Estampitas

Parece que Melba, excelente escritora, y su amiga María, mujer serena y dulce, vinieron a España huyendo de ciclones tropicales esperados en su tierra natal. Ira de la naturaleza. No es así, llevaban justo un año planificando el viaje con detalle. Esos monstruos pusieron su ojo ciclópeo en Puerto Rico, Florida y Texas para dar con su paradero. Ambas tienen un hijo en aquella bonita isla. Mel, además, otros dos que viven en Estados Unidos, igual que una hija de María. En esos estados que son como tetas para los vendavales. Se nutren de los mismos países una y otra vez. Estados favoritos de la adversidad, visitados con pavorosa regularidad. No da tiempo a perderles el miedo. Texas Madrid Oviedo Gijón Betanzos Pontedeume Sada A Coruña Barcelona Madrid Texas. Avión, bus, coche. A fe que es una maniobra de despiste para marear al ciclón.

Hace años, Mel se mudó al país de las oportunidades, lo mismo que María, despejando el camino a la prole, como buena gallina clueca. Desde niña fue un volcán en activo que arroja su lava sobre las injusticias y las desigualdades. No esa nena buena y tranquila que quieren todos los padres. Tal es su fuerza que el Cosmos, celoso, le manda de vez en cuando tan temibles sicarios, para arrancarle la cabellera con las garras de los vientos. María y José son los últimos esbirros llegados a despojar la tierra de todo lo que tenga raíz o tejado y vomitando toneladas de agua salada sobre las abiertas yagas, para que escueza la herida. Difícil de imaginar. Con María y José bautizaron a los huracanes. Debe tener ‘gracia’ para los creyentes. Lo último que supe de esa pareja es que estaba en el portal de Belén, tan tranquila. Bueno, tranquila tranquila no, María con los nervios propios de una virgen que va a dar a luz un hijo del Espíritu Santo. Casi ná.

Por eso no me extrañó, o tal vez si, justo por lo mismo, que su primer encargo tras abrazarnos como habíamos prometido hacer en nuestro primer encuentro offline fuera una ristra de estampitas de la Virgen que le había pedido llevar de España su esposo, hombre devoto donde los haya, de rosario diario: la Virgen de Montserrat, de la Concepción, de los Milagros, la de Yanomeacuerdo. No entiendo la clonación de la virgen madre, multiplicación de la auténtica y genuina, por decir algo; servidor es ateo confeso. Es que aquí, donde haya un pueblo con dos casas lo primero es tener su virgencita y le sigue su capilla. María, en cambio, buscaba rosarios, con cruz pero sin okupa, sin atleta, sin clavos de cristo. Madera huérfana y pelada. Me olvidé de preguntarle por qué quería el madero desahuciado de inquilino tan famoso.

Total, me vi envuelto en una ‘encrucijada’ inesperada. Antes de darme tiempo a enfriar me lancé a las pesquisas. Fui a bibliotecas e iglesias del entorno. Pregunté a ancianas y ancianos con pinta de beatos. Nada. Entré en un despacho parroquial, el del cura, sin resultado (que Dios le perdone). El ‘caso estampita’ se convirtió en obsesión. Me acerqué a una tienda de antigüedades con intención de encontrar una virgen de ocasión, de segunda mano. Estampitas tal vez halladas en el cajón de un viejo desván y que fueran a parar allí. La tienda estaba cerrada por vacaciones, cómo no. El desafío era descomunal, una cuestión de orgullo. Me vino a la cabeza ese ex ministro del interior y esa ministra de trabajo que imponen medallas de oro a cualquier virgen (de madera) aunque anden los policías sin chalecos antibalas. Sí sí, en mi país. Me entró una rabia y una impotencia… ¿Que se van a ir sin estampitas? Ni de coña!

