un abrazo fuerte y suerte, solo uno de cada 100 es positivo y de serlo, hoy en día se resuelve sin problemas.

    1. Para los buenos deseos nunca se llega tarde porque descubren a la buena gente. El trasero me lo profanaron con mucho tacto, se agradece.
      (yo sí que voy con retraso con lo tuyo y lo de mucha gente…los post)

  4. Aplausos… plaf,plaf,plaf,plaf…. muy bien, pero que muy requetebien… Así se hace campeón… Está de más decirte que me alegro un montón… sólo falta que en unos días me confirmes si lo que te comenté de los olores (o más bien la falta de ellos) también ha sido real en tu caso XD XD XD …. Un beso enorme.

  5. Nacho

    Hola Antonio.
    Me alegro de que todo haya salido bien y hayan extirpado esos pólipos. Con la edad, los hombres tenemos que ir haciéndonos las correspondientes ITV (al igual que hacen las mujeres desde edades más tempranas). Yo (animado por un amigo que pasó por lo mismo que tú, con antecedentes familiares de primer grado, pero sin síntomas, y con resultado de operación y ya superado el trance y con un pronóstico estupendo) he pasado hace diez días por esa prueba previa, que determina si se hace o no la célebre colonoscopia. En mi caso, dio afortunadamente negativa, por lo que no ha sido necesario el siguiente paso. En ese tiempo, no quise pensar mucho en el tema, pero si, la situación acojona un poco. Supongo que en el reconocimiento anual que me hago, habrá que incluir la prueba de forma rutinaria.
    Desde los cincuenta ya controlaba anualmente la célebre PSA – no lo que quizás pienses, jeje – sino la que nos da los indicadores de la próstata, y salvo algún resultado aberrante puntual, todo bien, de momento.
    Lo positivo de estos episodios, es que los hombres vamos interiorizando y entendiendo que estos controles – actualmente fáciles de hacer – son importantes para detectar en etapas tempranas posibles enfermedades, que de no hacerlo podrían ser más graves.
    Ánimo en la espera.
    Lo próximo que nos tendremos que hacer mirar, serán las cataratas.
    Un abrazo.

  6. Muchas gracias a todas las personas que me han apoyado y animado con sus comentarios, besos y abrazos ante este trámite. En efecto, resultó ser un trámite. Me hicieron una sedación light y podía interactuar con el equipo humano, humanísimo (4 miembros) que en todo momento me mantuvieron informado, tranquilo y cómodo (bendita Seguridad Social). Extrajeron dos pólipos, uno de ellos grande, que era el que sangraba. Ahora los analizarán y me citarán cuando tengan los resultados; un mes, aproximadamente, “pero si tardan un poco más no te pongas nervioso”. Es posible que tenga que repetir la prueba en tres meses o un año para comprobar que los bordes del corte no hayan reproducido el pólipo. En cualquier caso, si eran pre-malignos ya están fuera del cuerpo. Ando con molestias propias de la intervención pero nada. Repito, enorme agradecimiento por el cariño que me habéis trasmitido. Un lujo.

    1. Asi me gusta que te portases como un hombre 😉

      Typical Spanish, tres mirando (la vista debía ser grandiosa 😀 ) y uno trabajando. Efectivamente no te pongas nervioso si tardan más, pero lo normal son dos-tres semanas, si hay algo digno de mencionar, no necesariamente maligno, te avisan antes.

      Un abrazo y suerte.

      1. No sé cómo era la vista (no quise comprobarla) pero había dos por la retaguardia o otras dos por la vanguardia, que estaba más cubierta. No consigo estar tranquilo del todo. Un abrazo, Chus

    1. Muchas gracias. Ha sido como deseabas, he añadido información en un comentario mío específico y lo he repetido como post scriptum al final de mi entrada original.
      (No sé si soy valiente o no, creo que la vida no me ha puesto en la tesitura de aclararlo y tampoco tengo ganas 🙂 )

  7. Empiezo con el abrazo apretao puerto-gallego, para que te sientas querido. A mi me la hicieron hace tres años. Todo bien. Lo peor es la preparación. Vas a estar bien, pero sé que es un susto tremendo. Yo lloré tanto y me hice en la cabeza está mega producción tipo Hollywood de la pobre mujer con cancer terminal con la cabeza rapada y todo. Es natural, supongo. Me cortaron unos pólipos y me dieron cita para diez años. Tranquilo, mi gallego. Bicos, mil.

