Glande

Érase un país en el que unos y otros se peleaban para ver quién la tenía más glande (no ela China). Los dos la tenían igual de pequeña.

Estampitas

Parece que Melba, excelente escritora, y su amiga María, mujer serena y dulce, vinieron a España huyendo de ciclones tropicales esperados en su tierra natal. Ira de la naturaleza. No es así, llevaban justo un año planificando el viaje con detalle. Esos monstruos pusieron su ojo ciclópeo en Puerto Rico, Florida y Texas para dar con su paradero. Ambas tienen un hijo en aquella bonita isla. Mel, además, otros dos que viven en Estados Unidos, igual que una hija de María. En esos estados que son como tetas para los vendavales. Se nutren de los mismos países una y otra vez. Estados favoritos de la adversidad, visitados con pavorosa regularidad. No da tiempo a perderles el miedo. Texas Madrid Oviedo Gijón Betanzos Pontedeume Sada A Coruña Barcelona Madrid Texas. Avión, bus, coche. A fe que es una maniobra de despiste para marear al ciclón.

Hace años, Mel se mudó al país de las oportunidades, lo mismo que María, despejando el camino a la prole, como buena gallina clueca. Desde niña fue un volcán en activo que arroja su lava sobre las injusticias y las desigualdades. No esa nena buena y tranquila que quieren todos los padres. Tal es su fuerza que el Cosmos, celoso, le manda de vez en cuando tan temibles sicarios, para arrancarle la cabellera con las garras de los vientos. María y José son los últimos esbirros llegados a despojar la tierra de todo lo que tenga raíz o tejado y vomitando toneladas de agua salada sobre las abiertas yagas, para que escueza la herida. Difícil de imaginar. Con María y José bautizaron a los huracanes. Debe tener ‘gracia’ para los creyentes. Lo último que supe de esa pareja es que estaba en el portal de Belén, tan tranquila. Bueno, tranquila tranquila no, María con los nervios propios de una virgen que va a dar a luz un hijo del Espíritu Santo. Casi ná.

Por eso no me extrañó, o tal vez si, justo por lo mismo, que su primer encargo tras abrazarnos como habíamos prometido hacer en nuestro primer encuentro offline fuera una ristra de estampitas de la Virgen que le había pedido llevar de España su esposo, hombre devoto donde los haya, de rosario diario: la Virgen de Montserrat, de la Concepción, de los Milagros, la de Yanomeacuerdo. No entiendo la clonación de la virgen madre, multiplicación de la auténtica y genuina, por decir algo; servidor es ateo confeso. Es que aquí, donde haya un pueblo con dos casas lo primero es tener su virgencita y le sigue su capilla. María, en cambio, buscaba rosarios, con cruz pero sin okupa, sin atleta, sin clavos de cristo. Madera huérfana y pelada. Me olvidé de preguntarle por qué quería el madero desahuciado de inquilino tan famoso.

Total, me vi envuelto en una ‘encrucijada’ inesperada. Antes de darme tiempo a enfriar me lancé a las pesquisas. Fui a bibliotecas e iglesias del entorno. Pregunté a ancianas y ancianos con pinta de beatos. Nada. Entré en un despacho parroquial, el del cura, sin resultado (que Dios le perdone). El ‘caso estampita’ se convirtió en obsesión. Me acerqué a una tienda de antigüedades con intención de encontrar una virgen de ocasión, de segunda mano. Estampitas tal vez halladas en el cajón de un viejo desván y que fueran a parar allí. La tienda estaba cerrada por vacaciones, cómo no. El desafío era descomunal, una cuestión de orgullo. Me vino a la cabeza ese ex ministro del interior y esa ministra de trabajo que imponen medallas de oro a cualquier virgen (de madera) aunque anden los policías sin chalecos antibalas. Sí sí, en mi país. Me entró una rabia y una impotencia… ¿Que se van a ir sin estampitas? Ni de coña!