Quedaba un último cartucho. Luisa, otra bloguera de postín, excelente fotógrafa y coruñesa de toda la vida (CTV). Teníamos previsto verla al día siguiente de nuestro estado de abatimiento y derrota, así que la llamé al móvil para quedar. Puse manos libres para tener un ménage à trois (ella, Mel y yo). Hola, qué tal y tal? Antes de entrar en materia, Luisa, te digo que tenemos un asunto peliagudo que resolver. Le lancé el caso estampa con los obstáculos hallados. Diez segundos de silencio. ¿Pero qué me estás contando?, dice con acento de ‘no me lo puedo de creer’. Es posible que también fuera un acento ateo. Pues eso, Luisa, hay que asumirlo como un reto, con humor, en eso consiste ser un buen anfitrión. No podemos quedar como un par de fracasados incapaces de hacerse con un puñado de estampillas en un país donde la iglesia está llena de ‘cromos’. Cero credibilidad nos va a dejar. Nada más colgar se puso a ello, oye. Se acercó a una tienda de su barrio en A Coruña, se hizo con trece estampitas y dejó dicho en la tienda que mañana más (los rosarios, no nos olvidemos) Y así fue, misión cumplida. Me sentí celoso de la impecable gestión de mi colega de bitácora, claro que en mi descargo debo decir que no es lo mismo un pueblo de nueve mil habitantes que una ciudad de un cuarto de millón de almas como la de Luisa. Y aun encima nos llevó al monte de San Pedro; un empacho de vistas esplendorosas e imprescindibles para el visitante. Gracias.

Y eso fue todo, por no hablar del difícil consenso a la hora de la pitanza. María es una estupenda y estricta vegetariana radical, ni un día se salta este régimen. Ya me gustaría a mi ser tan disciplinado. Tengo prohibida la sal y a veces me la desprohibo, con gusto, si surge un imprevisto que merezca la pena. A Mel no le gustan los bichos con ‘ojitos’ (ohitos) tales como una deliciosa parrochita (xouva, sardina pequeña), cigalas, tampoco los mejillones (mehillone). Entre una cosa y otra acabamos comiendo unas lonchas jamón de recebo y croquetas también de jamón. ¡Bingo! A ver cómo coño se lo digo a mi doctora (dos días para la visita de turno), que es una talibana de pro (pero buena, que conste). Amén.

Estampita-NSenora-Guadalupe10

100 comentarios en “Estampitas

  1. Pingback: Regalos Inolvidables | Si, Soy Gallego

  2. Anónimo

    Ya veo que sigo anónima.
    Al menos las respuestas salen.
    Ni idea de lo que pasa, pero tengo demasiadas cosas pendientes en este momento para investigar.
    Al final, vosotros ya sabéis quien soy. 🙂
    Besos mil

  3. Ay, Antonio… Me has hecho reír hasta las lágrimas. La verdad que esto de las estampas fue un aprieto para mi también. Imagina que hubiera llegado de la Madre Patria, que mi marido que me dio el permiso para irme sin él y con el solo encargo de traerle sus estampitas de las vírgenes (clonadas o no) y su rosarito. No, no podía regresar sin ellos. Y te confieso, que tampoco sé el por qué María necesitaba el rosario sin inquilino. Ni idea. Bueno, pero aquí públicamente quiero darte las gracias no solo por la búsqueda, sino porque cuidaste de nosotras, nos llevaste de aquí para allá como un buen anfitrión y sobre todo, que maravilla de hombre puntual. Lourdes (Ella) debe estar super feliz con ese detallazo. A la Luisa preciosa, que mujer tan divina. De lo único que me voy a quejar es que me han matao con las caminatas. A ver, la fibromialgia no me deja dar tanto trote, aunque el Monte de San Pedro se merecía el esfuerzo. Gracias, gracias, gracias a los dos. Son dos personas maravillosas. Un abrazote desde este San Antonio lluvioso. (Bueno, ando de santo en santo).

    1. Mel, me gusta ser un buen anfitrión y si lo haces para amigos pues soy muy perfeccionista, siento que no pudieses caminar mucho más y que no te gusten los ohitos. En cuanto a lo de la puntualidad, es un ‘defecto’ que tengo y que me tatuó mi padre. Digo defecto porque la puntualidad conlleva esperar muchas horas a lo largo de la vida a personas que no la valoran y creen que estás a su disposición, o eso parece. Otro abrazo, ahora ya sabes desde donde, se me acabó el secreto.