    1. Con un abrazo puerto-gallego de los tuyos que me echen sondas. Sí, la preparación es como una receta de bacalao, te ponen bien a remojo antes. A ver si mi siguiente cita es a 10 años. Otro abrazo, melísima.

  8. Buenas tardes/noches, querido amigo Antonio… mi marido, con al menos una decena de años menos que tú y antecedentes familiares graves de esos que te dan papeletas sin haber comprado en la rifa, se hizo la prueba el año pasado y salió todo bien…. la prueba en sí y luego los resultados… lo mejor de todo y de lo que nos estuvimos riendo varias semanas es que después de tus dos días de ayuno forzoso te pasas una buena cantidad de ellos pegándote pedos sin olor… ¡¡algo de positivo tenían que tener los marditos sobrecitos de los cojones!!
    Un beso fuerte desde el sur, un gran abrazo de ánimo y estoy deseando leer tu próxima entrada con tu perfecta descripción del post (puesto que el pre ya lo hemos disfrutado aquí hoy)…. Por cierto, por si te sirve de alivio sin haberlo preguntado, el que te entren por la retaguardia con premeditación y alevosía pero sin ganas, aunque hayas firmado la correspondiente coacción previa (perdón, quise decir autorización) no te deja ningún tipo de secuela posterior que deba hacerte temer por tu posible nueva condición sexual… XD ❤

    1. Jajaja, Ana, si mi temor fuera la nueva condición sexual iría alegremente, no pienso dar muchos giros a mi edad. Me alegro de lo de tu marido, en cuanto a lo del olor, ahora que acabo de tomar el segundo sobre ya te contaré, jajaja (mejor no) Gracias y un besazo por los ánimos ❤

  9. Nada Antonio, a cerrar los ojos y a lo que te echen. Verás que todo pasa en un plis-plas y cuando te vayas a dar cuenta, ya estás aquí contándonos la experiencia y hecho un pincel.
    Que no se diga de los hombres del norte!!!
    Un beso enorme y te guardo unos cuantos más para cuando vuelvas 😉 😉

    1. Jajaja, más que del norte soy de la esquina, pero bueno, cerraré los ojos y que me echen poco, por si las flies. No creo que haya mucho que contar, pero si lo hay hago una serie (de humor, claro). Muchas gracias y otro beso (del norte)

  10. Lo primero de todo es la salud, porque viendo las citas, el papeleo, lo que podría pasar, lo que no… Que anticipan el curarse en salud por lo que bien no te lo tienen que pintar, pero … es el único modo de ver que esta todo bien que es el alto tanto por ciento, o curar lo que podría dar guerra.
    Dicho esto, ya veras como la camarita es solo como un fastidioso gran hermano en tu interior. TE MANDO BESOS LLENOS DE SALUD.

