Caza mayor

Me enteré de que había muerto un banquero, mejor dicho, de que se había muerto a si mismo, de que se suicidó. De que se pegó un tiro con una de sus quince escopetas de caza mayor de hermosas criaturas rebosantes de vida. Debo ser políticamente correcto y decir que lo siento: Lo siento. Ahora no sé cómo voy a ser si digo a continuación que por lo menos murió de repente. Que pudo elegir su muerte. Que pudo incluso elegir escopeta. Un lujo. Hay gente que quiere morir y no le dejan. La tienen conectada, contra su voluntad, a un puñetero aparato que es como estar conectado a una inmensa mentira. A otra la obligan a morir lenta y conscientemente. En la miseria. Tras quitarle la casa. Tras robarle un banquero suicida y otros que aun no se han suicidado ni irán a la cárcel todos los ahorros que tenía en modo “preferente”. Tras recortarle la sanidad y dejarla reposar en una lista de espera o regatearle los medicamentos hasta la muerte. Pero esto no debe ser entendido como presión, por lo visto. A estos nuevos infelices hay que aplicarles el decálogo de mantras: la vida continua, una crisis es una oportunidad, tras una caida hay que levantarse –aunque el atracado sea un yayoflauta exhausto con derecho al merecido descanso. Esas gilipolleces de las que estamos hartos porque son de Perogrullo. Las repiten los listos y los recién llegados, hasta la saciedad.

El banquero suicida no pudo aguantar la presión, dicen. No pudo aguantar que lo llamaran hijoputa por la calle. Según parece. Queda feo. Hay que respetar a todo el mundo aunque el respetado haya hipotecado la vida de miles de personas, sobre todo cuando se viene de la alta política, que a menudo es de lo más baja que uno puede imaginarse. La fama, aunque sea mala malísima, o sobre todo por esto, conlleva una inexplicable cuota de condescendencia ante la tragedia de uno de sus protagonistas. La que no se tiene con aquel que ha perdido 400 mil euros a manos de la mafia bancaria. O con quien que ha decidido suicidarse desde lo alto del piso del que lo han desahuciado para asegurarse de que ya no se puede levantar porque no vale la pena hacerlo mientras haya tanta impunidad. Son una masa anónima. Pero los famosos, sean delincuentes o no, salen en la tele, en los medios, en sus yates. Parece una vida mucho más desperdiciada que otras. Quizás porque están cumpliendo alguno de los sueños que muchos tenemos y que nos han robado. Parecen más perdonables.

Creo que la presión que no pudo soportar es pasar a ser un apestado para los suyos, los del carné, que se distanciaran de él por haber perdido el pedigrí. Que le retiraran el saludo los mismos que le consintieron y sabían todo. Lo más importante en este club que no descubran los chanchullos de sus miembros. La honradez es un lastre para pertenecer a esa élite. Estoy seguro de que los yayoflautas y los suicidas inducidos por la pésima praxis de este cazador o otros depredadores de incautos les importan un carallo. O un huevo. El colmo del cinismo es echar la culpa a los de siempre. Es decir, a nosotros.

22 comentarios en “Caza mayor

  1. Pues si, creo que el “señor” ese no conocía todos los mantras que nos inundan al resto de los mortales para cuando las cosas van mal. ¡Claro!, esos mantras sólo son para gente corrientucha.
    Estos pavos caminan 1 metro por encima del suelo, por lo menos. Caminan por encima de todos sus fajos de billetes nada trabajados sino “presuntamente afanados”.
    Y claro, no soportan que les venga un revés. Eso también es para gente corrientucha. Porque los corrientuchos ya estamos acostumbrados a los reveses y tratamos de ponerles solución.

      1. Si, exacto, buena apreciación.
        Pero al resto de los humanos también nos llegan reveses “de los nuestros” y utilizamos ajo y agua. Claro que eso es demasiado vulgar para la “presunta elite afanadora”. 🙂

  2. Magnifica reflexión, por supuesto.
    Y se me ocurre, tras leerte y al margen de pensar desde el minuto uno que ese tipo no esta muerto, que igual va siendo hora de recopilar todos los nombres de las personas que se han suicidado por perder su casa y dinero por los tejemanejes de la gentuza como él que dirigen los bancos, porque son muchas y no cuentan en ningun sitio. Y esos si que se han suicidado por la presión de el tipo indecente y sus compinches. No. no solo no me da pena que lo hubiera hecho, sino que me alegra que haya dejado de vivir de puta madre a nuestra costa. Lástima que no me creo nada y que tiene su dinero robado a buen recaudo.. En que playa se podrá estar dorando? en las cocinas de botero fijo que no.

    1. Ese listado que propones no vende, a la prensa le trae sin cuidado, no dejan de ser un puñado de personas anónimas y al público le gustan los famosetes, de cualquier pelaje y condición. A veces pienso que no me conviene amargarme tanto con esta tropa porque es concederles una victoria que les encanta.

