Vida punto cero

Un rayo trajo luz intensa
luego plena oscuridad
no hubo luna ni cielo
inmerso en el apagón
lo vi todo muy claro
sentía el calor fabricado
también un sudor frio.

Reflexión
no me abandonó el sol
estoy “solo” sin corriente
de noche
de madrugada
prisión momentánea
sin internet
sin tres punto cero
sin nada punto cero
sin redes
sin amigos adosados
incluso sin verdaderos
sin guasapes sin sentido
consentidos
sin “corazón” en mi esmarfón
todo el progreso usurpado
naturalmente.

Una soledad acelerada
un huracán de temores
desesperé
siempre positivo
nunca negativo
será un momento
dije cerca del alba
en caso grave…
unas horas
relájate Antonio
imagina una avería eterna
que tu prisión es ya caverna
y tú sin master
de hombre primitivo
suspenso en apocalipsis

Se hizo la luz
regresan las constantes vitales
palpita la vida punto cero.

0_apagon total

64 comentarios en “Vida punto cero

  1. Antonio

    Guau Don Antonio, vaya catarsis por una simple tormenta. Sería del alma además de meteorológica.
    Ah, no!!! pero si se trata de falta de conexión con el mundo humano, según Rajoy de Moncloa. !Vaya hombre!!
    Acabo de leerlo, porque como habrás observado mis comentarios llegan, tarde, pero llegan.
    Es tal vorágine la de información, trabajo, datos, etc., que con toda mi buena voluntad siempre me digo “no lo leas ahora que no tienes tiempo, espera a leerlo con calma y podrás responderlo, con calma”
    Y ahí se queda en el tintero, a la espera de un hueco en mi vida de esclavo de casi todo y solo dueño de mis silencios e ilusiones.
    Pero ahora que lo he leído me has sobrecogido. Cuanta razón. Nos abruma la soledad del ser, o no ser, entre conexiones.
    Pero hay un par de versos que me han dejado un poco “palla”
    “Sin amigos adosados
    incluso sin verdaderos
    sin guasapes sin sentido
    consentidos”
    No, no puede ser. Sin amigos adosados, cabe. Siempre hay alguno que se adosa, como amigo, sin nuestra voluntasd.
    Pero “incluso sin verdaderos”, eso es que el “fojonaso” te dio de lleno, te transmutó en ser solitario, consentido o incluso inconsentido. Alguno habrá, aunque no lo demuestren, que yo leo todo, todo, de tus seguidores, lectores, consentidos o, incluso inconsentidos, y alguno se detecta.
    No nos dejemos llevar por la desesperación de la incomunicación sobrevenida por causas ajenas, que como se dice en el mundo jurídico, “no habiendo culpa, no hay responsabilidad” aunque sea exigible tanto por hacer, como por no hacer. Que se lo digan a nuestra infanta.
    Pues eso. País.
    Apertas Republicanas de un desconectado temporal, pero siempre atento a tu genio e ingenio.
    Antonio

    1. Antonio, coño, te exonero de estar tan pendiente, bastante tienes con ser un esclavo de tu trabajo (felizmente esclavizado), pero ya que te pones lo valoro enormemente. Digo “incluso sin verdaderos” porque en una situación de apagón total tampoco podría cargar el movil y comunicarme con ellos (ni con nadie), no me refería a perderlos o a descubrir que no los tengo, que no son muchos pero alguno queda.

      1. Antonio

        Ahora comprendo y me alegro de haber errado en la interpretación.
        No dudo de que habrá AMIGOS aunque no sean multitud. Me conformaría con su solidaridad, aunque no hubiera conexión.
        Insisto en confiar en verte pronto. Tengo las botellas elegidas y reservadas. Para una larga conversa sobre todooooo. Incluso la transición que no me trae a mal traer, pero me jode que nos la “espeten” como ejemplo ¿de que?
        Apertas Republicanas.