Quedaba un último cartucho. Luisa, otra bloguera de postín, excelente fotógrafa y coruñesa de toda la vida (CTV). Teníamos previsto verla al día siguiente de nuestro estado de abatimiento y derrota, así que la llamé al móvil para quedar. Puse manos libres para tener un ménage à trois (ella, Mel y yo). Hola, qué tal y tal? Antes de entrar en materia, Luisa, te digo que tenemos un asunto peliagudo que resolver. Le lancé el caso estampa con los obstáculos hallados. Diez segundos de silencio. ¿Pero qué me estás contando?, dice con acento de ‘no me lo puedo de creer’. Es posible que también fuera un acento ateo. Pues eso, Luisa, hay que asumirlo como un reto, con humor, en eso consiste ser un buen anfitrión. No podemos quedar como un par de fracasados incapaces de hacerse con un puñado de estampillas en un país donde la iglesia está llena de ‘cromos’. Cero credibilidad nos va a dejar. Nada más colgar se puso a ello, oye. Se acercó a una tienda de su barrio en A Coruña, se hizo con trece estampitas y dejó dicho en la tienda que mañana más (los rosarios, no nos olvidemos) Y así fue, misión cumplida. Me sentí celoso de la impecable gestión de mi colega de bitácora, claro que en mi descargo debo decir que no es lo mismo un pueblo de nueve mil habitantes que una ciudad de un cuarto de millón de almas como la de Luisa. Y aun encima nos llevó al monte de San Pedro; un empacho de vistas esplendorosas e imprescindibles para el visitante. Gracias.

Y eso fue todo, por no hablar del difícil consenso a la hora de la pitanza. María es una estupenda y estricta vegetariana radical, ni un día se salta este régimen. Ya me gustaría a mi ser tan disciplinado. Tengo prohibida la sal y a veces me la desprohibo, con gusto, si surge un imprevisto que merezca la pena. A Mel no le gustan los bichos con ‘ojitos’ (ohitos) tales como una deliciosa parrochita (xouva, sardina pequeña), cigalas, tampoco los mejillones (mehillone). Entre una cosa y otra acabamos comiendo unas lonchas jamón de recebo y croquetas también de jamón. ¡Bingo! A ver cómo coño se lo digo a mi doctora (dos días para la visita de turno), que es una talibana de pro (pero buena, que conste). Amén.

Estampita-NSenora-Guadalupe10

Don Bravata

He visto ladrar a Trump en la ONU y me acordé de mis hijos ‘buenos y malos’. Cuando hacían algo que me agradaba le decía a la madre ‘mira lo que ha hecho MI hijo’, si era al revés y tenían mal comportamiento me faltaba tiempo para soltar ‘mira lo que ha hecho TU hijo’. Una broma, imagino que muchas parejas han actuado de similar manera.

Trump tiene toda la pinta de haber sido un tipo caprichoso, consentido y malcriado desde la más tierna infancia, si alguna vez tuvo algo tierno. Un roba juguetes, que además los pisotea y rompe. Educado para ser un tirano, un dictador. Para tener siempre la razón aunque nunca la tenga. Llega un momento en que no hace falta tenerla. Bien es cierto que todo niño en esa etapa suele ser un proyecto de dictador o un dictador a escala hasta que la autoridad ‘casera’ va imponiendo sus leyes y lo moldea, si son son estas comme il faut.

Antes de llegar a la política tuvo Trump una decena de fracasos en sus negocios. Alguno de ellos violando hasta 50 veces el código de salud de su país. Conviene curtirse en todos los ámbitos para ser el más pillo, el más matón. Esto –el fracaso– es estupendo según los expertos. Muy bueno por lo que se aprende de él, mucho más que del éxito. Eso dicen en Gurulandia. Pero de un sujeto ególatra con empatía cero absoluto como este poco se puede esperar. O mucho, si manifiesta fijación con el botón nuclear. Es un bravatas. Una vez en la presidencia este perfil de individuo se carga a cualquier asesor que le afee el discurso, o lo quiera poner guapo con un toque de cordura. Toda la gente a su servicio forman un corta fuegos útil. Impiden que el pirómano oficial se queme. Debe ser el poder.

La ONU es el dron de Estados Unidos. Lo maneja de aquí para allá a su antojo con fines diferentes. Cuando las resoluciones de esa institución son contrarias a los intereses yanquis estos pasan olímpicamente, con desprecio y falta de respeto. No se sienten vinculados. Pero cuando otros países hacen lo mismo que ellos, o sea, bombas, armas de destrucción masiva, matan o, sencillamente, ningunean al amo se convierten en un peligro para la democracia, por muy inócuos que sean, o muy populistas. Entonces si interesa poner a la ONU a favor a dictar resoluciones parecidas a las que incumplen los capos del mal. La política también es caprichosa y consentida.

