Paseo extreming

Hace unos días, durante mi paseo preventivo –orden de la doctora– fui alcanzado por una china (del suelo). Un proyectil de grava. Aparte del susto y del ‘pinchazo’ momentáneo quedó en nada gracias a la barba, que amortiguó el impacto. Podía haberme dado en un ojo y estaríamos hablando de otra cosa. Procedía de una desbrozadora en tareas de limpieza de un espacio público. Estaba a unos diez metros, aproximadamente. En el trayecto de ida ya me había fijado en el paisano que manejaba el aparato, despreocupadamente. Pensé en decirle algo pero no lo hice. Malo será, me dije en cambio a mi mismo (resignación gallega) y pasé con cierta cautela, visualizando lo que a la vuelta ocurrió. O sea, lo vi venir pero no la vi llegar, para entendernos. El hombre ni se enteró. Grité para que me prestara atención, cosa que no conseguí inicialmente (él llevaba protección), hasta que no acompañé mis alterados berridos con vigorosos ademanes. Apagó el aparato y atendió. Lo puse en antecedentes y le pedí que estuviera pendiente de los viandantes para evitar que se repitiera. Me pidió perdón y me dio las gracias.

Esta mañana me ocurrió lo mismo con otro descuidado, solo que no hubo chinazo. La distancia, en esta ocasión, era de tres metros, muy cerca. La escena fue similar, lo veo al ir, me quedo con ganas de decirle algo y a la vuelta, aprovechando una parada que hizo para ir a su coche a por algo lo interpelé:

—Buenos días, jefe, la semana pasada, allí mismo –le dije señalando el lugar aproximado– un operario que estaba también de limpieza me disparó una grava a la cara con la desbrozadora. Deberían ustedes extremar las precauciones cuando pasa la gente a su altura. No sé si conoce el caso de una señora que murió desangrada al ser alcanzada por un fragmento de vidrio lanzado por una desbrozadora y que se clavó en su yugular. Si esto le ocurriera, podría tener serios problemas, aparte de la desgracia en si misma (o romper unas gafas de marca, de esas que salen por un ojo de la cara, mira por donde, una seña de identidad donde las haya, seguro que de eso no sale indemne, pensé)

—¿Sabe si estaba de espaldas o de frente cuando pasó usted? –preguntó.

—Me da igual la posición en la que estuviera usted –estaba de espaldas–, si sabe que esta operación entraña peligro debería realizarla de forma que le posibilite ver a los viandantes, a buen seguro que las instrucciones al respecto así lo indican, además del sentido común.

—Mire usted, si yo estaba de espaldas no lo podía ver, cada uno tiene su forma de trabajar –añadió de cierto mal tono e ignorando mi explicación anterior.

—A ver, señor, aquí el que tendría que molestarse soy yo, potencial perjudicado, no le parezca mal, lo digo por su bien, y por el nuestro.

—A mi nunca me pasó nada de eso (esperaba la respuesta clásica), además, tengo un seguro (sería autónomo, de una contrata del ayuntamiento) –dijo, lejos de apaciguarse.

—Estupendo –argumenté, como tiene usted seguro se acabó el problema, ya puede usted cargarse a cualquiera. Será cuestión, entonces, de hablar con el ayuntamiento que le contrata y explicar lo que pasa, porque claro, las cosas no suceden hasta que suceden y que no digan luego que no estaban sobre aviso, a mi que me firmen la copia de protesta y…

—Haga usted lo que tenga que hacer y déjeme trabajar.

—Buen consejo, rematé. Adiós

Cuando me di la vuelta, escuché ¡gracias, de todas formas!, sonoramente.

He creído conveniente traer esto a colación, por si resulta de utilidad. Los paseos preventivos me provocan reflexiones preventivas. Y otras.

25 comentarios en “Paseo extreming

  1. Los operarios municipales con las desbrozadoras, con los cañones de aire, con las barredoras pasándote a centímetros de los pies, el camión de riego, el camión de la basura a las doce de la noche, el camión de los vidrios a las doce y media cuando estás dormidos, las licencias municipales de terrazas, la rama que cae porque el ayuntamiento se ha ahorrado la poda de este año…
    Muchas veces nos tratan como si fuéramos gilipollas ¿O nos tratan como lo que somos?
    Y resulta que la contribución nos la clavan puntual y salvajemente, y el impuesto de vehículos, y las tasa de basura y agua…
    En fin, que muchas veces vivir en comunidad puede resultar deporte de riesgo ¡Que te lo digan a ti!