        1. A ver si hacemos una excursión cuando se acaben las lluvias (nunca choveu que nos escampara). Podíamos intentarlo en Semana Santa, y si no en Mayo seguro que voy, viene mi hija de Dublin e iré a Vigo a verla. No te bebas las botellas.
          Apertas Republicanas

  2. Esa sensación de desamparada soledad creo que la hemos vivido casi todos cuando se nos cae la conexión al mundo punto cero 🙂
    Yo me negaba a ser una yonki del smartphone y de internet, pero está claro que soy hija de mi época y tengo muy poca voluntad. Me lo inyecto en vena nada más despertarme, no hago concesión alguna al síndrome de abstinencia que, por otro lado y como a buena adicta, me aterra.
    A cambio llevo una vida diaria lo más inconexa posible, incluso en lo laboral que, gracias a mi profesión (veterinaria), puedo vivir en contacto con una naturaleza en la que aún son los arboles los que me surten del oxígeno preciso para vivir.
    Como siempre, un placer grande el leer tus reflexiones, mayor aún si vienen servidas en forma de poema como este.
    Besos.

    1. Preciosa profesión, siempre fui un urbanita desubicado, lo mío realmente sería la aldea, la naturaleza, los animales me encantan, si algún día necesitas un ayudante barato, baratísmo…gratis, por aquí tienes uno. Mais Bicos.

  3. En casa, cuando se va el wifi o el router o como se llame, entramos en crisis, salimos todos de nuestros munditos, levantamos la cabeza y nos miramos los unos a los otros, intentando descubrir si alguno de nosotros tiene la culpa. Hoy castigué a los niños sin mundo virtual y vaya pesadilla, casi se cargan la casa burreando, actuando como niños, tirándose cojines, haciendo luchas con almohadas, lo que se suele hacer cuando te quitan el vicio. Al final de la tarde les quité el castigo, necesitaba ya un poco de paz.😀

    1. ¿Te das cuenta? Les quitas el mundo virtual y los salvajizas y te sale más caro arreglar o reponer almohadas y restaurar tu cabeza que la tarifa plana esa. Muy valiente imponiendo castigos, a los niños de ahora solo les asusta eso que hiciste (y pagaste) tú. Saludos, Sensi.

  4. Por suerte ya estás por aquí!! A nosotros nos han timado: Que si iba a nevar por aquí, que si iba a ser el apocalipsis, que si las cervezas se iban a enfriar hasta encima de la calefacción… Y al final, “na de na”. Frío, eso si, pero no tanto como se esperaba. Abrazos virtuales con mucha conexión 3.0.

    1. Pues creo que hay timos que se agradecen, coño, aunque acojonar por acojonar es tontería (como podría decir el de martes y trece), se acojona para que uno pase un poco de miedo, no para “na de na”, bueno, si tal os deseo un rayo como el mío (se tumbó un árbol cerca) y un rápido regreso al 3.0, ¡a ver que iba a ser de nostros sin vuestras recetas! (y esas cabritas fotos! Abrazo postapocalíptico.

  5. Mi buen tocayo a veces creo que estaríamos mejor sin tanta tecnología, luego me acuerdo de mis amigos virtuales y se me olvida, pero la verdad es que el ser humano es adicto a todo lo que pueda crear adicción unas veces se controla y lo evita y otras cae de cabeza como es nuestro caso en el que nos ocupa.
    Creo y no me arrepiento de ello que he pasado por todos los vicios que hay en este mundo, todos sin excepción y del único que no he podido curarme es del gusto por el sexo femenino los demás estoy en fase de desintoxicación.

      1. Bueno es otra forma de verlo tan valida como otra cualquiera. Es cierto que nunca te curas del todo siempre queda un rescoldo encendido, de nosotros depende el alimentarlo o no, pero nunca conseguimos lo apagar del todo.

  6. Buenísimo, Icástico!
    Más de una vez he caído en el absurdo de leer en Internet algún “cursillo” de mujer primitiva y postearlo en facebook, por si viene el apocalipsis que no pille a mis amigos adosados sin recursos cavernícolas. Luego dejo el móvil en casa por eso de practicar y sudo sangre. La coherencia está sobrevalorada.

    1. Gracias, panno, sí, la coherencia está sobrevalorada, muy bueno. Tú sigue enviando esos “cursillos” a tus adosados, cuando veo algo similar me pongo nervioso y me pregunto a qué viene eso, nadie cree necesitar nunca uno y han sido muy necesarios siempre. Saludos

  7. Pues llamarme rancia pero a pesar de las redes y todo lo fantástico que nos han traído, me reservo mis momentos para el papel y el lápiz, me rodeo de libretas y bolis y apunto todo en hojas, en el medio entre el caos y el orden: dibujos, ideas, post, reflexiones,…
    Si hay un apagón punto cero, estoy preparada para sobrevivir 😉
    Por cierto, yo también me acordé de la cara de ladrillo con flequillo, muy bueno!