  11. Collons nano…Yo también quiero darte ánimos. El ejemplo del señor con 90 años que lo superó sin complicaciones da moral a cualquiera, y efectivamente, los médicos simplemente se cubren las espaldas sobre posibles complicaciones, porque la realidad es que la posibilidad existe, no hay que darle más vueltas. Si vas a someterte a sedación ya es un punto a favor para no sufrir demasiado. Quizá no es muy apropiado, pero podría decir en clave de humor “relájate y disfruta”. Recuerdo una película de esa saga de “Los padres de ella” etc donde sale una doctora muy sexy (Jessica Alba ni más ni menos) que a un señor aterrado porque el tubito sonda iba a entrar por su puerta trasera, le relajó explicándolo casi de forma erótica, ante la alucinada mirada del payaso de Ben Stiller. Bueno, era graciosa la situación, aunque quizá pasar realmente por el trago no da risa. Pero no me río, entre otras razones porque el mes que viene me someteré a un chequeo general (pagaré de mi bolsillo, privado) y me haré una colonoscopia virtual, no sé si eso incluye sonda o te la ahorras, pero ese particular no me preocupa. Sí, llegados a cierta edad los varones hemos de pensar en el colon y la próstata, es así. Lo digo porque la preparación que he leído es tal como tú dices: Debes ingerir mucha agua con un producto que has de comprar, no sé si será fluorescente o con características para facilitar la diagnosis y visión. Comidas restringidas, arroz blanco o spagettis o pescado blanco, infusiones, café y lo que comentas. También te diré que hace unos dos años me extirparon un carcinoma (cáncer de piel) de la nariz, menudo tajo me hicieron, pero sigo teniendo nariz (parece que era benigno) y la anestesia fue local (qué agradable, notas cómo hurgan pero no duele, y encima los cabronazos no me dieron ni baja médica…). Sobre la tensión…es un tema importante, yo la tengo bien pero un pelín alta. No soy fumador y la sal ni la pruebo, realmente no la extraño. Entre las muchas cosas que ayudan (hipertensión, colesterol malo, etc) no sé si alguien te ha hablado de esto: Comer ajo crudo. Tiene cantidad de propiedades beneficiosas, si no sabes nada te recomiendo que lo consultes, yo empecé a hacerlo (picado, y es importante crudo) y joder si noté algo. Me noté a los 3 días de haber empezado super bien, con el cuerpo tonificado, porque parece que fluidifica la sangre. Bueno, no te comas el coco demasiado, llegará y pasará, lo importante aunque a uno le detecten cosas siempre es la prevención con tiempo. Un abrazo, crack.

    1. Y tienes un tremendo valor explicando esto abiertamente. Se me ha olvidado decirlo y en realidad es la primera cosa que me ha venido a la cabeza. Te admiro, y en realidad haces muy bien, porque es como una terapia de grupo, así se espantan los temores. Como te dicen en un comentario, la parte psicológica es muy importante. Yo soy algo aprensivo y ahora me río de mis temores algo paranoicos a veces. Aunque si uno se encuentra mal lo que ha de hacer es ir al médico y punto. Una vez me fui a urgencias porque tenía unos dolores horribles en todo el brazo izquierdo y costado, empecé a pensar que me daba un infarto. Qué va, tengo una contractura, columna desviada y seguramente problemas de tendinitis o articulaciones. Mi corazón parece que bien, desde entonces no me preocupo. Otra vez me fui porque creí que la cabeza me explotaba, una tremenda presión, y ya empecé a montarme películas, después se me pasó y puede ser cefaleas tranquilamente. O sea, ponerse en lo peor no ayuda, y en realidad la mayoría de nosotros no tiene los conocimientos médicos para juzgar con criterio.

    2. Lo de la peli esa está bien pero lo de la risa lo voy a tener duro, mucho habría que currárselo para arrancar una carcajada. O sea, que dentro de poco nos podemos tratar de tú a tú, lo digo porque tienes pendiente lo mismo. La entrada la hice casi con esa intención de terapia de grupo, como comentas, todo iba muy bien (de ánimos) hasta que entró antoncaes con su caso particular pero luego pensé que es bueno algún caso raro por eliminar probabilidades de que me ocurran a mi, de hecho pensé, “coño, Antonio, a ver si el revés te va a venir a ti porque hasta ahora todas las experiencias son cojonudas”.

      Tomo buena nota del ajo crudo, ya sabía de su beneficios, quedo pendiente de la receta para neutralizar el olor, es que tumba, si no fuera por eso ya lo hubiese puesto en práctica muchas veces. Nada, si me olvido, que tengas suerte con lo tuyo, como la tuviste con el carcinoma y que pilles un día o dos de baja, que parece que te afectó no pillarla en su momento 😉 Gracias por el apoyo.