Estos fulanos de corte Trump, variante light de führer (light de momento), son tan previsibles como la locura. Cuando suben a un estrado es para hacer una ‘demo’ belicosa con todo el arsenal dialéctico, que raya en el escupitajo y la salpicadura. No se espera otra cosa de ellos. Como no le opangan los contrapesos juiciosos necesarios entraremos en el laissez faire. Hay caprichos que ya no se pueden tolerar en este siglo, por lo menos los que somos carne de cañón. No necesitamos ser una masa con un lider al frente al que se identifica y destruye. Necesitamos ser millones de lideres tomando nuestras decisiones.

Si quieres

Si quieres digo que eres única, que no hay otra como tú, que eres la más bella, jamás vi otra mujer igual. Te digo todo de bueno, si lo deseas escuchar. Es declaración frecuente, hecha por amante vulgar. Se lo dijo a la anterior, se lo dirá a la siguiente. Ni la única ni la primera, ni la última serás. Serás, en poco tiempo, cari, churri, mi cielo. Un amor innatural, única…mente clonado, como todos los demás. Mientras, otea el horizonte, buscando otra presa ideal. Pronto olvidará tu nombre, tesoro, no es nada personal.

O puedo decirte la verdad. Que eres mujer corriente, como el aire que respiro, como el agua de la fuente, como el sol que me calienta, como la luna en mis noches, que muere, sin hacer reproches, en brazos de un nuevo día. Pero eres esa corriente, que me lleva, que me trae, que me arrastra con su fuerza, o que irradia su luz, iluminando mi mente. También puedo decir, me gusta tu arquitectura, la vidriera de tus ojos, el destello de tu mirada, bajo esa visera hecha con tus pestañas. Me gusta el balcón de tu sonrisa, los pasamanos de tus piernas y tus brazos, cómo cruje tu edificio, al cruzar bajo los arcos de tu boca, de tu vientre. Me gustas, exploradora, recorriendo mi superficie, trazando un mapa, con besos y caricias, metiendo coordenadas en el centro de mi GPS. Para que sea difícil perderte.

Todo eso te diría, con alguna tontería.

Depende

Julio 2014. El Parlamento catalán rechaza el derecho a la autodeterminación del pueblo Palestino, Saharaui y Kurdo. Convèrgencia i Unió (CiU) votó en contra. PP y Ciudadanos también pero esto no es ninguna novedad, ya estaban contra el mismo derecho para Catalunya. Concretando, C’s sólo votó a favor del referéndum en el Sáhara. ERC, la CUP y ICV-EUiA votaron a favor y PSC lo mismo pero no la autodeterminación del pueblo Kurdo.

Si pudiéramos despejar la incongruencia de esta ecuación, como si tratara de X o Y, no haría falta tener el bachiller elemental ni título de la HOCUC (Hacer la O Con Un Canuto). La incongruencia es CiU. Estos llevaban años dando la murga con el derecho a la autodeterminación de Cataluña y tuvieron el cuajo de negársela a los demás. El derecho de las naciones, referendums, soberanía, la libertad de los pueblos para elegir y demás autodeterminaciones solo tienen encaje en Cataluña, a su juicio.

Quizás la hoja de ruta necesaria para encarar el objetivo soberanista la hayan confeccionado viendo el verdadero sufrimiento de aquellos pueblos a los que no le ha importado dejar en el olvido con su votación. A ver, no es que fuera determinante ni vinculante. Determinante es la doble vara de medir sentimientos nacionalistas que manejaba CiU. Quizás esos países no tengan RH de libertad en la sangre o sus ‘esteladas’ sean más feas. A CiU siempre le importó un carajo lo que haga Israel con Palestina o lo que quede de ella tras tanta ocupación, saqueo, bombardeo, humillación, trato vejatorio. Aniquilación. Mejor dicho, no es que no le importara, apoyaba abiertamente a Israel en su derecho a defenderse. A Goliat; el mito de David sucumbe ante el poderío militar de vecino opresor que no admite parábola alguna. Es como si en mi derecho a defenderme de un renacuajo que me pega una patada en la canilla para llamar mi atención sobre su hambre de comida, paz y armonía le diera a mi vez una paliza, invadiera su casa, la expropiara, matara a sus padres, violara a sus seres queridos y me cagara en los juguetes que le pudieran quedar para combatir su dolor y soledad, recibiendo, además, el beneplácito de mis vecinos por mi comportamiento ante la insolencia del mocoso.