    1. No se me ocurriría llamarte nada de eso, hasta hace un cuarto de hora mis hábitos en ese aspecto eran idénticos pero al final nunca encontraba los apuntes, dispersos en hojas en medio de algún libro que leía en el momento, una revista, un cajón, un dietario obsoleto, un cuaderno también…me daba pena, todos juntos eran un tesoro y separados y perdidos no valían para nada. También sobreviviría a un apagón punto cero, en esa época están mis momentos más felices, diría. Saludos, Yolanda.

  8. ¿La ciclogénesis explosiva también? Pues sí, todo esto da para profundas reflexiones. Cómo internet y las conexiones han afectado y nos han cambiado la vida. Yo también me siento extraño si me quedo sin internet, me falta algo. Uno se siente aislado del mundo. Y no por el hecho de la blogosfera o de escribir algo, ya me pasaba mucho antes de eso. Internet nos ha creado una realidad virtual, un mundo paralelo donde tenemos una identidad paralela, relaciones, sentimientos, etc. ¿Relaciones virtuales? En parte, pero también creo que son reales. Se convierten en virtuales porque nos relacionamos con otros en la distancia, por fuerza mayor o usualmente. La dependencia que se crea puede ser preocupante. Pues mira, muchos artistas, poetas o músicos se aislan para poder crear o componer (mira lo de Lykke Li en esa cabaña, y tantísimos otros) y de ahí pueden salir cosas muy grandes. Y volvieron las constantes…virtuales. Lo del robo del móvil…pues yo veo en mi bolita de cristal a los humanos con el dispositivo implantado en el cuerpo, o en el coco directamente, qué fácil, vamos camino de ser cyborgs, por terrorífico que suene. Cambio y corto.

    1. Jajajá, muy de acuerdo, sobre todo con el final, veo a los humanos camino de humanoides y con un implante “esmartphónico” detrás de la oreja, chungo para los cacos, tendrían que robarte la cabeza aunque ya hay quienes nos la secuestran…pero lo chorizos también se reciclan, son muy capaces de inventar algo. Saludos

      1. Vale, me alegro, ya creí que te ibas a asustar -quizá me pasé un poco- pero sí, vamos hacia esa implantación paulatina de dispositivos en nuestro cuerpo…empezaremos con el reloj, las gafas Google, la ropa, el brazo…La cabeza ya nos la “roban” cada día, o por lo menos nos intentan succionar el contenido, como si fuéramos gambas a las que se puede chupar tan ricamente. Por cierto, aunque aquí no toca…todavía sigo alucinando con el pacto “progresista, de izquierdas y reformista” que nos quieren vender PSOE-C’s, y veremos si tal filigrana lleva a algún lado. Tampoco te lo mencioné, lo haré ahora. Tengo un grave problema ejem..poliítico: Inés Arrimadas, de Ciutadans, me parece endiabladamente guapa, guapísima. Y ya sabes, una cara bonita tira más que…dos campañas electorales. Con ella me pondría a debatir…

        1. Pues fíjate, a mi la Arrimadas me parece todo maquillaje, no me gusta y tiene un rictus feo, pero que te aproveche. Si tengo que elegir una cara bonita de esa formación tan guapita (para poner al votante en el mismo brete que a tí) me quedaría con la Villacis.

          1. Puede ser que tenga un rictus feo…pero es guapa, para mí. A mucha gente no le gusta (otra cosa son sus actitudes, ideas políticas, etc…). Mi hermana Montse de cachondeo la llama “la Barbie”. La Villacis, no sé quién es, lo miro ahora…

              1. Es que esto del “amor” es difícil e irracional (o de los braguetazos). Otra que me decía bastante, y me dice, no está pero que nada mal, es la hasta hace poco presidenta del PP en Euskadi, Arantza Quiroga…

  9. ¡Ay, poema tan triste! Triste porque es cierto, no porque el poema sea malo, que además es todo lo contrario.
    Yo del móvil prescindo alegremente, pero sin internet como que se me sube la ansiedad a la chepa. Eso sí, lo productivos que podríamos a llegar a ser si nos dejaran un ratito al día sin el punto cero.