    1. No entiendo a este wordpress, tenía este comentario tu en spam!!!, así que perdona, voy de tarde en tarde a limpiar la basura y me encuentro con esto. He visto que me salió como anónimo y lo respondí. Aimzorry 😉

        1. Ya pago una cuenta y desde que la tengo me ha bajado la afluencia, curiosamente, no entiendo. Tenía más tráfico en 2014 y 2015 con 200 / 300 seguidores que ahora con 900 y pico. Te juro que no lo entiendo. Así que cuando toque renovar, cero patatero, estoy prestando muy poca atención a la blogosfera ultimamente, todo cansa, todo desmotiva. Necesito unas vacaciones con Edelmiro, joder 🙂

  2. Anónimo

    Los operarios municipales con las desbrozadoras, con los cañones de aire, con las barredoras pasándote a centímetros de los pies, el camión de riego, el camión de la basura a las doce de la noche, el camión de los vidrios a las doce y media cuando estás dormidos, las licencias municipales de terrazas, la rama que cae porque el ayuntamiento se ha ahorrado la poda de este año…
    Muchas veces nos tratan como si fuéramos gilipollas ¿O nos tratan como lo que somos?
    Y resulta que la contribución nos la clavan puntual y salvajemente, y el impuesto de vehículos también, y la tasa de basuras…
    Me alegro de que la cosa no pasara a mayores, pero has hecho bien en denunciar el asunto.
    Abrazos

    1. Uy, yo tenía idealizado el campo, lo rural y cada vez que doy un paseo por esos ámbitos no escucho más que un ejércitos de cosas ruidosas que cortan yerba, amputan ramas y setos…todo muy traumático, ni una bendita siesta se puede echar uno 🙂 Gracias por comentar.

  3. No sabia yo que la chinas fueran tan peligrosas, Antonio! Una que vive aquí al ladito tiene una sonrisa de lo más dulce.
    Aunque como ya veo que hay más de una peligrosa, cuídate de ellas y de los paseos.
    Besetes, guapo.

    1. María, si si, cuidao con las chinas. Desde luego, no me importaría cambiar la mía por la tuya, la vecina, no hay arma más poderosa que una sonrisa dulce 🙂 Los paseos son (casi) obligatorios.
      Besos para ti, guapa.

  4. Joder, para ser gallego que poco aguante tienes, deja trabajar al personal tranquilamente coño! ya sabes que cuanto mejor, peor para todos y cuanto peor para todos, mejor. Mejor para mí, el suyo beneficio 😉

  5. Ay, la gente… La verdad es que siempre tienen una respuesta para todo. Cuando veas a la doctora le dices de mi parte, que esos paseos ordenados por ella, pueden causarte la muerte. Y no por la condición que puedas tener, sino por los peligros que te acechan. Besos, gallego.

    1. Antonio

      Efectivamente, la ignorancia, tan extendida en este País.
      La ignorancia y la falta de empatía por los demás.
      Por eso al NOpresidente Rajoy se le lengulatraba cuando quiere ser gracioso acaba cagándola con todos los respetos.
      Apertas Republicanas.

      1. Marianico la puede cagar de todas las maneras pero ahí sigue, dando juego a chistes y él a lo suyo. Es como la tenia solitaria, suelta anillos pero la cabeza permanece anclada a los intestinos (poder).
        Apertas Republicanas

  6. La verdad es que las desbrozadoras son bastantes peligrosas para usarlas a la tremenda. Yo que le he usado durante un tiempo he visto que disparan perdigones con bastante mala leche si te alcanza de cerca e incluso romper el cristal de un coche si le da de lleno, son herramientas para el césped allá donde no llega el corta césped, pero lo usamos para todo y en cualquier lado. Tuviste suerte y el segundo operario mala educación.
    Un abrazo tocayo.

    1. Si que tuve suerte, con la china, y mala suerte, con la persona. Muy cierto lo que dices sobre las desbrozadoras, por lo que veo hay gente de sobra para narrarnos sus peligros.
      Otro abrazo refrescante para tí, Antonio (madre mía, Extremadura, he pasado mis buenos calores en tu tierra, y excelentes momentos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s