  3. Es curioso, y ahora no me entiendas mal, que cuando Blesa se descerrajó un escopetazo pensé en ti. En tu combatividad, en tus posts por supuesto, en tu ironía y humor negros y tan terapéuticos y realistas, y pensé en que lógicamente no te habría dejado indiferente, como a ninguno de nosotros, supongo. Pues un corrupto, un chorizo, un ladrón, un mentiroso y un caradura menos, eso me parece un hecho impepinable. Muera como muera es una resta. Y es curioso porque fue con muy poca diferencia, quizá al día siguiente, de que trincaran -¡¡¡por fin!!!- a Villar, otro cacique y personaje que tal. Pues tres cuartos de lo mismo en los cariñosos epítetos que puedo dedicarle. Uno, en la más absoluta de las ingenuidades, llega a tener una ráfaga de “¡¡Oh!! ¿Se estará arreglando este país, por fin, será el mundo ahora un lugar un poquito mejor?” Me temo que ya sabemos la respuesta, porque hay infinidad de sanguijuelas que se disputan a bocados su parte. Vaya país, uno no deja de alucinar. Corrupción y robo institucionalizados y generalizados.

    1. La verdad es que si escribiera sobre todo lo que no me deja indiferente ya estaría mal de la salud, o ciego por no salir de delante del portátil. Pero sí, esta era una buena ocasión para ladrar, ojalá pudiera morder. Villar, otro que tal, a veces intento imaginar qué institución española está libre de corrupción y creo que no vale la pena hacer el esfuerzo porque son todas. Desde la Corona hasta el ayuntamiento más cutre. Nosotros también deberíamos analizarnos antes de sacar el hacha, pero creo que muchos saldríamos airosos de la comparativa, salvo alguna cosha, jajaja.

  4. Fíjate que aún estando completamente de acuerdo con tu escrito, soy incapaz de festejar la muerte de un hijoputa. No digo que tú lo hagas. A ver si consigo explicarme. Aborrezco la impunidad que disfrutan, la prepotencia, la clase de vida que se han pegado, las juergas probablemente más delictivas que el dinero robado. Aborrezco su falta de honestidad y que les importe un carajo quien cae por el camino. Y sin embargo, será porque afortunadamente nada, pero que nada tengo que ver con su forma de entender la vida, ni siquiera puedo alegrarme cuando se vuelan los sesos.

    1. Gemma, te explicas perfectamente. Pero cuando me acuerdo de Hitler agradezco que tengan la cobardía de pegarse un tiro, porque enfrentarse a sus hechos y consecuencias necesita mucho valor. El único valor de personajes como este es, justamente, ser un perfecto cobarde. Aparte de un desequilibrado.

  5. Cuidaoooo!! con creerse todo lo que nos cuentan, ha sido todo muy fugaz incineración incluida… no se yo! Cuidaooo!!! es muy posible que esté camino al paraiso terrenal,no me extrañaría nada. Por lo demás todo cierto lo de este post.

    1. Jajaja. Sí, teorías raras no faltan, también por ser un personaje famoso que puede dar para una película. Casos así nunca se cierran del todo, saldrá algún libro, es posible que en un par de años se abra una investigación, etc. Conmigo eso no pasaría, seguro, salvo que me haga sicópata.

  6. No se publican la cantidad de suicidios que está crisis está provocando.
    No interesa crear alarma social pero si titulares de uno de los culpables.
    Cuando vea en los medios de comunicación las iniciales de las personas que optaron por quitarse la vida comenzaré a creer que algo está cambiando.

  7. Esta es una de las veces que me quedo sin palabras. El suicidio es algo tan drástico que no importa quién sea solo puedo sentir lástima de esos últimos momentos consigo mismo. Y cambiando el tema para uno más alegre, pronto te veo, gallego. Bicos.

    1. Bueno, en algunos países forma parte de su cultura, Mel, pero entiendo que te sobrecoja, aunque haya suicidios que impresionen más que otros por ser más cercanos o de algún ser querido.
      Pronto nos vemos, tengo que ver el correo con las fechas para ir situándome. Bicos

  8. Nacho

    Claro Antonio, los suicidados por haberlo perdido todo, o casi, no eran ni famosillos ni delincuentes de guante blanco. Vaya por delante – no vaya a ser que se malinterpreten mis palabras Y puedan acusar de delitos de odio o cosas así que contempla la ley mordaza – que siento enormemente la pérdida del inclito; no se si un poco más o menos de aquella que falleció cirrotica por sus hábitos , pero a un nivel similar.
    El dolor que nos queda por tan sensibles pérdidas sólo lo podemos sobrellevar con aquella cita bíblica de : El señor nos lo dio, el señor nos lo quitó, cumplase su santa voluntad.
    Este hombre, ejemplo en vida para tantos, que pueda seguir de ejemplo para tantos de sus compañeros de camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s