      1. Anónimo

        Otra más que tiene el mismo defecto, aunque quiero hacer constar que lo denomino así porque lo haces tu, de defecto no tiene nada.
        Ser impuntual me parece no valorar a la persona que si es puntual, además de una falta de todo, no solo de educación. Se exceptúan las causas justificadas.
        La puntualidad dice mucho de las personas.
        Luisa dixit. 🙂

        1. Luisa, ya sé que no es un defecto, me gusta ser puntual y lo que gusta no es defecto, ya expliqué por qué le llamé así (de broma). No se debe incumplir con quien se toma en serio cumplir. Por cierto, ahora me sales como ‘alguien’ o ‘anónimo’ y tengo que validar el comentario. Ya ha quedado demostrado que eras mucho más que ‘alguien’.

      2. Pues yo valoro mucho la puntualidad. Odio esperar. También me lo enseñaron mis padres que el tiempo de los demás es muy valioso. A ti te veo eternamente sentado en la butaca del hotel, hablando como si nos conociéramos de toda la vida. Caminando para arriba y abajo buscando las benditas estampas. Agarrándome para que no me fuera de bruces por aquellas calles de Betanzos. Gracias amigo. Te llevo en mi corazoncito.

    2. Anónimo

      Vaya !!! nos vamos a quedar sin saber por qué el inquilino se quedó fuera de la compra; más enigmas por descifrar.
      Mel, muchas gracias por lo de mujer divina y también por lo de preciosa, pero hago más hincapié en lo de “divina” porque seguimos con divinidades, santos, iglesias y rosarios con y sin inquilino, esto está claro que va de “estampitas”. 🙂
      Me venía oliendo que me iba a caer un chorreo por la caminatita. Comprendo que para mi son dos pasos y también te entiendo a ti, pobrecita, que no te quejaste y fuiste una santa. jaja., seguimos con lo mismo. Me daba pena que al menos no disfrutáseis de unas vistas espectaculares en un día también espectacular. No siempre se puede ir allí por el viento, el frío y ya no digamos si llueve.
      Seguro que de la caminata te recuperaste en las largas horas de avión de vuelta a casa.
      Otro abazo muy fuerte desde una Coruña soleada. 🙂

  4. Eso de las estampitas ¿No tendrá algo que ver con el famoso timo homónimo?
    Mira que se dan todos los ingredientes: estampitas, mentiras, listos… y tolays, ja,ja,ja,
    A lo del marisco me apunto (con ojos o sin ojos)

  5. Cuando yo vaya a pasearme por allí lo quiero todo con ojitos, patitas, dientes y todo lo que le quieras poner encima. Ya se lo quito yo cuando me vaya sobrando …
    Ains solo me santiguo en estas ocasiones 🐽🐽🐽🐽🐽

    1. Ahí, ahí, Margui, que mi plan era todo a base de ojitos y patitas y molusquitos y no pudo ser.
      Chafada me quedé despues de haber escogido cuidadosamente una terracita frente a un mar por cierto lleno de yates, en un día soleadísimo, encargado ex-profeso para nuestras visitantes.
      🙂
      Al menos, si tuvimos sol, mar, yates, terracita y una compañía excelente.

  6. Antonio

    Querido Antonio, y tú en estos trotes???
    Pues en esta ¿tu ciudad? conozco varias tiendas, una muy cercana a mi trabajo y casa, donde estampitas son justamente lo que sobran.
    En la Rúa Carral vendenlas junto a otros muchos útiles (si se les puede definir así) de naturaleza y vocación religiosa.
    !Ahh! y también unas bolsitas con restos de las “formas”, todavía no sagradas, que en tiempos lejanos comprábamos para distraer el estómago a ciertas avanzadas horas de la mañana.
    Magnífico tu relato y descripción, porque nos llevas por una “tourne” geográfica y un relato climatológico de fenómenos de mal comportar que nada tiene que envidiar a la redacción de un “telediario”.
    Y esa joya CTV debemos conservarla para que nos guíe cuando nos desplacemos en excursión a A Coruña. Por su dedicación, eficiencia y cariño le obsequiaremos con unos albariños del sur de nuestra “Cataluña” no independiente ….. todavía.
    Pero a estas alturas tú buscando estampitas?????
    Apertas Republicanas.