Artur Mas, ese tipo venido a Menos hasta que vuelva a pescar en la oportunidad que propician los necios, peregrinó por medio mundo buscando apoyo para su plan soberanista. Pero se lo negó a los que están padeciendo horrores como los que padeció España en 1936. CiU se divorció de su socio –UDC– que no estaba de acuerdo con el planteamiento soberanista y de la otra parte contratante nace el Partido Demócrata Europeo Catalán. PDeCAT son sus siglas, como si la ‘e’ de europeo la dijeran con la boca pequeña por lo que pueda venir. Lo demás en Mayúsculas, incluido Demócrata que vota en contra de otras legítimas aspiraciones a autodeterminación. Este partido gana las elecciones de enero 2016 pero a Mas, candidato a presidente de la Generalitat, lo veta la CUP (lo funde). Había roto la cloaca de corrupción de CiU y la mierda salía por todos los lados, incluida la mierda del 3%. No hubiera sido de recibo que un supuesto corrupto presidiese la nueva República catalana. Los nuevos lo pueden hacer mejor, superando a sus antecesores.

Lo único

Según una ex amiga, los hombres –jichos, decía– solo sabemos hablar de sexo. De follar, para ser más exactos. Le gustaba acercarse a un corro masculino en una reunión de conocidos y soltar, ¿qué, ya estáis hablando de lo único? Debo reconocer que a veces acertaba. Digo en mi descargo que, además de sexo (y futbol), abordábamos otros asuntos, no somos tan exclusivistas. No era difícil dar en el clavo. Cuestión de observación. Admiro esa capacidad de captar conversaciones cruzadas en cualquier espacio que tiene la mujer. Las filtra en un periquete y sigue la más interesante sin relajar el oído por si cambian las tornas y hay que arrimarse a otra de mayor enjundia. Si le preguntas te pasa un informe detallado del perfil de los grupos observados, incluyendo quien es quien, “el tipo de ahí está separado, la mujer de la derecha es su pareja y esa otra es la hija de él”. Por otro lado, el lenguaje corporal, sumado al tono jocoso, delata o ayuda a intuir cuándo se ha llegado al apartado ‘único’ en el ‘orden del día’’.

Debo decir, sin embargo, que cuando a mi ex amiga le apetecía follar salía a dar un garbeo o pillaba la agenda, según la urgencia. Solucionaba ipso facto. No era sexo lo que buscaba, sino un abrazo, contacto humano, arguía. El abrazo se complicaba y el pobre jicho que solo piensa en lo único acababa entre paréntesis o en medio de una sonrisa vertical, que es lo mismo según se mire. ¡Qué ventajas hallaba ella en seres tan simples! Yo no lo tenía tan fácil, por más contacto que necesitara pasaba más ‘hambre’ que el perro de un ciego. Esto de la comida era justamente mi argumento para defender lo único, si un jicho no come, todos los días pedirá comida, no vale lo de qué pesado estás, siempre pensando en lo mismo. Normal, una vez saciado cambiará el discurso. Ya podía el menda gastar pasta en cubatas o en teléfono para quedar. Y quedaba. Como estaba. Mucho discutí por ese doble rasero. Obviamente hay matices que seguro se me escapan, no soy experto ‘hormonólogo’. La mujer siempre gana o empata, decía un amigo (creo que se refería a la esposa, en este caso)

Con la crisis del 2008, la hiper mega estafa –una oportunidad, traducido al idioma del ‘coach’– lo único se complicó, hubo bares que colgaron el cartel de “prohibido preguntar por la cosa” porque, en efecto, era lo único de lo que se hablaba. A cualquier local que uno fuera preguntaba ¿cómo va la cosa?, para contrastar lo mal que iba. Desde 2010, lo único pasó a ser ‘el tema catalán’. No tengo nada que añadir a las toneladas de información, me pega que ya no hay palabras ni discurso que lo arregle. Ni voluntad. No quiero enemigos, ni más amigos, no tendría tiempo para atender a estos ni ganas de enfrentarme a los otros. Todo está dicho, lo bueno, lo malo y lo peor, aunque un disparate nunca se llena.

