Manadas y jaurías

Hay machos y muchos. Se juntan en hatajos para ‘violaciones consentidas’. Debe ser un eslogan. La manada, por ejemplo, presume en wasap de sus ‘conquistas’: “Follándonos a una entre los 5. Puta pasada de viaje”. Se pavonea en su grupo, ante sus hooligans cómplices y silenciosos. Con nocturnidad, alevosía y testosterona a granel. Para pasar un buen ratico en los San Fermines, oye, que no todo van a ser encierros y toros. Ojalá les caigan los 22 años de cárcel que pide la fiscalía y puedan seguir presumiendo con más calma, no en medio de tanto alboroto del escroto.

Hay machos y muchos. Se juntan en hatajos para ejercer su autoridad. Como esa jauría de ‘agentes del orden’ agazapada en la policía de Madrid. Amenazan a su propia jefa y alcaldesa. “Ojalá tenga una muerte lenta y agónica”, “Que se muera la zorra vieja ya”, “Hija de la grandisima puta roja de mierda mal parida”. “Estamos donde debemos. En la calle. Matar es nuestro lema”. Y otras lindezas al estilo nazi. También ponen a wasap por testigo, para añadir más dosis de cortedad y demostrar, de paso, que sus escasas neuronas están impregnadas de parecidas sustancias que las jaurías sanfermineras. Uy, si hubiera un Franco que les dejara. ¡Cuanto sicópata a sueldo público!, no sé qué es lo que da más miedo. Iba a decir que subsistir es una machada, pero queda fatal.

Anuncios

22 comentarios en “Manadas y jaurías

  1. Nacho

    De manadas y jaurías se trata, si. Pero lo más grave es que detrás de todo eso sólo hay “postureo”.
    Para las “manadas”, se hace un Acuerdo Nacional sobe la violencia de Género, realizada e impulsada por el gobierno actual, y respaldada por la mayoría de los partidos políticos; pero eso, si, sin dotación presupuestaria, para de ese modo no hacer realmente nada. Por cierto, los dos partidos que se negaron a respaldar ese pacto, si no tenía dotación presupuestaria, son presentados ante la sociedad como que se oponen al mismo. Y la mayor parte de esa sociedad, “comprando la moto” Pues eso, postureo.
    Para las jaurías, más postureo. Mientras nos escandalizamos por twuits desafortunados, groseros y frívolos sobre si a una le llaman o le dicen no se qué, o de si lo que le pasa a otro le trae al pairo a mucha gente, lo relevante es que se dejan ocupar en las oposiciones a fuerzas de seguridad del estado a miembros de esas jaurías, se les ampara y protege vía fundaciones de franciscos no se qué, mediente el no respeto de leyes vigentes (memoria histórica, por ejemplo), fomentando y permitiendo a los grupos ultras de los clubes de fútbol que campen a sus anchas (a ver quien es el guapo que le dice a Florentino que no financie y de cobertura a sus cachorros), intentando meter en chirona a todos aquellos que denuncian este tipo de situaciones, (llámense titiriteros, Wuayomines, cómicos, etc). Lo grave no es que a Carmena la llamen roja o puta, sino que esos mismos tipos a los que les hemos dado un arma son los que nos tienen que proteger de gente como ellos, y quienes les protegen les permitieron entrar en su día en el Ayuntamiento.
    Cuando era pequeño – y no tanto – no era infrecuente oír a gente normal y corriente mostrarse indiferente o decir: ” que le den”, cuando se enteraban de que alguien que les había hecho mucho daño – a veces irreparable – a lo largo de su vida, había dejado este mundo, y nunca supe de ninguno que le denunciaran , ni quisieran enchironarles, por esa expresión mas o menos desafortunada.
    Cada vez menos sentido común y mas postureo.
    Menos mal que esta semana es la del Black Friday y nos entretienen con lo que vamos a ahorrar en las compras.

    1. Nacho, el postureo es una práctica habitual entre los políticos elegidos para resolver los problemas (abusos) de la sociedad y este de la violencia machista es otro más y me temo que menos prioritario en caso de que se decidan a trabajar de verdad en algunos. Como es habitual, muy acertado tu apunte, acabo de leer que en tu comunidad se ha recortado casi a la mitad el presupuesto contra la violencia de género desde 2008 y sale una foto de la Cifuentes haciendo el símbolo del triángulo, o sea, POSTUREO que te veo.

      Si en una democracia de 40 años no se han conseguido arrinconar prácticas y comportamientos alienantes para la mujer y violentos para la sociedad (ultras) e incluso se permite que miembros que los llevan a cabo sean los encargados de protegernos, como muy bien dices, malo malo malo. Y si el Black Friday es la droga, nos esperan many black years.

    1. Paloma, a mi, todas estas cosas me producen también impotencia y rabia, además de lo que comentas. Si hubiera voluntad de combatir el problema ya estaría reducido, como se ha hecho con ‘el alcohol y el volante’ o el tabaco en lugares públicos. Hasta que esto no lo padezcamos los hombres me temo que queda mucho postureo que ver, como muy bien dice Nacho. Buen finde.