    1. Querido tocayo, son los amigos, que me confunden. Se hacen muchas cosas por ellos sin entrar en el fondo ni en preguntas. A ver si me vas a soliviantar a la joya con eso del CTV, es una licencia mía, creo que me la va a permitir por una temporada pero no conviene abusar. Lo de los albariños le va a gustar, ahí estuviste fino como un VTV.
      Te juro que buscar estampitas es una terapia cojonuda para escapar de tanto cerrilismo. No obstante, para que veas que no hay rencor, Luisa metió una virgen de Montserrat en el lote, hala, a ver si lo lee alguien de la República Catalana.
      Creo que tu ciudad ya no es la mía, sufrí un proceso separatista por temas laborales hace 15 años que se agravó con otros sentimentales, la ruptura fue drástica. Gracias por las referencias estampilleras de ahí, ya no me atrevo a decirte que harán falta.
      El día que se independice Galicia será por un terremoto que nos desgaje despaña, y aún nos pondremos a remendarlo, tranquilo.
      Apertas Republicanas.

      1. Antonio

        Querido tocayo, haya o no habido episodio de alejamiento aquí en la mía está tu casa, con o sin estampitas. Te persines o santigües, como mejor quieras decir.
        Y a la admirada Coruñesa no la referiré más en esos términos, no vaya a ser que incite al Depor frente al Celtiña. El albariño sigue comprometido.
        Apertas Republicanas

    2. Jajaja, si al final con peticiones por aquí y por allá vamos a montar un business y reducir la tasa de paro.
      Bueno, no sé si la tasa de paro, pero a las de la tienda de las estampitas y demás, los dos días que fuimos, se les incrementaron las ventas. Alguien salió ganando, además de nuestras visitantes que estaban recontentas con sus adquisiciones.
      Gracias por lo de joya, soy débil con los halagos, así que cuando vengáis al norte y solo por lo de joya, os podría preparar un itinerario de lujo.
      Bicos para el sur.

      1. Que no eres de halagos y tan preciosa que eres. La verdad que entre el Antonio y tú nos hicieron el día, además de lo de las estampitas que eran el encargo de mi marido. Si lo vieras cuando abrió los sobres de estampas. Estaba que ni de orgasmo.

        1. Pues mira, misión cumplida, qué felicidad y nosotros tan contentos buscándola y pasando un buen rato mientras tanto, como dices. Espero que el perro estuviese repuesto de la mordedura serpiente y la casa limpia, hummm 🙂

          1. Pues el perro está muy bien. Me olió hasta el cansancio. Nunca había olido el olor a amor de España. La casa muy limpia. Ya llevaba dos días en la cama y hoy decidí levantarme y andar, como Lázaro.

        2. Anónimo

          Mel, es que me sonrojo, así que ya sabes cómo estoy ahora.
          Me alegro mucho que los días aquí hayan sido memorables. Para ser justos, ya sé que Antonio puso mucha dedicación,por lo cual lo envido ya que para mi no era posible, yo la logística souvenirs y paseo matador. jeje.
          Me alegra mucho saber que he provocado un super orgarmo allende los mares, esto no me había sucedido nunca y menos sin ver a la persona. ¡ Que cosas tienen los santos !!!
          Apunta, Antonio, más cosas que agradecer al conjunto Santos team. De esta vez estoy a punto de convertirme. 🙂

  7. Si no hubiera sido por Luisa…. al final servidas de estampitas y rosarios para atender a Mel y María como se merecían, ostras me has dejado pensando en porque ponen nombres tan bíblicos a catástrofes naturales tan brutales, genial !!! 🙂 besazos.

