Sin palabras

Pasaba tanta hambre que se comía las palabras. No las necesitaba. Desde niño había sido marginado, explotado y obligado a obedecer sin rechistar. Pasaron los años. Un día la vió. Al segundo se enamoró. Quiso decirle te quiero, te adoro, te amo, me gustas. Pero eran palabras que ya se había tragado mucho tiempo atrás. No le parecían útiles en su “universo”. También se había comido miedo, casi por lo mismo, y le sentó bien. Hizo un recuento de palabras que le quedaban en la despensa. Odio, venganza, muerte y pocas más de ese tipo. Pensaba que podrían valerle algún día. Las reservaba.

Sin saber qué decir, miró a su amada fijamente. Extendió su mano abierta hacia ella y se declaró de carrerilla esperando ansiosamente pronunciar algo que le sirviera: yo te, te, te…tú me, me, me. Ella asintió. Pensó que el chico se había quedado mudo de amor y emoción, no le importaba. Estrechó feliz aquella mano que la señalaba, llevándola despacio a sus labios. Vió caer en su muñeca un desfile de lágrimas que brillaban como diamantes. Serían su pulsera de pedida, pensó. Le bastaba con sentirla un instante.

Le dijo al mudo que hambre de amor no pasarían. Le prometió que entre ellos sobrarían las palabras. Y así fue hasta que la muerte los separó. Había olvidado comer esa palabra.

image

 

70 comentarios en “Sin palabras

  1. Pingback: Sin palabras (II) – Icástico

  2. Pingback: En blanco « Demasiadas palabras

  3. Hostia puta, maravilloso, precioso. He pensado que declararse de sopetón, solo ver a una persona, o a su amada, quizá no es lo más recomendable, quizá no es un “buen negocio”, pero bueno, todo tipo de situaciones e impulsos se dan, qué duda cabe. Al contrario, sí me ha parecido magnífico reservarse esas palabras como te amo, te adoro, me gustas, y también la palabra miedo. Es hermoso soltarlas, expresarlas, sin duda, pero a veces hay que actuar, mostrar en lugar de verbalizar los sentimientos. Mal que se quedara en la despensa con las palabras odio, venganza, etc. Y encima lo rematas con una ilustración genial. De verdad, te ha salido un relato muy bonito, enternecedor. No puedo despedirme sin exclamar ¡Guau! ¿Qué pasó con la foto? Me gustaba ese tronco en la orilla, aunque esta panorámica también es muy bonita.

    1. Gracias, What. Si hubieses llevado una vida como la de ese niño posiblemente te hubieses declarado a la primera oportunidad que tuvieses, sin pensarlo ni un segundo. La foto del tronco era de un paisaje próximo a mi casa y la nueva imagen es la vista que tengo desde mi butaca, mientras escribo esto. Bueno, nunca es la misma, ya sabes, el clima, la hora, la estación, el humor…todo influye en una imagen. Saludos

      1. Por supuesto, por supuesto, respeto y entiendo todas esas circunstancias, sentimientos, historias que pueda haber detrás de esta maravillosa historia, porque las desconozco por completo. La historia del tronco ya la sabía desde hace meses, algo relacionado con unos temporales. Pues esta panorámica es magnífica, eres afortunado. Pues solo te diré sobre este post que…lo he vuelto a leer, ahora, y me ha vuelto a emocionar.

    1. Gracias, Paloma, es que tengo que apretar para alcanzarte (esto es por si lo lee What) y teniéndote como referencia pues es más fácil superarse. Bueno, quedamos en que si te alcanzo tomamos un café, si me pongo a tu altura y no me vengo abajo, claro (ahora estoy jugando con otros Post) Un beso

      1. Jajaja, el What es un enreda de cuidado. Tú no tienes que llegar a ninguna altura, ya lo haces genial. Y el café porque estamos lejos pero queda pendiente para algún día.

  4. IMPRESIONANTE!!!!
    Y a mi me has dejado sin palabras, no porque me las haya comido, es que no encuentro unas que me sirvan para describir mi estado tras lo que he leído. Tal vez una rima…no creo que sirva
    Quizás un soneto…no que me da miedo
    No sé qué decirte
    Bueno si… increíble!!

    1. Sí, Antonio nos ha dejado a todos con la boca abierta, ha escrito algo maravilloso. Me ha tocado la vena más ñoña y sensiblera, me ha hecho pensar que no hay nada más hermoso a que el verdadero amor sea entendido y se vea correspondido. Besos.

        1. Ana, de verdad que te pasas, en serio. Soy de este planeta y tengo muchos dioses, pero no el creador, creamos tú y yo, transformado en vida y transformándonos al final. Pero bueno, más besos.

          1. Transformándonos cada dia, no solo al final. No me paso nada. Tus textos son increíbles pero ya sabes que a mi los de política no me ponen. Cuando escribes sobre cualquier otra cosa me encantan. Por el tema ya lo sabes. Enhorabuena!!! Mas besos

                    1. Pues no sé, tampoco me puedo pasar con el azúcar, según la doctora (lo digo por el dulcemente), pero seguro que el tuyo es como el colesterol bueno.

                    2. Cierto, si. Estuve con la misma foto año y medio, casi y ahora que tengo una tablet no paro de hacer el gilipollas, hasta que me lo prohíba el médico 😂

                    3. No, nunca me aburro aunque me veas hacer el tonto. Ando disperso estos días, eso sí. Bicos y buen finde (los fines de semana quedo muy descolgado, me cuesta ponerme al día) 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s