  2. Antonio

    Querido Antonio y “agregados”,
    No cabe pasar sobre estos asuntos como si fuesen uno más de esta actualidad que nos “abraia”.
    No, no cabe.
    Su relevancia no se queda en los hechos que se juzgan y/o valoran, en las víctimas, en los delincuentes y en las formas.
    Lo que está sobre la mesa va mucho más allá porque incumbe y afecta a instituciones que tienen como responsabilidad la tutela y defensa de intereses generales y particulares que, para muestra un botón, no han sido debidamente valorados y “cuantificados” tanto en cuanto a los efectos inmediatos, como a los mediatos, futuros y, sobre todo, de fondo y efecto social que conllevan.
    Hablo de abandono de principios “presumidos y asumidos”, como el respeto a las libertades de los demás, como la referencia que antes suponían los poderes públicos (jueces, agentes de la ¿autoridad?, etc.) como la “influencia” del discurso de políticos y otras autoridades, incluso las académicas, etc.
    Algo se ha hecho mal ¿durante los últimos cuarenta años de transición? que está reflejándose en las personas y su “capacidad” para evaluar las consecuencias de sus actos y de los de los demás, para empatizar con el prójimo en el ejercicio del “piensa en los demás” o el “no quieras para el otro lo que no quieras para ti”.
    Sí, cuestiones tan sencillas pero tan dramáticas en sus efectos cuando no están presentes en el día a día, en lo cotidiano, como referencias imprescindibles en la convivencia.
    Algo hemos hecho mal y no caemos en que la tarea exige inmediatez.
    Por el camino se han “caido” la filosofía y las humanidades, la música y otras materias en los curriculos académicos.
    Se ha “caido” la noción y el ejercicio de la “autoridad” en el seno de la familia, con sus consecuencias en la relación con el entorno externo, la escuela, el entorno laboral, etc.
    No me rindo, no admito el pesimismo, pero cuando leo ciertas manifestaciones, en forma de resoluciones judiciales, en declaraciones de políticos, en manifestaciones de responsables sociales, siento cierta rabia y no me queda otra que pensar “mecagoenlamadrequelospario”.
    Solo eso.
    Apertas Republicanas.

    1. Tocayo, lo importante es saber y reconocer que algo se ha hecho mal, y lo segundo más importante es corregir y amputar, ‘si fuera menester’. Y, por supuesto, la prevención, devolver a las aulas las humanidades habidas y por haber. Yo no me rindo, pero tampoco sé rebelarme, non sei que che diga…
      Apertas Republicanas

  3. Ascazo absoluto. Me indigna tanto “la manada” que no encuentro palabras ni calificativos suficientes para expresar lo que siento. Solo espero que se mueran de asco en la cárcel, a ver si allí son igual de machitos.

  4. Se pueden decir unas cuantas barbaridades con respecto a estos descerebrados, a todos esos de los que hablas, pero es que los primeros, los de “la manada” me sulfuran de una manera que lo único que se me ocurre una vez los juzguen, es que les corten la polla y los lobotomicen para que no puedan seguir su camino psicópata, que ya tenemos muchos y empezamos a estar hasta el mismísimo… de todos ellos. Y por supuesto, una petición a todos los hombres buenos: Repudiad absolutamente a esos amigotes machotes y machistas, es la mejor ayuda que nos podéis brindar.

    1. Es difícil no sulfurarse con la manada y similares, y más por cómo se empecinan en culpar a la víctima con una voluntad anulada por alcohol y burundanga (eso decían en su día). Yo repudio con todas mis fuerzas pero creeo que deberíamos (los hombres) hacer mucho más. A mi también me vienen esos métodos expeditivos a la cabeza pero acabaríamos por vulgarizar la bestialidad, se harían difusos los límites entre lo salvaje y lo civilizado.

  5. Hubo una época que a estos “señores”. O mejor dicho a “señores” como estos. Se les aplicaba unas descargas con unas pinzas, en sus partes innobles esas que les gusta sacar como si fueran tributos y no atributos. Hay formas muy buenas de quitar las ganas a estos “señores” de andar jodiendo (y nunca mejor dicho) sin consentimiento y por la fuerza. Dicen que a la fuerza ahorcan, pero yo diría que habría que ahorcarlos por fuerza, pero no del cuello, eso sería rápido y poco creativo, los ahorcaría de los atributos que despliegan como tributos.

  6. Ay, Antonio… Por lo menos todavía nos horrorizamos. Yo, que he pertenecido al género abusado me acuerdo cuando tenía que cruzar la calle cuando veía el grupo de machos para que no me tocaran o me dijeran una grosería. Pensaba que con el tiempo el mundo mejoraría, pero no. Ahora los machos se valen del whatsapp para molestar y desprestigiar a las niñas. Qué triste. Perder 22 años de la vida por un rato de estupidez o es estupidez continua? Que les boten la llave. Un abrazo, gallego.

    1. En efecto, hay mucha laxitud y permisividad. No entiendo cómo puede haber tantos especímenes de esos que mencionas y el ‘corporativismo’ que tienen en temas de desigualdad y violencia machista, son capaces de justificar cualquier desmán, se hacen dueños y señores de los foros porque es irracional intentar discutir con ellos, reconforta más a hablar con cualquier otro animal Saludos

  7. Violeta Martínez

    Increíble…Manadas discapacitadas…..enfermos sin tratamiento que andan sueltos por el mundo
    Qué miedo Antonio .
    Gracias por hacer visible y escribir reflexiones que muchas de nosotras sentimos y no sabemos manifestar.
    Gracias mil.

    1. Gracias a ti, Violeta, sí, sobran enfermos sin tratamiento y sobran víctimas. Miedo mucho, pero vosotras debéis tener miedo extra con toda esta patrulla descerebrada en acción, o la justicia se pone dura y ejemplar o los violadores acabarán siendo unos héroes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s