    1. Pues hasta hace poco todos estos fenómenos atmosféricos salvajes, los más destructivos, llevaban nombre de mujer. Imagino que hubo movimientos en contra y ahora también reciben nombre masculino. En este caso coincidió, como dices, que eran bíblicos, como las plagas. Bueno, no me calientes, si no hubiese estado Luisa algo hubiese tramado pero te aseguro que de vacío no se iban 🙂 Pero, por supuesto, no me importó en absoluto que estuviese, al contrario.
      Más besazos

      1. Anónimo

        ¿ Tú no sabes que las mujeres somos el origen de todos los males?
        Percibo que no fuiste permeable a las lecciones de tu más tierna infancia.
        Ni falta que te hizo, por cierto.

      1. Mel yo solo comento el texto que he leído que ya viste que hoy os nombré a las dos a ti y mi linda María 🙂 hay veces que no necesitas mucho tiempo para disfrutar de las almas hasta sin haber pronunciado palabra, abrazos amiga 🙂

  8. Me hubiera encantado apuntarme a la búsqueda de estampitas y paisajes. Incluso las podría haber dibujado cual santa falsificación.
    Qué suerte tener momentos así y poder disfrutar de la buena gente, para, como dice Luisa, reconciliarse con el ser humano.
    Ahora vigila la dieta y que las sales sólo sean de baño.

    1. Coño, ahora que lo dices, Gemma, tú podías haber sido ‘otro cartucho’ por esa solución que aportas: haberlas dibujado. Y podíamos haber sacado una pasta (yo pongo los clientes), por lo menos la que le dejaron a otros. Tomo nota. Lo del ‘ser’ humano da mucho juego, hay muchos que son humanos sin ser, están como a medio hacer, un lio, yo me entiendo 🙂 Bueno, a la próxima expedición que se acerque a mis costas con asuntos complejos, te apunto. Lo de la sal es peor que las estampitas, está presente en todo, aunque no quieras, hasta en los dulces, es como Dios pero en la alimentación. Nos tienen que matar de algo, hay superpoblación.
      Un abrazo.

  9. Yo no soy esa que tu te imaginas, que decía la canción. Esto para comenzar. 🙂 🙂

    Me he reido mucho con la introducción, los ciclones y la huída de Mel y María de los mismos. Ya no te digo nada de la referencia que haces a María y José esperando el bebé.
    Sin comentarios, porque uniendo palabras eres la torta y lo digo en tono de mi sempriterna admiración.
    Yo he vivido la historia “desde dentro”, así que algunas de las cosas que relatas todavía me hacen más gracia.

    Agradecida por tu referencia a mi entrada “providencial” en esa búsqueda que a ti se te antojaba imposible. ¿Pero tú no sabes que me dedico a resolver problemas ajenos aunque no comulgue con lo que se pretende conseguir? Ja, ja, pues eso.

    Yo también me quedé sin saber por qué la cruz tenía que ser sin inquilino (anda, que ya te vale con la frasecita). Me he quedado sin muchas respuestas ya que no había tiempo, pero me he quedado con la imagen y la forma de ser de estas dos tiernas mujeres, de carácter pausado, relajado, que invitan a la conversación y al disfrute de la persona, cosa ya no muy usual entre los humanos más acostumbrados actualmente a vivir en un mundo frenético.

    Estoy sin tiempo, me voy al dentista pero unos apuntes antes de irme:

    – Con lo de la CTV ya sé que vamos a tener cachondeillo para el resto.
    – Te piqué y finalmente has puesto las estampitas, jajaja, me mondo
    – Aclaración: No todas las fotos del enlace que has puesto del Monte de San Pedro son del o desde el Monte de San Pedro. Pero tú no tienes la culpa, la culpa la tienen los que etiquetan las fotos inadecuadamente. Por el resto, una idea estupenda.

    Sobre lo que dices de mi, millón de gracias.

    Para finalizar, fué genial estar con vosotros tres, pena que no se pueda repetir con facilidad.
    Con momentos como los vividos, una se vuelve a reconciliar con el ser humano.

    Abrazos, besos, os quiero a los tres.