    1. Como tú. Casi siempre dejo el móvil en casa y cuando suena el “guasap” ni me inmuto si no me apetece en ese momento, lo puedo ver al día siguiente sin ningún problema ni remordimiento, “si fuera algo urgente ya me llamarán”, pienso. Gracias por parecerte todo lo contrario.

  10. Me ha encantado esta entrada en verso. Aunque leyendo tus comentarios, me he atrevido a retarte a una carta de amor. Lo siento, pero no pude evitarlo. Es que con la pasión que le metes a la política, me imagino cuando le entras al amor… Aquí esperaré pacientemente la carta. Y sí, es horrible quedarse sin conexión. Se siente una desconectada de la humanidad. Por lo menos yo, que me encanta estar en la casa. Sentí tu desespero. Besos, gallego.

    1. Pues espera pacientemente XD Hablo de lo que vivo intensamente y el amor, tal como lo leo en esta comunidad bloguera, es una etapa pasada que no provoca a mi pluma, podría hablarte de afectos, de cariños y quereres pero de un amor drogadicto no. Resumiendo, acepto el reto pero espera a que mi alma tramite adecuadamente el pedido, quizás no tarde. Besos

  11. “¡Cariño, cuando veas que dependo de una máquina para vivir, desconéctala!”
    La muy salvaje, me quitó el móvil y desconectó internet y la tele, ¡por poco me muero!
    Preciosa entrada, Icástico; saludos.

    1. No es por nada pero de joven y no tan joven todas mis conquistas y amigas suspiraban por mis cartas de amor y poemas XD …pero me cansó el género y ya sabes…con la edad me hice cascarrabias, pero no se me daba mal, igual superaba tus 342 “me gusta”, chulito.

      1. Ya te he visto par de veces presumir de haber estado enamorao hasta la coronilla y escribir poemas y cartas de amor, que le roncan a cualquiera… TE VOY A RETAR PUBLICAMENTE a que te inspires y nos hagas suspirar con una de esas cartitas de amor. ¿Te atreves?

    2. ¡ Pues, eso..también poeta! Y más..un buen poeta. Para mi es una sorpresa que metamorfosis nos puede pasar en los momentos extremos de la vida. Muy buena entrada. ¿ Y un poema de amor? Lo esperamos…

  12. Me encantó. 🙂
    Realmente tampoco hace tanto tiempo que estábamos sin móviles, sin los punto cero y vivíamos tan ricamente.
    Y cómo se ha adaptado de rápido nuestra cabeza a todo esto, que si dejas, sin darte cuenta, tu Smartphone o Iphone en casa cuando te das cuenta te entra un come come que no puedes con él. Afortunadamente si me sucede me dura poco, aunque la primera sensación es de “ah, horror !!!”, tres segundos acongojantes.

    1. Si, Luisa. Ayer en un programa de la tele sobre el robo de móviles comentaba que una persona tarda un día en denunciar que le robaron el bolso o cartera ¡y una hora! si se trata de su smartphone, es la sicosis. Así que llévalo bien sujeto. Gracias

      1. Me parto con tu noticia, ¡es genial !.
        Estoy pensando en llevarlo con una cadenita al cuello, ya que siempre lo voy dejando aquí y allá, como si de una tarjeta identificativa se tratase. En mi caso y con el despiste que tengo ultimamente, creo que va a ser lo mejor, aunque bastante incómodo. 🙂
        Feliz Finde.

  13. Hay que reconocer que hemos caído en las redes y buen susto nos llevamos cuando desaparecen. Pero no lo veo malo, se pasa bien en ellas y siempre es mejor saltar con red que sin ella. Esto último puede que sea una tontería, pero es verdad que nos dan cierta protección, aunque sea ficticia.

    1. Yo tampoco lo veo malo, a pesar de la dependencia cuasi absoluta que tenemos de ella, pero es la revolución que nos toca vivir, unos vivieron la primera revolución industrial, otros la segunda. Todas conllevan en sus “genes” peligros antes desconocidos, por el uso de las tecnologías, por ejemplo (aunque son muchos más los avances que aporta) Ahora se muere gente en la carretera por ir chateando…gente un tanto estúpida, diría, pero que antes del móvil lo mismo no se hubiese matado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s