Karma Occidental (KO)

“El segundo es el primero de los perdedores”. Esta frase se le atribuye a Ayrton Senna, para muchos el mejor piloto de la historia de la Fórmula 1, tres veces campeón del mundo, trágicamente fallecido en Imola en el ejercicio de su pasión.

La realidad es que el mundo está lleno de perdedores, de segundos, terceros, cuartos, vigésimo primeros y últimos (estos pueden ser los primeros, dicen). Lleno de obedientes y colaboradores necesarios que mantienen a líderes mediocres, de pacotilla. Dictadores, sicópatas, ladrones. Por supuesto, lleno de vencidos, también. Estoy un poco cansado del discurso Líder – Liderazgo, a la vista de los resultados. Es fácil hablar sobre líderes. Solo hay que sacar lo mejor de cada uno aunque luego nos engañe con lo peor. ¿Quién no tiene algo de líder, una migaja? (Aunque sean los famosos quince minutos de gloria). Sin contar con las posibilidades económicas o materiales imprescindibles para llegar a la cima o habitar en la cuneta, en su defecto. No es lo mismo nacer en EEUU que en Somalia.

Hay que ser líder a toda costa. Es el mantra. La matraca. Aunque no se tenga madera. Lo demás es un fracaso, con suicidios incluidos. Las empresas buscan líderes, la política también y ya vemos en que acaba todo, para ellos. Nadie pone un anuncio “necesitamos un buen segundo”, no, siempre se buscan líderes, incluso en organizaciones que están en la cola. Si todos nos convirtiéramos en líderes terminaríamos siendo el líder n.º 1, el líder n.º 2 y así hasta el líder último o el líder tontodelhaba y vuelta a empezar. De alguna forma habría que diferenciarse. Qué cansino, el rollo. De hecho, no existirían líderes si no hubiera segundos ni perdedores. ¿Alguien se imagina una carrera de Fórmula 1 o cualquier otra sin segundos ni terceros ni el que pincha o abandona siempre? Un coñazo. O que todos cruzaran la meta empatados. Aunque la máquina dictara que entre el primero y el vigésimo hay una milésima de segundo tendríamos un vencedor y 19 perdedores. No, son necesarios los segundos, los vigésimos y los “trigéminos”. Sin segundazgo no hay espectáculo, no nos engañemos. Incluso en los reálitis seleccionan de entrada al tonto sin posibilidades que hace el ridículo, del que reírse públicamente para alcanzar audiencia antes de que se peleen los talentos y nazca el nuevo líder. Véase Got Talent o Master Chef, entre otros.

Asistimos a una avalancha de gurús, coachs y demás sabios en todos los ámbitos que podamos imaginar, algunos realmente buenos y otros de copia y pega. En cuanto han hecho dos tortillas se consideran expertos tortilleros y se dedican a enseñar a quienes llevan toda la vida haciéndolas sin saber que se llamaba tortilla. Nos estresan con la competitividad pero los de arriba no compiten, colaboran, que es la clave del éxito. Las petroleras, por ejemplo, que se unen para fijar un precio que les convenga, sin hacerse daño. Si colaboráramos, todos seríamos líderes.

Luego está esa necesidad de fusionar la espiritualidad oriental con la occidental, como si vivir en el Tibet fuera lo mismo que vivir en el centro de Madrid o en Sudán y con dos mandalas y un mantra reguláramos los diferentes “estreses” y nos equiparáramos, como si trabajar en el almacén logístico de Amazon fuera lo mismo que rezar en un monasterio tibetano.

A la masa la han obligado a competir para dividirla y controlarla. Para tener un mundo de sirvientes. Uno solo alcanza cierto grado de bondad y perfección después de muerto, cuando ya no da la lata. Las alabanzas, tras la muerte, sorprenderían a muchos de los fallecidos, que a buen seguro desconocería haber tenido tantas virtudes. Lider post mortem.

Acabo de descubrir una canción que participará en Eurovisión 2017 y que resume bien el asunto (la letra). Y además es italiana, coño.

17 comentarios en “Karma Occidental (KO)

  1. Muy cierto lo que dices, pero el gran problema de la humanidad no está en los líderes que se creen por encima del resto, sino en el resto que nos creemos que necesitamos tener siempre un líder que nos guíe, muchas veces hacia el desastre. Solo tenemos que echar un vistazo a nuestro Gran Líder Mariano, que está ahí porque así lo hemos decidido los españoles, que tiene huevos la cosa. Voy a escuchar la canción que recomiendas, a ver que tal.