    1. Luisa, ya sabes que soy un afilador, me gusta sacarle punta a todo. En cuanto a tu profesión imagino que a veces te lleva a sufrir crisis de identidad, por lo que dices, resolver problemas aunque no comulgues. ¿Eres una conseguidora, una facilitadora, una influencer o qué? Bueno, lo de CTV fue un descubrimiento y lo tengo que explotar una temporada, pero bien, eh 😉 Gracias a ti por cómo te enrollaste. Besos

      1. ¡ Y tanto que eres afilador! Deberías ser de Ourense. jeje
        Acerca de mi profesión, te lo juro, nunca he sufrido ninguna crisis de esas que dices. Siempre tuve el rumbo muy claro, creo que a veces demasiado, por culpa de eso las tortas han sido importantes.
        Nunca he hecho nada que mi religión, que es la ética, no me permitiese. pero si tengo que confesar que he lidiado con tercos a mazo.
        Soy Asesora o Consultora, según casos y cosas pero nunca “conseguidora” que suena un poquito mafiosillo, 🙂 y nunca influencer que con todos mis respetos eso se juega en una liga que no es la mia, ni me interesa.
        Aunque a decir verdad, influencers somos todos con nuestras opiniones.
        Sobre los CTV, jajaja, yo ya sabía que te estaba dando pólvora, pero a veces para que la vida tenga salsilla hay que dar polvorilla. 🙂 🙂
        Me enrollé como os merecíais y además me lo pasé muy bien. Besos mil.

      1. Anónimo

        Si Mel, efectivamente tu has hecho un buen resumen: Momento perfecto. Aunque yo tengo la esperanza de que se repitan más de una vez.
        Más de una sonrisa, más de una risa me ha arrancado el repaso de tu visita, el repaso de todos estos comentarios y mucha ternura recordando tanto a María como a ti.
        María sentada en el asiento de atrás, conmigo, totalmente feliz despues de que salimos de la tienda de las estampitas. Eso no tiene precio.
        También tú, que finalmente pudiste completar el listado que que te habían encomendado.
        Yo feliz con vuestras caritas.
        Besos, mi dulce Mel.

        1. No sé por qué sale anónimo este comentario, pero por lo que dice sé que eres tú, mi querido Antonio. Pues sí, siempre hay esperanzas de que se repita. Fue tan maravilloso que a veces no nos conformamos con uno… También me he reído y alguna lagrimita de felicidad se me ha escapado, sobre todo cuando te perdimos en el aeropuerto de A Coruña. Pero así es la vida… decía Calderón de la Barca…Solo un sueño. Bicos mil, mi caballero andante.

          1. Uy, vaya lío, ¿te salgo yo como anónimo? me refería a Luisa, que sí me salió hoy así. Me encantó lo se esa lagrimita, bien pagado me considero con ella. Lo de tu caballero andante lo dejo para el postre 🙂 Un abrazo

            1. Anónimo

              No sé por qué ahora soy anónima sin haber hecho nada de nada para conseguir el anonimato.
              Pero también acabo de escribir otra respuesta en un comentario de Mel y tampoco me aparece por ningún lado.
              Que alguien me lo explique porque no entiendo lo que pasa.
              Tú, Mel y tod@s los demás salís bien y favorecidos. jeje.
              La desaparecida soy yo.
              A ver que pasa con esta respuesta.

          2. Anónimo

            Pues yo tampoco entiendo por qué sale anónimo teniendo en cuenta que no hice ningún cambio en ningún lado.
            Cuando estas máquinas internáuticas se confabulan contra mi, me desespero.
            Y ahora me entero de que en el mini-aeropuerto os habéis perdido. ¡ Mira que complicáis las cosas haciendo lo imposible !!! Por favor, eso es matemáticamente imposible, aunque ya veo que vosotros pusísteis las matemáticas del revés. jaja.

            1. No nos perdimos, tomé una salida distinta en la AP9 y tuve que volver a trás. Lo de ‘anónimo’ no lo entiendo, estoy un poco harto de wordpress, igual cometo alguna tontería y lo mando a freir puñetas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s