El carné de las masacres

Nueva York. Entre los restos calcinados (casi desintegrados) de las Torres Gemelas tras el fatídico 11-S aparece el pasaporte intacto de uno de los pilotos suicidas. Versión más compleja de aquello de una aguja en el pajar. Algo milagroso. Ese mismo día, las únicas cosas que se pudieron rescatar de entre los restos pulverizados del vuelo 93 de la United Airlines estrellado en Pensilvania –otro de los cuatro aviones secuestrados para matar– fueron las cajas negras, varios pasaportes impolutos y un típico pañuelo rojo islámico. En la masacre del 11-M de Madrid, perpetrada en los trenes de cercanías, los terroristas dejaron una mochila sin estallar con una tarjeta SIM plagada de datos y un coche infestado de huellas dactilares. En el atentado a Charlie Hebdo (París), dos asesinos, hermanos, ‘olvidan’ sus carnés de identidad en el coche robado utilizado para huir. En la matanza de la sala Bataclan (nuevamente París) uno de los suicidas llevaba consigo un pasaporte sirio falso que permitió seguir su ruta de escapada. En Berlín, el yihadista que arrasó un mercadillo navideño con un camión robado dejó su documentación en la guantera. En Manchester (Reino Unido) el suicida que explosionó su mochila en el Manchester Arena llevaba en el pantalón un documento de identificación que permitió conocer su nombre. En el reciente ataque terrorista de Barcelona, en la furgoneta que embiste a la multitud aparece el pasaporte de uno de los miembros de la célula yihadista. Y otros casos similares que seguro siguen este patrón pero no me he parado a buscar.

Los terroristas (suicidas o no) suelen ser meticulosos. O por tal los tengo. Incluso la planificación debe ser más exquisita si no mueren en el intento. Una vez vista la relación anterior se podría pensar que el check list del atentado incluye una casilla que pone “no olvidar llevar el DNI encima y dejarlo en el escenario del crimen”, de lo contrario no entiendo cómo pueden quedar pasaportes, DNI’s, carnés de conducir y cualquier otro documento que identifiquen la autoría y faciliten la tarea policial debido a las fotos y todo tipo de datos personales. Al rato del atentado saben nombre, vida y milagros desde la fecha de nacimiento: familiares, amigos, ligues, manías, gustos personales, orientación sexual y marca de calzoncillo. Hay algo que chirría en esta pauta de comportamiento. Sobre todo cuando parece que hablamos de gente joven desencantada, reciclada al yihadismo de forma urgente y cuya religión anterior era la del santo colocón. Hasta homosexuales arrepentidos en la nómina, todo vale a la causa (ideólogos) para fabricar bombas ambulantes, aunque en sus países los hubiesen linchado por tal “acto abominable y delito”.

Muchos de estos conversos han sido capaces de hacerse con armas, secuestrar camiones, matar a sus propietarios y dirigirse implacables hacia los fatales objetivos mientras estaban bajo vigilancia y pinchazo telefónico. Se me ocurre pensar, a lo bruto, que son usados como “camellos” yihadistas que en lugar de pasar drogas distribuyen terrorismo. Los tienen para llegar a la madre del cordero, a la parturienta de tanto horror, solo que es mucha madre y no hay ganas, voluntad o medios de acabar con ella. Por el camino nos comemos los daños colaterales.

A un suicida autobomba podría darle igual que encuentren o no su carné tras la inmolación efectiva (aunque ya hemos visto que un carné es indestructible). Lo lógico sería pensar que, por el bien de la causa, es un error llevar un documento encima ya que gracias a él acabarán desmadejando la célula y con ello la posibilidad de cometer más actos, o sea, optimizar el terror. Si la opción de matar escogida es la de la furgoneta o camión no tiene sentido dejar carné alguno en la guantera pues una vez acabada la avenida de la muerte deben bajar del vehículo y echar a correr al tiempo que disparan a todo humano viviente para completar el trabajo. Por experiencia saben que muy pocos escapan al acoso policial, volvemos al punto de partida: llevar carné igual a ERROR.