    1. Por supuesto, Carlos. Por eso digo que también está lleno de obedientes y colaboradores necesarios. En realidad son los auténticos vencidos y derrotados, porque lo hacen con gusto. Saludos

    1. Gracias, Paloma. Un lujazo verte por aquí. Por supuesto que ser último también tiene muchas lecturas. Muchos son últimos en una Olimpiada, en morir en una guerra, etc. Besos

  2. Antonio

    Querido Antonio, cuanta razón tienes.
    Siempre he pensado que esa frase de Senna era una mentira “Lider”. Como va a haber un primer puesto, si no hay segundo y tercero. Lo necesitan, así que son tan importantes.
    Sobra soberbia en los primeros, casi siempre, por eso nos sorprenden los humildes. Me decía mi padre, que se lo decía su madre, que la humildad es la virtud el sabio, pues por serlo (humilde) mantiene frente a todo y todos la inquietud y curiosidad por saber, ya que es consciente de lo poco que sabe. Buena conclusión y reflexión.
    De los ejemplos que mencionas prefiero ni hablar. Todos se consideran “máster”, “líder”, “number one”……
    De niño, viendo atletismo en las olimpiadas, fui consciente de lo “grandes” que son los segundos, terceros y así hasta el último competidor, que han trabajado para estar ahí y se van, habiendo estado y reconociéndose “uno de los primeros del mundo”. Vaya por ellos!!!
    Soberbia, eso es lo que sobra.
    Apertas Republicanas.

    1. Tocayo, también brindo por ellos y por ti, por haber tenido unos padres tan sabios (para muestra la perla que dejas) y que han sabido transmitir su sabiduría, se nota en todos los comentarios que haces.
      Apertas Republicanas

  3. Nacho

    Y yo que ni siquiera fui nunca número 3 o 4 de nada……. ni cuando con 7- 8 años cantaba en la radio (el programa se llamaba Ruede la Bola, donde concursaba para que al menos me dieran chocolates, insignias, comida, etc – “pobriño” – que dirían algunos )……..Pues parece ser que este año igual va a valer la pena echar una ojeada el festival de Eurovisión……. Después de ver esta italiana y la de Salvador Sobral (Amar pelos dois) de Portugal, se puede ver algo diferente.

    1. Nacho, eres un líder en buena gente ¿te parece poco? Yo tampoco he destacado en nada especialmente. Quienes me conocen dicen que soy un gran comunicador y que influyo en la gente (pero cobro por eso 🙂 ) Jajajá, pobriño. Tu problema es que no ibas a ganar, ibas a por los chuches (eso es lo que te diría un coach de esos que circulan por ahí)
      Ya escuché la de Portugal. Tiene mérito ese chico, está mal del corazón, sufre molestias y en cualquier momento le puede pasar algo, de hecho creo que viaja con un médico. Suerte, le deseo, por la parte que me toca (mi madre es portuguesa)

  4. Lo triste es que hay muchos que ansían ser líderes, aunque sea el “líder tontodelhaba”. Pero ya es líder. Una gran entrada que además me ha hecho reír. Un abrazo

    1. Sí, Oscar, hay gente que se mata por ser presidente de la comunidad de vecinos, ese sucedáneo de poder los transforma en gilipollas directamente, se creen algo. Gracias por venir.

  5. Esta es la realidad actual, el tema a resolver desde mi punto de vista es: ¿Qué responsabilidad tenemos al respecto cada uno de nosotros? ¿Qué podemos hacer para cambiar las cosas?
    Quizás si por lo menos nos planteamos que podemos aportar algo, de forma individual y colectiva, tomaríamos las riendas de verdad.
    Muy buena tu reflexión.
    Un abrazo

    1. Gracias, Ana. Creo que luchamos poco (cada vez menos) y nos rendimos enseguida. Y por supuesto, eludimos pensar en exceso, nos dejamos ir porque pensar nos obligaría a analizar y a tomar decisiones que previamente sabemos que nos va costar tomar. Es como una huida consciente hacia adelante, la marea nos arrastra, todo está estudiado para que así sea y eso engaña a mi conciencia, no a mi. Es la resignación la que gana la partida, para bien o para mal (esto último, sin duda). Pero somos responsables, sin duda.

    1. Totalmente de acuerdo con el artículo, continuamente he estado pensando en eso. Acojonante la parte final, esos vividores de las grietas que viven de chupar haciéndonos creer que desarrollan algo. Gracias por el enlace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s