El 1-O parece uno-cero pero es 1 de octubre. Este partido no se gana ni se empata, lo pierden ambos equipos. No valen ni los árbitros, son los peores. No hay fair play ni ganas de practicarlo. Nada está atado y bien atado, aunque sea una frase de la España de blanco y negro. Unos quieren lo único: Unidad. Otros la separación, quieren sus corruptos (que nada tienen que envidiar a los nacionales), quieren sus propios recortes, sus pobres, quieren los mismos embaucadores que hablan otro idioma, quieren lo mismo pero con otra bandera solo que no lo saben o prefieren ser ciegos. Es un orgullo irracional, pero están en su derecho. No sé quien es más jicho. Estamos en manos de consumados ególatras ‘primero yo, después yo, y, si sobra algo, para mi’. Un bando es experto en ríos revueltos, en charcas, diría que en ciénagas. Cuando alguien se mueve bien en la mierda tiende a enmierdarlo todo, ahí pesca mejor que nadie y vende muy bien el pescado. La mierda nos confunde, como la noche a Dinio. Si hablan de diálogo es una falacia porque se acaba en cuanto escuchan algo que no les gusta, si dicen que están dispuestos a negociar quieren todo, cero concesiones. Son unos provocadores, nada que no compense solucionar se soluciona en aras al rédito electoral. El asunto soberanista parte de la provocación de 2010, cuando el Tribunal Constitucional castró el Estatut de autonomía a instancias del PP. No hay choque de trenes, como se comenta, hay choque de egos. En un ego grande cabemos más gente que en un tren, por desgracia. Si se produjese un muerto o herido en Cataluña ya tengo mis culpables, no hacen falta furgonetas yihadistas para crear el caos, solo unos políticos de pacotilla.

Retos

Primero fue el Ice Bucket Challenge. Nació por una causa justa, recaudar fondos para el ELA. Gente famosa de todo el mundo y diversos ámbitos empezó. La cosa consistía en arrojarse un cubo de agua helada encima. Luego se popularizó y se completó con la participación de segundos que podían vaciar el cubo en las cabezas voluntarias. Esta variante suele ser más peligrosa porque no se puede saber con certeza si el ‘segundo’ es un colaborador necesario, un tipo guay, o un enemigo anónimo que ya hace tiempo que te la tiene jurada. Se la suda el ELA, el SIDA, el CANCER, la filatelia o los cálculos cerebrales, que debe ser lo que padecen muchos de estos sujetos viralizables, carne de redes sociales y asociales. Lo hace porque, sin tú saberlo, le caes como una patada en las gónadas desde la noche de los tiempos. Yo mismo me prestaría a echarle encima una piscina repleta de puntas de iceberg al jefe de nuestros mangantes nacionales que insta a sus acólitos a ser fuerte, como a Luis. Y se lo tiro más que nada porque nunca se moja (ni nunca dice la verdad).

Modalidades: las que la estupidez humana pueda contemplar, que son ilimitadas. Por encima, por detrás, por delante, con la pala de una retro, una manguera, con ganas, sin ganas, a traición. Y claro, tanto ingenio suele acarrear a veces nefastas consecuencias. No hay más que darse un garbeo por youtube para ver cosas ‘simpáticas’ que poca gracia le habrán hecho a sus protagonistas. A modo de ejemplo, un chico que la palma tras tirase a un pantano helado. O el de los bomberos que sufrieron una descarga eléctrica que les provocó graves quemaduras. La grúa elevadora de su camión tocó un tendido de cables de alta tensión cuando se disponían a verter agua sobre un grupo de estudiantes universitarios, en EEUU, claro, que allí todo es a lo grande (lo siento por los heridos).

Tras el éxito alcanzado y ‘enfriado’ el tema, ya está aquí la segunda parte: Hot Water Challenge. No hay causa noble detrás, solo majadería. Es lo mismo pero con agua hirviendo. Sesos pasados por agua. Ya da igual si te la echas tú, tu amigo o tu enemigo. El daño está garantizado. No hace falta prestarse voluntario, vale con estar desprevenida, en pijama. Como le ocurrió a una niña de 11 años. Sus compañeras derramaron sobre ella una olla de agua hirviendo, provocándole quemaduras de tercer grado en todo el rostro. Lo peor es la emulación por esos locos bajitos que aún no han desarrollado la razón y no comprenden las consecuencias de los actos. Copian a los mayores, a quienes quieren parecerse algún día. Eso hizo una niña de 8 años. Tras ver un vídeo bebió agua hirviendo, se quemó la traquea y pocos meses despues murió.

Reto a esa gente a pensar. The Thinking Challenge. Que piense en los padres, en sus hijos, en su familia. En sus amigos. En el dolor que causan. En el trabajo que dejan si se salvan. En el ejemplo que dan de una sociedad a la deriva.