Con el terrorismo pasa como con los incendios. Pillar al asesino o pirómano es el final de la película, medalla para el político de turno, ahí se encuentran los réditos. Beneficio que se pierde si pregunta a quién o quienes favorecen los atentados y los incendios y cómo combatir causas y origen. Es como el dilema cirujía vs medicina preventiva. Mejor extirpar que prevenir. Mejor controlar que erradicar. Mejor callar.

Quizás ser un ‘sin papeles’ o un ‘sin lugar’ marca tanto que el pasaporte se convierte en algo más importante que la propia vida, hay que llevarlo siempre encima, en cualquier sitio. Mejor morir que volver a empezar.

33 comentarios en “El carné de las masacres

  1. Pingback: Chus, Toni, Mª del Mar, Little, LyS, Carme, Marcial, Alfonso, Deva, Paz y algunos más … son mis blogueros favoritos | Esas pequeñas cosas

  2. María

    Creo que puede ser que dejen sus rastros para que se sepa que lo han hecho ellos. Y toda la publicidad que se les dé, para ellos, es poca.
    Así que paso a saludarte y desearte un buen fin de semana.

  3. Icástico, ciertamente lo que se mueve detrás de todo esto es como para perder la salud mental, y lo peor no es la cantidad de millones que sobramos, sino la otra cantidad que se traga el cuento de los “infortunados olvidos”.
    Un abrazo mientras nos quede memoria.

  4. etarrago y etfreixes

    Irremediablemente absurdo, amigo icástico, desde su inicio, desde la primera semilla de su locura. Bien contado, bien explicado, cruelmente absurdo todo … así es, hasta eso de saber quien cae primero. Hasta en ello, en ese abominable proceder, hay clases de primera y de segunda.

  5. Podemos estar especulando y viendo datos que no cuadran (o que cuadran demasiado pero es terrorífico darlo por hecho) hasta que nos aburramos, tal vez dentro de un par de generaciones, se filme un exitazo de taquilla con lo que realmente pasó y las tramas que lo motivaron. No somos más que una clase de párvulos a la que se cuenta aquello del hombre del saco o la caperucita, y como enanos que esperan la hora del recreo, tragamos.
    Las bombas, los atropellos y los cuchillos, dan mucho miedo, pero lo que se cuece en las altas esferas, con tipos que ni tienen identidad ni mucho menos pasaporte, es -y perdonen la expresión- para cagarse.

    1. Gemma, lo que se cuece en las altas esferas es pa cagarse, sin perdón. Pero no solo con el terrorismo. Lo que está claro es que los ingredientes de la olla somos nosotros. Hay superploblación, sobramos dos o tres mil millones. Mientras no puedan largarse a otro planeta y dejarnos aquí matándonos lo hacen ellos para que el lugar común, en la parte que les toca (la mejor), no se la manchemos mucho. De tordas formas, los mismos que se cargan el planeta con el capitalismo salvaje disfrutan de los pocos paraísos que van quedando, incluidos los paraísos fiscales. Saludos

      1. Y uno se pregunta llegados a este punto: Sigo luchando, nadando contracorriente y fiel a mis principios o tiro la toalla, me tumbo al sol y paso de todo el tiempo que me quede? (es todo tan cansino)

        1. Nacho

          Hola. Disculpad la intromisión Gemmacan y Antonio. Me pareció interesante el comentario que te hace Antonio. Para mayor abundancia, recomendaría a los interesados de como tienen planificado todo esto que ya estamos viendo, la lectura del libro : Informe Lugano de Susan George; Icaria Editorial Intermon Oxfam (fue presidenta del Observatorio de la Mundialización), hoy miembro de ATTAC. Es un libro ¿Novela-realidad? que leí hace 16 años, y donde nos explican claramente sus intenciones. Ahí nos lo explican ellos mismos bien claro. Un saludo.