  12. Joer tocayo esto es la leche, te advierto que como no vayas bien limpio por dentro olvídate de la prueba, yo me he tenido que hacer dos con la diferencia de un mes entre una y otra y todo por que no iba bien limpio y eso que si había que 3 Litros de liquido yo bebía 5 ya que soy de mucho tomar líquidos, en la segunda en vez de dos sobres me tuve que tomar 3 pero al final salió bien todo, me vi las tripas por dentro hasta la salida del estomago algo que me gusto ir siguiendo el recorrido de la cámara por mis tripas hasta el estomago, si que te pongo sobre aviso, al pasar el tubo por el intestino te echa un poco de aire para ir abriendo el conducto lo que te produce un poco de dolor abdominal al no poder expulsar el aire, pero no es nada grabe, cuando acabes tendrás tiempo de echarlo todo, en cuanto a la sedación es posible que habrá a personas que les haga efecto seguramente a casi todas, pero en mi caso no fue así por la enfermedad que padezco tomo demasiado analgésico por lo que la sedación fue prácticamente nula y lo pase un poco mal, pero este es mi caso particular y cada persona es un mundo.
    Animo y que sea algo rápido, te deseo lo mejor y que los resultados sean positivos para ti, 🙂

    1. Tocayo, me bajaste la euforia, que me estaba creciendo mucho y no es bueno, ni tanta mar ni tanta tierra. Además, como comenté más arriba, si todos los casos son buenos ya me veía yo incorporando las estadísticas negativas por aquello de las probabilidades. Gracias por contar tu experiencia y por los ánimos.

      1. Jajaja. No pretendía que te vinieras abajo, más bien que supieras que no todo el monte es orégano, el español tiene tendencia exponer experiencias ajenas como si las hubieran vivido en primera persona y según que casos esta bien o no tanto.
        Para vender la burra es bueno hablar de ella bien y el que la compre que descubra sus defectos, pero para cosas de salud o las vives en primera persona o la experiencia del vecino que sea él el que la exponga que sabrá a ciencia cierta como fue.

  13. Recuerdo que para una prueba que me hicieron, no viene ahora a cuento contar para que era, tuve que tomar como un litro de un mejunje que era como agua salada espesa, yo creo que los muy cabrones ya hacen adrede ese sabor vomitivo… es imposible que las farmacéuticas no hayan inventado algo con mejor sabor.

    Respecto a la colosconopia, que te voy a decir, ánimo y al toro que todo lo que entra sale. Yo mañana tengo el resultado de una biopsia. ¡Que no se diga que no somos unos machos de pies a cabeza! 🙂

    1. Lo del sabor vomitivo debe tratarse de según qué paciente, conociéndote a tí optaron por el puteo (a ver si pusiste a parir alguna farmacéutica) XD Gracias por los ánimos, Chus (veo que no eres tan mala persona, joder, yo te hubiese dado un sobre con sabor a fresa…o a cubata, no sé) 😉

      1. Verás como tido va bien.A un familiar mio se la hicieron y luego no es tanto; y eso que estabamos todos asustadisimos.Pues nada,fue màs el susto que la prueba.Un besote fuerte y ya te preguntaremos😊😊😘

  14. Yo ya me he hecho una. Aquí lo importante es que no te quiten la sal. Y como compensación a la preparación está la sedación, que te induce a un viaje memorable. Despierta con alguien de confianza….y ánimo!

    1. Patricia, la sal ya me la han quitado para siempre, cuando salgo y como fuera cualquier cosa ya se dispara, en fin..ahora a pasar el momento que toca, me aferro a tu consejo (y a la sedación)…estaré bien acompañado. Muchas gracias.