          1. Gracias, Nacho. No es la primera vez que mencionas este informe. Procuraré hacerme con él, para sufrir un poco más. Cuando leas algo simpático también lo puedes recomendar, creo que me voy a pasar al humor para tomarme en respiro o por una cuestión de salud mental. Me gustan los retos 🙂

        2. Gemma, dime cuándo has dejado de luchar en los múltiples frentes que nos va abriendo la vida. Soy piscis, tirando a salmón, o sea, practicando la contracorriente. He luchado contra mi padre, para empezar, era un déspota (QEPD), la cosa viene de lejos. Lo que nunca se puede hacer es NADA, pero también es compatible con tumbarse al sol y pasar de todo de vez en cuando, es necesario para seguir luchando.

  6. Antonio N-T L

    Querido Antonio, pues efectivamente, en esa locura en que deben vivir los terroristas, siempre se les “despista” una pista, que finalmente permitirá que alguien haga una inteligente deducción y desemarañe la maraña.
    !Vaya vergüenza” que deben pasar los instructores de los terroristas y los desenmarañadores, que ¿podrían ser los mismos?
    Sí, sí, mejor preguntar, como no. O mejor dicho, afirmar, porque estas simples deducciones que practicas concluyen con verdades como puños, aunque nos quieran tomar por ¿terroristas?
    Yo ya no quiero participar como un gilipollas que obvia lo obvio, que practica el cinismo, que hace el caldo gordo a las ¿autoridades?.
    Todos sabemos de que va la historia, pero nos sentimos impotentes frente al aparato del estado, o mejor dicho, de los estados. Porque nos pueden hacer la vida imposible.
    Pero seguiremos luchando, con la palabra ….
    Apertas republicanas

  7. Nacho

    Ufffffff!!!!!!!!!. De esta entrada, lo más pertinente del post, a mi entender, es la última frase del penúltimo parrafo. Sí, sí. ….. ” mejor callar” (de momento); más adelante igual también, ” mejor no pensar “.

    1. Manda webos, Nacho, que tú no tengas nada que decir, que no pongas de tu cosecha, si que es preocupante 🙂 Callar es la receta. Bueno, la de los monos sabios es más completa (no oir, no ver, no decir)

  8. rameneses

    Sobre tu entrada precisamente lo mismo contaba un tuitero, no deja de ser curioso por no llamarlo de otra forma. No sé exactamente el ¿por qué? de semejante “causalidad”. Supongo que no sabremos ni conseguiremos más información al respecto. Quizás el pequeño Nicolás y el CNI, nos podrían ampliar los datos. Saludos cordiales.

  9. Seguro que se llevan el dni o el pasaporte para que los hagan santos del ISIS, san Mohamed, san Abdu, y tal. En el caso de las Torres Gemelas que apareció el pasaporte entre el desastre, mayor razón para santificarlo, que además de terrorista hizo ese milagro. Ya sabes que las religiones utilizan todos los medios para montarse sus historias sagradas. Muy aguda tu apreciación.

    1. A veces pienso que el carné se lo meten (como meten droga en un registro a un detenido para inculparlo) Luego van a por unos cuantos, desmantelan la célula y la población tranquila, pero lo suficientemente acojonada o amedrentada como para asumir que ya nos pueden meter un tanque en casa sin oponer resistencia. Es una fase más en la escala de alienación. Una guerra low cost, no como las de antes, que costaban un pastón. Eso, o que el carné es la firma, el orgullo yihadista, un mensaje de “esto lo he hecho yo, pa que tenteres”.

  10. El del pasaporte en el avión hace sentido, porque no te puedes subir al avión sin él. Ahora, luego de leer tu entrada, ¡CARAJO!!! ¿Serán brutos o el deseo de protagonismo les gana? ¿Necesitarán el ID para mostrarlo a las vírgenes que conocerán cuando lleguen al paraíso? ¿Quién sabe?

    1. Tocayo, imagino que las reinas de las que hablas son las 72 huríes vírgenes prometidas y que les esperan en el paraíso tras la acción. Pero mueren siendo peones, cada vez más. Un abrazo

      1. Así es, y seguirán cayendo peones, pero como siempre, a lo largo de la vida en las guerras (religiosas o no) siempre caen primero los “Intelectuales” con diplomaturas y carreras de galgos) Los tontos son siempre los últimos en caer o en levantarse, según se mire.
        72 huríes? Yo creí que eran 60, debe de estar en alza la puja. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s