  15. Seguro que todo va bien.
    A mi padre le operaron el año pasado, le extirparon unos pólipos del Colon, llevaba mucho tiempo fatal, con bastantes molestias y dolores, y desde la operación está genial… Ah! un dato, se lo hicieron con 90 años…

    Un abrazo.

    1. Gracias, Alberto, la verdad es que con vuestros ánimos y vuestras experiencas reales voy recobrando el sosiego que me tiene disparada la tensión. Lo de tu padre (por edad y resultado) levanta mucho la moral. Un abrazo

  16. Icástico, como ya te han dicho los compis comentaristas, “esto está chupao”. Lo estás pasando peor los días anteriores de lo que lo vas a pasar el propio día de la prueba.

    Como aportaciones personales te diré que a mi madre le han hecho dos colonoscopias y los resultados de ambas dejaron en agua de borrajas toda preocupación puesto que todo salió perfecto.

    En cuanto a complicaciones, tómatelo como “simple” información. Vivimos en la era de la información hasta para eso, para saber que posibles y remotas mierdas nos pueden suceder fruto de una prueba diagnóstica. Y pasa con esto como con las noticias que uno lee en prensa, que si no tiene un poco de criterio, (y es dificil tenerlo si no se es profesional sanitario), te crees que el fin del mundo está próximo.

    Mañana pide sedación al máximo que les permita el protocolo y luego déjate llevar, que ni te vas a enterar del propio cuelgue.

    Un abrazo y mucho ánimo.

    PS. Lo de la sal y el azúcar es mil veces más putada.

    1. Eme, me estoy repitiendo en las respuesta pero es que no sé innovar en dar las gracias, en agradecimiento. Todas estas experiencias personales tan cercana con resultados tan maravillosos me están tranquilizando, era lo que buscaba con esta entrada, mimos, ¡manda carallo, a mis años! Cierto, tanta información produce el efecto contrario, casi es mejor firmar sin mirar. Muchas gracias por los ánimos. Otro abrazo para tí.

  17. Ánimo, Antonio. Todo visto o leído desde el papel ese que te dan asusta mucho, es como los prospectos de los medicamentos que si te los lees no te tomas nada, pero en realidad es una prueba muy rutinaria. A mí no me la han hecho pero sí a algunos de mi familia y más de una vez. Lo peor es la preparación pero luego te sedan y no te enteras de nada. Ya verás como sales tan pancho. Muchos besos y que no decaiga.

    1. Paloma, como tengo la suerte de no ser “adicto” a ningún medicamento (bueno, ahora a las pastllas para regular la tensión, cuyo prospecto no he leido, una pastilla al día como dijo la doctora y me vale por toda información) pues no estaba acostumbrado a leer prospectos y cuando me metí estos entre pecho y espalda…vuestros anímos y experiencia está resultando ser la mejor sedación. Infinitas gracias. Besos.

  18. Lo jodido de todo esto es que como todo está protocolizado te ves metido en una serie de historias que acojonan. Vas al médico y le dices que te duele la cabeza, esperando que te de un paracetamol, y como ha recibido el protocolo P345 sobre el dolor de cabeza te acaban haciendo un sacaner y veinte pruebas, eso sí, seis meses después de ir a la consulta. Y al final te receta el puñetero paracetamol. De primera mano, Antonio, el peor rato es del par de días anteriores, sin comer nada decente, de lo demás ni te enteras (literalmente, no te enteras). Ánimo, que peor es comer sin sal (supongo) 🙂

    1. Jajajá, es verdad, aunque no creo que en la actualidad estén por tantos despliegues, salvo que sea una exigencia impuesta (o campaña política con el clientelismo que conlleva) También visualizo el clásico ejemplo coche/taller, una vez que lo llevas a revisar la primera vez empieza el goteo de consejos, hay que ir cambiando tal pieza o haciendo tal otra cosa. Espero que lo peor sea, como dices, el par de días “malnutrido”. Lo de la sal ya te confirmo que es jodido (para mí) Gracias, Carlos, de verdad. Un abrazo

  19. Tranquilo, como ya te dijimos, eso no es nada!! A mi padre (el de Mario) le hicieron una el año pasado y es peor la incertidumbre y esperar los resultados que la prueba en sí. Resulta que tenía un montón de dolores, de incomodidad, de todo y claro, el tío ya pensaba que era cancer de próstata y que se iba a mudar para el otro barrio bien pronto. Así le pasó, que se pilló una depresión de caballo que nos tenía a todos (y a él) en un sinvivir. Al final, le dieron los resultados, le estirparon un par de pólipos y le dijeron que era hiperplasia prostática benigna (la próstata como un balón de playa de esos de Nivea). Le pusieron un tratamiento experimental con unas encuestas y tal y está como una rosa. Pero sinceramente, cuando empezó a estar bien es cuando salió de la depresión, cuando vió que no era nada y cuando dejó de preocuparse y de preocuparnos. La cabeza hace muchísimo en estas situaciones, quizás es el factor principal. Así que lo dicho, no te preocupes por la prueba (aunque la limpieza de las tuberías y el “urgado” sean incómodos) que seguro que no es na de na!! A estar feliz, a estar bien, a no preocuparse por cosas que no hay que preocuparse y a no pensar tonterías, no hay nada mejor que ir al médico a que te de un diagnostico para ponerle solución a un problemilla. Vamos, en definitiva, que no hagas como “el Miguel” (el padre de Mario), que ponerse en lo peor no sirve para nada, y si uno está bien mentalmente, se supera todo!! Un abrazo muy fuerte de parte de los dos, un millón de besos y muchísimo ánimo!!

    1. ¡Que cojonudos sois! También hacéis recetas de tranquilidad, y os salen niqueladas. Menos mal que hay experiencias estupendas de primera mano. Me alegra lo de tu padre (el final feliz). A ver, depresión no tengo, la suplo con mucha congoja, para qué os voy a mentir. Toda la parafernalia de la fontanería y verborrea médico-literaria me estresa. Mi cabeza es muy puñetera, pero quienes mejor la arreglan es gente como vosotros, de verdad, no sabéis cómo se agradecen estos ánimos. Otro millón de bicos.

      1. Tú si que eres cojonudo!! La verdad que todo lo de los médicos estresa y acojona un poco, a veces les vemos como enemigos que como aliados… Para tranquilizarte aún más, te diremos otra cosa. Con 12-13 años, tuve (Mario) una intervención quirúrgica un poco delicada. Resulta que tenía una muela tumbada desde que me salieron de pequeño que no dejaba salir a las demás. Dijeron que era un caso rarísimo y que había que abrir hueco, sacar esa muela, abrir la encía y sacar las muelas enquistadas y volver a cerrar porque si no iba a tener una infección “de caballo” cuando me salieran las muelas definitivas y podía palmar… Vamos, un follón. El caso es que con 12-13 años ir al médico a firmar unos papeles que dicen que puedes palmar en la intervención, o quedarse en silla de ruedas, o medio cuerpo paralizado o la cara en parálisis o sin sensibilidad es duro (aún lo recuerdo). La realidad es que esa gente está preparadísima y la única “secuela” es que tengo la cara muy dura (aunque creo que eso ha sido así de siempre) jajajajajaja. El caso, que los médicos están preparadísimos, que saben perfectamente lo que hacen, que no hay peligro de nada, así que cero preocupaciones y a por ello, que va a salir todo bien. Esto de los médicos es como los compromisos a los que tienes que ir pero no te apetece, cuanto antes te los quites de encima, mejor!! Además, tienes que estar a tope por si este verano sacamos un hueco y vamos a Galicia!! Muchos besos y ánimo crack!!

        1. Coño, vaya episodio, Mario, menos mal que todo quedó en tu cara dura 🙂 Espero que esos médicos preparadísimos no estén de carnavalada, joer. Bueno, solo queda que nos veamos en verano, ya podéis ir fabricando el hueco. Otro par de abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s